Ingleses y yanquis lanzan a Polonia para rematar a Ucrania Por Aleksandr Vladimirov | Instituto de Estrategia de Rusia RUSTRAT

Ingleses y yanquis lanzan a Polonia para rematar a Ucrania Por Aleksandr Vladimirov | Instituto de Estrategia de Rusia RUSTRAT
Compartir vía:

El presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, junto con el presidente polaco Andrzej Duda, que llegó a Kiev, participó en una sesión plenaria de la Rada Suprema de Ucrania el 22 de mayo de 2022. Durante su intervención en el acto, Zelensky dijo:

“Casi todas nuestras ciudades están hermanadas con ciudades polacas. Nuestras naciones también están hermanadas. Nuestros países son hermanos. Somos afines. Y no debe haber fronteras ni barreras entre nosotros. Los ucranianos y los polacos no están divididos mentalmente desde hace mucho tiempo. Por ello, hemos acordado plasmarlo en el acuerdo bilateral correspondiente en un futuro próximo. En un primer momento, en lo que respecta a la frontera común y el control aduanero, y más tarde en una frontera común condicional, cuando Ucrania se convierta en miembro de la Unión Europea”.

El presidente de Ucrania agradeció por separado al Sejm (parlamento) polaco la ley de asistencia a los ciudadanos de Ucrania recientemente aprobada, “según la cual nuestros ciudadanos, que se vieron obligados a trasladarse temporalmente a Polonia a causa de la agresión de la Federación Rusa, recibirán casi los mismos derechos y oportunidades que los ciudadanos polacos”. Hablamos de residencia legal, empleo, educación, atención médica y garantías sociales.

En su discurso, Zelenski anunció además que presentaría en un futuro próximo a la Rada Suprema de Ucrania “un proyecto de ley similar, espejo”, que otorgue a los ciudadanos polacos en territorio ucraniano los mismos derechos.

El mismo día, una miembro de la Rada Suprema, Olga Sovgirya, representante permanente del parlamento en el Tribunal Constitucional, escribió en su canal de Telegram: “¡El Presidente de Ucrania anunció la presentación al Parlamento en un futuro próximo del proyecto de ley sobre el estatuto jurídico especial de los ciudadanos polacos en Ucrania!”.

El texto de dicho proyecto de ley aún no está disponible públicamente. Sin embargo, varias de sus disposiciones son ampliamente discutidas en las redes sociales ucranianas. La cuestión es que los ciudadanos de Polonia podrán ocupar cargos electivos, ser nombrados para las autoridades públicas, ocupar puestos de dirección en empresas de defensa, tener acceso a información clasificada, ocupar puestos judiciales en tribunales de diferentes instancias, y la policía polaca podrá vigilar el estado de derecho en el territorio de Ucrania.

Octubre de 1941. Desfile en Stanislav (Ivano-Frankivsk), Ucrania occidental, en honor a la visita del Gobernador General de Polonia, Reichsleiter Hans Frank.

Ucrania, país vasallo

A juzgar por esta impresionante lista, los derechos de los ciudadanos polacos en Ucrania superan claramente las garantías sociales habituales, y es poco probable que los ucranianos consigan derechos similares en territorio polaco. Ya esa inclinación de poderes a favor de los polacos muestra la evidente desigualdad de la unión polaco-ucraniana. Especialmente impresionante es el derecho de la policía polaca a mantener la ley y el orden en el territorio ucraniano. Parece que el papel de soberano se otorga a Polonia y el de vasallo a Ucrania.

Por otro lado, resulta que los polacos en Ucrania se convierten en la autoridad legal y los propios ucranianos, si deciden protestar contra esta invasión, se convierten en criminales. Después de todo, ¿qué significa defender el Estado de Derecho? Significa aplicar la violencia. Y resulta que los polacos tendrán más derechos que los nativos del país.

Sin embargo, tanto Polonia como Ucrania son países con una subjetividad política claramente limitada. Ambos están gobernados estratégicamente por Estados Unidos y Gran Bretaña, los representantes más poderosos del núcleo anglosajón del Occidente colectivo. Obviamente, el plan para la toma de Ucrania por parte de Polonia no ha sido concebido en Varsovia. Lo más probable es que se redactara en Londres y se acordara en Washington.

Hay que tener en cuenta que los derechos de los ciudadanos polacos deben extenderse a todo el territorio de Ucrania, no sólo a su parte occidental. Así que el plan anglosajón se aplica a todo el territorio de ese país. Quizás sea en base a este plan que se hacen declaraciones de políticos ucranianos y occidentales sobre la resolución del conflicto armado en territorio ucraniano sólo “en el campo de batalla”, así como sobre la devolución de Crimea de Rusia a Ucrania.

A Polonia, en esta combinación geopolítica, se le asigna la función de país tapón, una cobertura externa para las acciones de EEUU y Gran Bretaña. Inicialmente, se planeó recuperar el territorio de Ucrania mediante la metodología probada de la adhesión a la OTAN. Pero había una discrepancia. Rusia no lo permitió, no les dio el tiempo suficiente y comenzó su Operación Militar Especial (OME) en Ucrania.

Luego, para consolidar definitivamente a Ucrania en el espacio militar y político de Occidente, decidieron actuar febrilmente mediante la adhesión a la Unión Europea. Nota: la OME comienza el 24 de febrero, y ya el 28 de febrero, es decir, cuatro días después, Zelensky presenta una solicitud oficial de adhesión a la UE.

Sin embargo, el procedimiento de adhesión a la UE es bastante largo y rutinario. Una vez más, el tiempo es limitado y el conflicto armado continúa. ¿Por qué no probar un método del viejo arsenal, de la época de las guerras coloniales: la toma de un país por otro? La base podrían ser los acuerdos bilaterales entre los países y una ley aprobada en la Rada. Ahorraría mucho tiempo. Y cada vez queda menos tiempo.

La operación militar especial de Rusia está logrando gradualmente sus objetivos. El 20 de mayo de 2022, la planta de Azovstal en Mariupol cayó y una guarnición de unos 2,500 hombres se rindió. Al mismo tiempo, la unidad militar más motivada de Ucrania –el regimiento Azov– y todo su mando se rindieron. Este hecho marca el inicio de un colapso psicológico de las fuerzas armadas, de otros organismos de seguridad y de Ucrania en su conjunto. Los ucranianos, con su inherente sentido práctico, empezaron a eludir su deber militar con el régimen nazi de Zelensky con creciente frecuencia. Los videos sobre este tema, tanto desde el frente de batalla como desde el hogar, inundaron Internet.

Polonia quiere su botín

Nadie puede decir cuánto tiempo falta para que el frente ucraniano se derrumbe, ya que los factores negativos se acumulan gradual e imperceptiblemente. Y en un momento dado puede haber una brusca transición de los cambios cuantitativos a los cualitativos. El hombre no puede predecirlo con exactitud, y la inteligencia artificial tampoco está a la altura.

¿Qué accesorios hay que utilizar para evitar que el régimen nazi de Zelensky se derrumbe? Hay que utilizar Polonia. Polonia es miembro de la OTAN y de la UE, tiene una frontera común con Ucrania, de 535 kilómetros, y tiene antiguas reivindicaciones territoriales sobre Ucrania. Polonia es un ferviente rusófobo, comparte frontera con Rusia y Bielorrusia, y tiene reclamaciones territoriales sobre Bielorrusia. Varsovia es simplemente el candidato ideal para esta misión anglosajona.

La infiltración de Polonia en el Estado ucraniano está destinada a crear un nuevo marco de poder o a reforzar el antiguo, su columna vertebral. Debo añadir que Polonia no es sólo una cáscara, Polonia es también un espaciador a través del cual un gran número de mercenarios y armas de otros países de la OTAN pueden ser introducidos en Ucrania bajo la apariencia de polacos.

Además, Estados Unidos y Gran Bretaña también están resolviendo sus problemas de seguridad a través de Polonia, en caso de una fuerte escalada con Rusia debido a la crisis ucraniana. Polonia será la primera en sufrirlo. Varsovia no recibirá un mandato de la OTAN para una operación militar en Ucrania. Actuará por su cuenta y riesgo, esperando obtener ganancias territoriales.

Lo más probable es que los anglosajones hayan concebido tal diseño y tal escenario. Al mismo tiempo, se planea reducir la subjetividad política del pueblo ucraniano, la población ucraniana, a casi cero, lo que debería aumentar la gobernabilidad en los territorios bajo el control del régimen de Kiev. La función de supervisores de los ucranianos se confiará a los polacos. Además, se aterrorizará a los escuadrones de la muerte dirigidos por el SBU e integrados por nazis, como el escuadrón Kraken en Kharkiv, por ejemplo.

Todo el país se convertirá en un enorme campo de concentración. Y a los ucranianos sólo les quedará una opción: morir en una trinchera del frente o como escudo humano.

Como dice la canción: los sueños se hacen realidad y no se cumplen. Y hay razones para creer que los planes anglosajones para Ucrania no se harán realidad. Continúa la Operación Militar Especial de Rusia sobre la tierra ucraniana, o para ser más precisos, sobre la tierra nativa rusa… ¡Somos rusos! Dios está con nosotros. Y donde está Dios, está la victoria.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.