La Cartago ucraniana debe ser destruida Instituto de Estrategia Rusa (RUSSTRAT)

La Cartago ucraniana debe ser destruida Instituto de Estrategia Rusa (RUSSTRAT)
Compartir vía:

En relación con las derrotas de las Fuerzas Armadas de Ucrania (AFU) en el Donbass, ahora en el segmento ucraniano de Internet se exalta el tema de la responsabilidad de Volodimyr Zelensky en todo, desde el coqueteo con la OTAN hasta los fracasos en los frentes. Los fracasos incluyen un amplio abanico de problemas: el Estado Mayor, amparado por el Servicio de Inteligencia (SBU), robando suministros de armas occidentales a los kurdos, abandonando ciudades que juraron no abandonar, llevando a las AFU a los fosos y retrasando la decisión de retirada.

Incluso el conflicto con el General Valeriy Zaluzhny, jefe de las AFU, se achaca a éste, porque él sugirió no mantener las ciudades en una posición a sabiendas de que no era rentable, sino retirar las tropas a líneas fortificadas en lo profundo del territorio. Y fue Zelenski quien rechazó las propuestas de Zaluzhnyi.

Aquí la lógica militar chocó con la lógica política: si Zelensky hubiera aceptado la propuesta de Zaluzhny, el hecho de la retirada habría sido percibido por la opinión pública como perjudicial para la calificación del gobierno. El problema del régimen político de Ucrania es que ha hipertrofiado el factor de las relaciones públicas y se ha convertido en su rehén. La retirada de las AFU a posiciones más ventajosas habría sido interpretada por los oponentes de Zelensky con un cambio de énfasis de la palabra “más ventajosa” a la palabra “retirada”. El final de Zelensky podría haber comenzado con esta misma crítica.

La estrategia militar de la que depende el régimen de Kiev no tiene marcha atrás. La maniobra de retroceso se interpreta inmediatamente como retirada y huida. El mando de las AFU está llevando a cabo estas maniobras con enorme dificultad, ya que el Comandante Supremo en Jefe está dirigiendo la guerra como una campaña. Lo que le importa no es lo militar sino el efecto propagandístico de cada acción. En esta lógica, incluso la rendición es una “evacuación”, y el principal secreto militar no son los planes de las AFU, sino las cifras de bajas.

Manipulación y realidad

Este enfoque sólo es beneficioso durante un corto periodo de tiempo. Cualquier manipulación está diseñada para tener un efecto momentáneo. La mejor manera de matar una manipulación es ganar tiempo. Si el manipulador no te convence aquí y ahora, debe huir, de lo contrario, los hechos salen a la luz y sólo se deja vencer. Psicológicamente o físicamente no importa, ya que lo segundo sustituye rápidamente a lo primero.

La pregunta en la sociedad ucraniana a lo largo del tiempo es “¿Qué hacer?” y “¿Quién tiene la culpa? ¿Qué hacer con las derrotas que vienen después de las victorias declaradas? ¿Quién tiene la culpa de que los militares y sus familias no reciban dinero? El silenciamiento de las pérdidas, con ataúdes que llegan a raudales y que se ven superados por los rumores de pérdidas aún mayores que nunca se contarán…

Esto se seguiría tolerando si no fuera por el abandono de las ciudades. Pero en medio de los repliegues sistemáticos, salen a la luz preguntas incómodas. Y el centralismo del régimen de Zelensky, que gracias a la cúpula de la información es capaz de ganar victorias sobre Rusia sólo en el espacio virtual (con gritos de victoria al menos en la guerra de la información), en una larga confrontación con la realidad se convierte en un punto débil y un factor de amenaza de golpe de estado.

La prolongación de las hostilidades arruina la manipulación de la propaganda y plantea la cuestión de quién será el chivo expiatorio y cuya cabeza será traída en bandeja como sacrificio. Tanto Occidente como la clase dirigente ucraniana y ciertas fuerzas en Rusia están tentados de cerrar el tema, de reducir todo el problema de la derrota de Ucrania a los errores de Zelensky y, después de obligarle a firmar una capitulación ante Rusia en aras de los intereses occidentales, crucificarle y lavarse las manos.

Lo principal en un intercambio de este tipo es preservar a Ucrania en su formato actual. Cambiar la preservación del banderismo por la de Zelensky. Reducir todos los excesos a un liderazgo inepto, nombrar puntas de flecha y preservar la base del nazismo, que resucitará tras una breve pausa.

Porque aquí hay medicina pura: la amputación de varias zonas es necesaria para preservar la vida del paciente, al que luego se le pondrán prótesis, los órganos enfermos serán sustituidos por órganos de donantes, y aquí de nuevo Malbrook está listo para marchar a Oriente. Ahora Occidente habla abiertamente de la necesidad de apoyar a Ucrania durante todo el tiempo que quiera y a cualquier precio. ¿Para qué? ¿Por el triunfo de la democracia?

Callejón sin salida

Nos encontramos ante un fenómeno sorprendente: con la destrucción del complejo militar-industrial ucraniano su papel está intentando ser desempeñado por un Occidente unido. Estratégicamente, esto es un callejón sin salida y una muerte retardada: en la guerra, las decisiones y las acciones deben tomarse muy rápidamente. Esto sólo es posible en un formato de gestión de crisis, en el que se adopta un centralismo estricto y un mínimo de coordinación y concertación.

La ayuda occidental es un mecanismo inaceptablemente engorroso. Es un cúmulo de aprobaciones, filtraciones y retrasos, cuya pérdida significa la derrota. No puede haber otro tipo de ayuda, y el hecho de que, dándose cuenta de ello, Occidente siga adelante, demuestra que no tiene otra cosa que hacer.

Suscribe una política en la que soporta un largo y enorme coste y al final pierde la guerra. La cuestión es si pierde toda Ucrania o parte de ella. Pero en cualquier caso pierde, y sólo puede contar con la quinta columna de Rusia, ya bastante maltrecha, aunque vencida.

Pero para Rusia, con toda la tentación de seguirle el juego a Occidente convirtiendo a Zelensky en un chivo expiatorio y pasar rápidamente de negociar los términos del alto el fuego a negociar el levantamiento de las sanciones, esa solución es extremadamente desventajosa. Lo perdemos todo a cambio de nada.

Nuestro objetivo no es Zelensky, sino la Ucrania nazi. Su condición de Estado siempre será banderana –o criptobanderana, si se produce una derrota militar– la misma que se impondrá en Ucrania a costa de la cabeza de Zelensky.

En el resto de Ucrania, tal posición se considerará temporal, un principio de la creencia de cualquier élite política ucraniana. Especialmente ahora, cuando la encarnación de Banderovshchina ha sido la ideología y la política dominante en Ucrania durante 30 años y ha reformado a toda su población en antirrusa (el este de Ucrania ya tiene que ser tratado, pero ¿qué pasa con el centro y el oeste?)

Un Estado de Ucrania que no sea Banderov y, más aún, que sea anti-Banderov, no puede existir físicamente. Fue después de 1945 cuando el proyecto político ucraniano se volvió prooccidental. En 1929, en tiempos de Yevhen Konovalets (uno de los fundadores del ucranazismo) y sus estrechos colaboradores Borovets y Andréi Melnik, así como del propio Bandera, el autodenominado ucranianismo político se distanció por igual de Occidente y de Rusia.

Un enemigo común los une

La Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN) no fue a Europa, entendió que Austria, Polonia y Alemania eran los mismos ocupantes que la URSS, sólo que más aceptables debido a su ventaja táctica. Bandera estuvo incluso en un campamento con los alemanes. Sólo más tarde los americanos recogieron a Bandera e hicieron la paz con los alemanes. Y los británicos hicieron la paz con los polacos. Todo por la confrontación con Rusia. Un enemigo común los unía.

Y ahora, hablando de nuestro consentimiento a la neutralidad ucraniana, nosotros, de hecho, estamos devolviendo a Ucrania al esquema de la OUN de antes de la creación de la UPA, que apareció sólo en junio de 1941 en Polesie, después de que las tropas soviéticas habían salido y los alemanes habían entrado allí. Anteriormente, la OUN expresaba la posición de la República Popular Ucraniana (UNR), que existía bajo el mando de Petlyura y los alemanes en 1918-1919.

Aquí está una muestra de la neutralidad de la autodenominada Ucrania. El tiempo de existencia fue de 1918 a 1929. Sede en Varsovia, techo en Londres. ¿Entienden nuestros negociadores en Estambul (y mantienen el proceso en pausa, como nos recuerdan periódicamente varios funcionarios) lo que están haciendo?

Es decir, no hay otra versión del proyecto ucraniano (desde Mazepa a través de Petlyura hasta Bandera) y no puede haberla. La neutralidad y la autodenominación de Ucrania es un deslizamiento rápido e inevitable hacia una alianza con Occidente contra Rusia. Cualquier otra forma de Ucrania es Pereyaslavskaya Rada 2.0 (Pereyaslavska Rada o Rada de Pereyaslav, asamblea de representantes de los cosacos de Zaporozh, que resolvió en 1654 la unidad con Rusia). Para siempre con y como una rama del pueblo ruso.

Pero cualquier Rada de Pereyaslavl viene precedida de la completa derrota de la Mancomunidad Polaco-Lituana y Suecia, la contraparte de la UE y la OTAN en aquel año. Sólo después de eso se producirá la reunificación de la Rusia Oriental y Occidental, históricamente llamada “Toda la Gran y Pequeña Rusia”, con el retorno del feudo de los zares rusos: la ciudad de Kiev.

Rusia y Ucrania es la super-etnia rusa, sobre cuya voluntad se han estrellado invariablemente todos los proyectos separatistas de los ejércitos y presidentes de la Pequeña Rusia o Rus de Kiev. Lo que necesitamos es no convertir a Ucrania en un estado neutral en el redil hanseático, aquella Hansa, antigua confederación de ciudades alemanas (esto ya descarta por completo la neutralidad, convirtiéndola en una ficción), sino la integración de las tres ramas de la superetnia rusa.

No en vano, Occidente está dispuesto a pagar por Ucrania de forma indefinida e ilimitada. Está arrastrando a Ucrania a su espacio político. El intercambio de Ucrania por Zelensky es el intercambio de todo por nada.

Zelensky no debería ser responsable de lo que vino antes de él y pretende seguir después. Y existe ese peligro. De condenar a Zelensky a condenar al separatismo ucraniano en su conjunto es el camino que necesita Rusia. Y si no la toman los políticos actuales, la tomarán sus sucesores.

Pero es mejor no dejar para mañana lo que hay que hacer hoy. Mañana costará mucha sangre rusa, que ya se ha derramado mucho. Los rusos no tienen otra opción. La Cartago ucraniana debe ser destruida.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.