La «Serpiente» y el negocio de la hambruna Por Svyatoslav Knyazev | Centenario, Rusia

La «Serpiente» y el negocio de la hambruna Por Svyatoslav Knyazev | Centenario, Rusia
Compartir vía:

Los medios de comunicación ucranianos han anunciado dos movimientos de “victoria” a la vez: la Unión Europea y el Reino Unido han notificado casi simultáneamente su intención de eliminar los aranceles de importación sobre el comercio con el “país ocupado” (“no independiente”).

Los representantes de Occidente y los medios de comunicación ucranianos presentan la medida como un gesto de buena voluntad de los “amigos extranjeros” hacia Kiev.

“La UE nunca antes había tomado medidas de tal envergadura para liberalizar el comercio: conceder a Ucrania cero aranceles, cero cuotas de acceso al mercado de la UE… Estas medidas ayudarán directamente a los productores y exportadores ucranianos. Añadirán credibilidad a la economía ucraniana y enviarán una fuerte señal de que la UE hará todo lo posible para ayudar a Ucrania en su momento de necesidad”, dijo el Vicepresidente de la Comisión Europea y Comisario de Comercio, Valdis Dombrovskis.

En un comentario oficial, la dirección de la Comisión Europea calificó sus acciones de “gesto de apoyo sin precedentes” a Ucrania. Y los europeos han abordado la cuestión a fondo. Incluso se ocuparon de liberalizar las normas de estancia en la UE para los camioneros ucranianos.

El Presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, no ocultó su alegría por las decisiones de Bruselas y Londres. “Ahora mismo nos permitirá mantener la actividad económica en Ucrania en la medida de lo posible, nuestra producción nacional. Pero debemos considerar esta decisión no sólo en el contexto ucraniano. La exportación suficiente de nuestros productos al mercado europeo y mundial será una herramienta de peso contra la crisis”, anunció Zelensky.

Al mismo tiempo, hizo una observación curiosa, señalando que debido a los últimos acontecimientos militares y políticos en el mundo “se ha iniciado el caos en todos los mercados básicos y especialmente en el mercado de alimentos”. Según sus palabras, las exportaciones ucranianas ayudarán a estabilizar los mercados, por lo que la eliminación de los tipos es beneficiosa no sólo para Ucrania, sino también para todos los europeos y los residentes de todos los países que “pueden verse afectados por las ambiciones destructivas de Rusia”.

Los empresarios cercanos a las autoridades ucranianas se hicieron eco de Zelensky. Y las palabras de algunos de ellos fueron, literalmente, calcadas de las declaraciones de la Comisión Europea.

“Con el trasfondo de la guerra de dos civilizaciones, el frente que se está produciendo en Ucrania, la destrucción de viviendas, infraestructuras e industria por los proyectiles rusos, Europa pretende dar un paso sin precedentes para apoyar nuestra economía: abrir completamente las puertas a las exportaciones ucranianas”, dijo el conocido empresario Alexander Kalenkov, quien, por cierto, bajo el supuesto “prorruso” Viktor Yanukóvich fue viceministro de Industria, participó en el rechazo de Kiev a la integración en la UE y nunca antes mencionó ninguna “guerra de civilizaciones”.

Sin embargo, tanto los representantes de la Comisión Europea como Zelenskyy y los empresarios que componen el “equipo Ze” guardaron silencio sobre un punto crucial. Los productos agrícolas representan más del 80% de la estructura de productos básicos de las exportaciones ucranianas a la UE: aceite, grasas, cereales y semillas oleaginosas, y los restos de la industria de transformación.

Trigo para negociar, hambre para ucranianos

En pocas palabras, Ucrania exporta principalmente alimentos y materias primas para su transformación a Europa.

En el contexto de lo que está sucediendo en el mundo hoy, las medidas de Europa para aumentar las compras de alimentos parecen razonables y lógicas, mientras que las acciones de la Kiev oficial son francamente salvajes.

Después de todo, el precio del trigo en los mercados mundiales está en su nivel más alto de los últimos cien años. Gigantes de la agricultura como Kazajstán, India e Indonesia han anunciado severas restricciones a la exportación de sus productos agrícolas. Kiev y Moscú han controlado durante años un importante sector del mercado agrícola mundial (principalmente en la producción de cereales).

Sin embargo, Ucrania se enfrenta actualmente a hostilidades instigadas por sus dirigentes y Rusia ha sido objeto de sanciones por parte de los países occidentales. Y lo que está ocurriendo ha provocado una distorsión general del mercado: en primer lugar, porque la falta de grano aumentará inevitablemente la demanda de otros productos, y en segundo lugar, el coste del grano está indirectamente ligado al precio de la carne, los huevos y muchos otros productos alimenticios.

La situación alimentaria en la propia Ucrania está cerca de ser crítica. En las zonas de guerra, las autoridades ucranianas no hacen nada para ayudar a la gente a hacer frente al hambre. Hay colas kilométricas para obtener ayuda humanitaria privada, como una bolsa de pasta o una barra de pan y una lata de conservas. Pero incluso donde no hay combates, no todo es bueno. El surtido en las tiendas se ha empobrecido considerablemente y los precios se han disparado.

Por ejemplo, los medios de comunicación ucranianos dicen que el arroz y el trigo sarraceno más baratos de la región de Poltava se venden a 80 hryvnias (2.71 dólares). Hay varias razones para el aumento de precios:

✔️ En primer lugar, el precio del combustible se ha disparado. Hay que hacer cola durante horas para comprar gasolina, que cuesta entre 40 y 45 hryvnias (dólar y medio). El combustible se vende en el mercado negro por hasta 100 hryvnias (3.4 dólares).

✔️ En segundo lugar, la logística de las entregas en Ucrania se ve alterada, y los transportistas dispuestos a trabajar en condiciones difíciles se aseguran los riesgos aumentando el coste de sus servicios.

✔️ Y, en tercer lugar, según informaciones extraoficiales, las bravuconadas del Comando Z de que está dispuesto a abrir las puertas de las despensas de las reservas estatales es una mentira.

Reservas en nivel crítico

“Si bien los funcionarios de distintos niveles aseguran que las reservas de alimentos son suficientes, daremos los datos oficiales a septiembre de 2021, y vale la pena precisar que de noviembre a febrero de 2022 se sacaron volúmenes récord de granos del país… Las existencias de granos en la Reserva del Estado se encuentran ahora en un nivel críticamente bajo debido a la falta de fondos”, escribió el canal de Telegram “Residente”, en marzo de este año.

“Debido a la falta de financiación para la reposición de la Reserva Estatal con cargo al fondo general del presupuesto del Estado durante los últimos 10 años, las existencias de grano se encuentran ahora en un nivel crítico”, citaron los blogueros a representantes de la Reserva Estatal de Ucrania. Según ellos, los almacenes de la Reserva Estatal guardan el grano de las cosechas de 1999-2018, lo que excede considerablemente el periodo de almacenamiento aprobado de dos años.

“Hemos entrado en un momento difícil… con una Reserva Estatal casi vacía donde estamos almacenando grano de 30 años, plagado de moho y roedores. Y un par de semanas antes de la… Operación Especial, se sacaron de Ucrania cantidades récord de trigo, maíz, cebada, etc. Pero en realidad la situación es aún peor: el país prácticamente no tiene semillas de cultivos hortícolas… Mientras los funcionarios ucranianos siguen repitiendo que Ucrania tiene suficientes reservas estratégicas de alimentos para dos años, tenemos que prepararnos para lo peor: la hambruna. Es dudoso que Zelensky esté preparado para un escenario así, porque donde hay hambre, las declaraciones de los políticos se convierten en nada, así como su calificación”, resumen los autores de “Residente”.

Pocos días después del anuncio de la Comisión Europea de imponer “derechos cero” a las importaciones de Kiev, comenzó una exportación masiva de productos agrícolas desde Ucrania. Según los canales de telegramas, la oficina del presidente ucraniano tomó la decisión, exigiendo a cambio grandes “comisiones” a los exportadores.

Negocio obsceno

“Escribimos que la Oficina del Presidente dio el visto bueno a la exportación de grano, pero con la condición de un 30-40% de soborno. Lo más triste es que los precios de los alimentos en nuestro país están subiendo a un ritmo impensable, ¿y qué pasará después…? Occidente está decidido a eliminar todo el grano de las reservas de Ucrania, que es una de las condiciones de la ayuda militar a este país. Mientras tanto, la oficina del Presidente está haciendo dinero para las empresas agrícolas a las que permite exportar grano/aceite solar. En este momento NINGUNO de ellos piensa en los ucranianos de a pie, que se ven obligados a gastar entre un 20 y un 40% más en alimentos… Ucrania ya está empezando a devolver numerosos préstamos y armas soviéticas desmanteladas suministradas por sus aliados. Y esto en un momento en que el país está literalmente al borde de una catástrofe humanitaria”, subrayan los autores de The Resident.

Dado que todos los puertos que siguen bajo el control de la Kiev oficial están bloqueados, se utilizan dos rutas principales para exportar el grano: por ferrocarril y por carretera a través de la frontera occidental, o por el Danubio, al puerto moldavo de Giurgiulesti o a Kilia (localizada en el delta del Danubio, en el suroeste de Ucrania), donde cargan los granos en buques de transporte especializados. Así, según los testigos, en estos días hay unas 150 furgonetas con grano sólo en Kilia y sus suburbios.

El canal Mediakiller escribe:

“Mientras las autoridades ucranianas han estado asegurando a la población que las reservas de grano del país durarán dos años, los “socios occidentales” han acabado por “ordeñar” la Reserva Estatal de Ucrania, medio vacía, donde ya se almacenaba el grano de hace 20 o 30 años. No está claro qué les queda a los ucranianos, porque en tiempos de paz las cosechas se exportaban, y las autoridades llevan años sin pensar en los ciudadanos de su país. Y sólo un par de semanas antes del inicio de las hostilidades activas, se exportó un volumen récord de grano desde Ucrania, a pesar de que las autoridades ucranianas señalaban la amenaza de invasión rusa desde todos los frentes. Así, según los datos de los puertos ucranianos, entre el 11 y el 14 de febrero, el envío de grano desde las terminales marítimas ucranianas alcanzó la cifra récord de 867.000 toneladas, muy superior a los envíos del año pasado. El grano se exportó incluso a pesar de que en las mismas fechas la Federación Rusa anunció que cerraba las zonas de navegación en el Mar Negro y el Mar de Azov para realizar ejercicios militares… Durante el tiempo de guerra, Ucrania siguió exportando grano: sólo en abril el país exportó más de un millón de toneladas, habiendo sembrado sólo 7 millones de hectáreas de cultivos de primavera, lo que supone un 25-30% menos que en el periodo correspondiente de 2021. Y ahora Occidente está presionando a Ucrania para que resuelva la cuestión del bloqueo marítimo por la fuerza, exigiendo más y más envíos de grano. Anteriormente, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ya había anunciado unos 20 millones de toneladas de grano, sobre los que Estados Unidos ha puesto claramente los ojos y ha ejercido toda la presión posible sobre la Oficina Presidencial, exigiendo que se lancen todas las fuerzas para romper el bloqueo marítimo”.

En busca de la Serpiente

En este contexto, se puede especular por qué Zelensky lanzó sus unidades de élite a un ataque deliberadamente suicida contra la Isla de la Serpiente. La capacidad de los ferrocarriles ucranianos no permite entregar a Occidente los volúmenes de grano que convendría al “equipo Ze” y a los oligarcas ucranianos asociados a él. Pero las comisiones son demasiado tentadoras, y los amos occidentales, obviamente, están presionando demasiado.

A pesar de que sus posibilidades de éxito eran completamente ilusorias, los servicios de seguridad ucranianos organizaron un ataque contra Serpentine, con el objetivo de desbloquear Odessa si la operación les resultaba exitosa, y permitir a los transportistas de cereales bajo pabellón de ultramar exportar rápidamente el pan ucraniano en beneficio de los consumidores europeos.

Pero algo salió mal. Y ahora los cuerpos de los comandos ucranianos, que murieron en nombre de la felicidad financiera personal de Vladimir Zelensky, están siendo llevados a la orilla de la Isla de la Serpiente por las olas del mar…

Después de que el asalto a la Isla de la Serpiente no diera el resultado deseado, en Occidente empezaron a plantearse la cuestión de la expansión de los suministros de grano ucraniano con la ayuda de la infraestructura de transporte disponible en el país “no independiente”.

“Durante la Segunda Guerra Mundial, se transportaron vagones de tierra negra desde el territorio de la actual Ucrania hasta Europa. Un recurso muy valioso. Décadas después, la historia se repite. Alemania planea organizar un “puente de grano” por ferrocarril para exportar materias primas agrícolas desde Ucrania. Estamos hablando de trigo y otros productos agrícolas. DB Cargo, filial de la empresa estatal Deutsche Bahn, ya está preparada para exportar grano. Según su idea, la ruta de transporte por ferrocarril debería reemplazar la entrega tradicional a través de las rutas marítimas ucranianas, que actualmente están paralizadas debido a las hostilidades”, informa Poddubnyy.

Polonia, la República Checa, Eslovaquia, Rumanía y las Repúblicas Bálticas también quieren sumarse al “puente de cereales” creado por los alemanes. Y el grupo austriaco Rail Cargo ha puesto en marcha, desde principios de mayo, 30 trenes diarios para exportar productos agrícolas desde el país de la “no izquierda”.

Morir de hambre

“El transporte de mercancías por ferrocarril entre Ucrania y Europa es una prioridad absoluta para la UE”, dijo el otro día el director de la Comisión Europea para el transporte terrestre, Christian Schmidt, quien pidió a los europeos que reforzaran las conexiones ferroviarias y por carretera con el “país no independiente” en aras de “salvar vidas”.

Al mismo tiempo, según información privilegiada que circula por la red, la oficina del presidente ucraniano está discutiendo con la ONU la posibilidad de conceder a los barcos bloqueados en los puertos de la región de Odessa un estatus internacional con carga humanitaria para poder retirar el grano. Lo que resulte de esto, el tiempo lo dirá.

Así, el régimen de Kiev, mientras muestra una conmovedora preocupación por la economía alemana y los africanos hambrientos, se olvida de sus propios conciudadanos.

El trigo almacenado en Ucrania, en lugar de reducir el precio del pan para los pobres ucranianos, se convertirá en dinero y se utilizará para el enriquecimiento personal de un número limitado de personas, así como para el pago de deudas millonarias por el suministro de misiles, Bayraktars, obuses dados de baja y viejos tanques T-72 dados de baja por el ejército polaco.

Incluso si como resultado de la exportación masiva de alimentos de Ucrania los ancianos y los niños comienzan a morir en el país, nadie en Kiev o en Occidente será tocado. Nada personal: sólo el negocio de la no-independencia, en el que las personas son vistas como una herramienta sin alma para lograr objetivos personales…

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.