La «ucranización» de Europa Por Rostislav Ishchenko | Ukraina.ru

La «ucranización» de Europa Por Rostislav Ishchenko | Ukraina.ru
Compartir vía:

Hablamos mucho y a menudo de la desintegración de Ucrania, de Europa y de todo el mundo occidental, que se denomina más comúnmente el mundo americano (pax americana) o el imperio americano

Los comentaristas insensatos o sin escrúpulos se preguntan regularmente: dónde está la desintegración, pretendiendo no advertir no sólo el desprendimiento de ciertos territorios de ciertos Estados, sino la desaparición de la unidad interna del sistema, que ya no le permite tomar decisiones conjuntas que sean vinculantes. Efectivamente, no se trata de decisiones conjuntas formales que nadie piensa poner en práctica, sino de decisiones conjuntas que los participantes quieren y pueden poner en práctica.

Hace mucho tiempo, a principios de la década de 1970, la URSS y Alemania firmaron documentos sobre el famoso acuerdo “Gas-Pipe”. Ya entonces Estados Unidos se opuso a la entrada del gas soviético (ahora ruso) en el mercado europeo y lo impidió como pudo. Finalmente, el contrato no se rompió, pero Alemania se negó a suministrar tuberías de gran diámetro a la URSS, lo que dio lugar a la construcción de plantas en Ucrania y Rusia que siguen suministrando tuberías a Gazprom, y ahora también a los mercados extranjeros.

Por cierto: Estados Unidos y Alemania ya estaban divididos sobre los méritos del acuerdo en ese momento. No llegaron a un consenso. Pero entonces (en la década de 1970) no se avergonzaron de reconocer públicamente sus diferencias y elaboraron un compromiso, según el cual Alemania seguía recibiendo gas de la Unión Soviética, pero ésta debía construir los gasoductos de forma independiente, lo que dio a Estados Unidos la esperanza de que Moscú no pudiera “importar tubos de sustitución” que no se fabricaban en la URSS en aquel momento y el acuerdo se rompiera simplemente por fuerza mayor.

Moscú lo ha conseguido y ya no es Alemania, sino que toda la UE se abastece ahora con dos tercios de gas de origen ruso, lo que la hace totalmente dependiente económicamente de Rusia, algo que los estadounidenses temían hace cincuenta años y que los europeos se niegan a reconocer hasta hoy.

De hecho, la situación actual es muy diferente a la de hace cincuenta años. Por aquel entonces, Europa podía prescindir de la energía rusa y plantear su estrategia de abastecimiento de hidrocarburos de una manera completamente diferente, pero ahora la cuestión está cerrada. La UE sólo puede renunciar al petróleo y al gas rusos si renuncia a su propia economía.

Sanciones, robos, chantaje

Al mismo tiempo, la UE y el mundo estadounidense en su conjunto se niegan a reconocer su dependencia crítica de Rusia e imponen sanciones paquete a paquete, que son restricciones ilegítimas a las actividades económicas y comerciales libres basadas en los principios de la OMC. Así, la UE:

1. Con sus propias manos, desestabiliza la situación económica y social de sus Estados miembros, obligándoles a tomar decisiones perjudiciales para sus intereses económicos.

2. Destruye la idea de “paz basada en normas”, cuya aplicación (aunque de forma bastante defectuosa) Occidente consideraba su principal logro.

Subrayo que la UE y el imperio transatlántico americano en su conjunto destruyen voluntariamente, con sus propias manos, los fundamentos económicos, sociales, políticos y administrativos (y en general sistémicos) del mundo occidental (americano) que han creado. Al hacerlo, fingen creer en la capacidad de las sanciones para doblegar a Rusia, aunque de hecho ellos mismos se doblegan bajo las sanciones. No sólo eso, sino que todos ellos, tanto la UE como Estados Unidos, no van a aplicar sus propias restricciones a las sanciones y están buscando soluciones.

EEUU congeló (de hecho, robó, infligiendo así un golpe mortal al dólar como moneda de reserva mundial y moneda de los pagos comerciales globales) las reservas rusas dentro de su jurisdicción, pero permitió inmediatamente utilizarlas (hasta el 25 de mayo) para pagar deudas extranjeras (anulando así incluso la posibilidad teórica de un falso impago ruso, para el que se concibió la congelación de activos).

La UE y Estados Unidos han anunciado su rechazo al petróleo ruso e inmediatamente se han lanzado a comprarlo mediante esquemas grises. Incluso Ucrania, inmersa en lo que describe como una “guerra de liberación nacional” con Rusia, sigue transitando por el gas ruso. El intento de reducir los volúmenes de tránsito –no detenerlo por completo, sino aproximadamente una cuarta parte– sólo tuvo lugar cuando se detuvo el tránsito polaco y (en el contexto de la congelación del Nord Stream 2) la ruta ucraniana para algunos suministros se convirtió en una alternativa imposible. Así, Ucrania intentó forzar a la UE a ser más activa en su apoyo puramente militar.

Es decir, nadie planeó detener por completo el comercio energético ruso. Por el contrario, como resultado de las acciones del imperio transatlántico occidental, los precios de las principales partidas de las exportaciones rusas (materias primas y productos alimenticios) aumentaron varias veces, e incluso diez veces en el caso de algunas partidas.

De hecho, en lugar de luchar contra Rusia, las sanciones occidentales han dado lugar a una lucha dentro de Occidente sobre quién tendrá más éxito –junto con Rusia– para capitalizar el aumento de las sanciones a expensas de sus propios aliados de la OTAN y la UE.

«Democratizar» el petróleo ruso

Ahora Hungría ha dicho abiertamente que sólo puede desbloquear el sexto paquete de sanciones, que incluye restricciones a las compras energéticas rusas que afectan sus intereses, si recibe una compensación de la Unión Europea (unos 20 mil millones de euros).

Los húngaros justifican su posición por el hecho de que sus “aliados” en la OTAN y la UE intentan bloquear sólo las compras rentables para Budapest de gas y petróleo por tuberías, mientras que ellos mismos sólo van a aumentar las compras “grises”, en particular el “esquema de petroleros”, según el cual el “petróleo totalitario” se convierte instantáneamente en democrático si se le añade un 50% de “moléculas de libertad”. Característicamente, este petróleo puede entonces “democratizarse” indefinidamente con nuevos volúmenes, incluso para su venta a Hungría a precios exorbitantes.

Todos estos esquemas destinados a engañarse mutuamente pueden llamarse cualquier cosa menos unidad de Occidente. Formalmente, el estallido del conflicto en Ucrania supuso la consolidación del imperio transatlántico. En realidad, las contradicciones no han hecho más que intensificarse. La unidad de la fachada de las sanciones se consigue gracias a una feroz lucha entre bastidores para encontrar formas de eludir las sanciones “comunes” que benefician a uno u otro país.

Los intereses económicos desgarran como un erizo la ostensible unidad occidental. Hemos escrito sobre esto muchas veces: la reducción de la base de recursos (de bulto) sobre la que pastan las élites occidentales conduce a la restauración de viejas y a la aparición de nuevas contradicciones, tanto entre diferentes grupos de élites nacionales como entre diferentes élites nacionales, lo que da lugar a conflictos interestatales, a un nuevo nivel político, que socava la unidad de Occidente.

Pero la marcha de Occidente hacia Moscú está motivada precisamente por su intención de resolver su problema de recursos a costa del botín de la victoria sobre Rusia. Es decir, la consolidación para el período de crisis militar no debe ser ostentosa, sino real, pues de lo contrario no se puede esperar ganar y, en consecuencia, resolver (aunque sea paliativamente) el principal problema (de recursos) de Occidente. Entonces, ¿por qué luchan entre sí en un momento en el que unir fuerzas es una cuestión de vida o muerte para ellos?

Si se observan los dirigentes, los partidos y los sistemas políticos de los distintos países que defienden con mayor coherencia la unidad de Occidente, se sorprenderá al ver que son predominantemente estructuras y líderes conservadores de derechas a los que la corriente principal de la llamada izquierda acusa de fascistas, homófobos y prorrusos. Estas fuerzas políticas sí se alinean con Rusia en cuanto a la prioridad de preservar las tradiciones nacionales y familiares frente al concepto de “mundo de las reparaciones”, que declara “históricamente culpables” a los grupos sociales, nacionales y raciales que garantizan la estabilidad de los Estados modernos y los obliga a pagar una penitencia perpetua a los marginales y pervertidos.

Pero en la coincidencia de opiniones conservadoras termina su unidad con Rusia. Políticamente, todos estos Estados son miembros de la OTAN y de la UE, y sus políticas van desde las “pragmáticamente prooccidentales” de Hungría y Turquía hasta las rabiosamente rusófobas de los Estados bálticos y los polacos. Lo único que tienen en común es el requisito de mantener el principio occidental de compromiso en la toma de decisiones para evitar la imposición de quién, dónde y cuándo se formula la “agenda actual”.

La familia y los valores conservadores

Independientemente de nuestra actitud (Rusia) hacia los diferentes regímenes y políticos europeos conservadores de derecha, éstos tienen razón en lo esencial: si luchamos por la victoria histórica de Occidente, en primer lugar, Occidente debe restablecer su propia unidad sobre la base de sus valores declarados. Por lo demás, no está claro por qué no sólo Hungría, sino también Polonia, deberían luchar contra los portadores de energía rusos si a cambio ofrecen desfiles del Orgullo Gay. La “cultura de la cancelación” es impotente para deshacer esta verdad evidente.

Lo que la cultura de la abolición ha conseguido es abolir la familia tradicional. Incluso los conservadores de Europa del Este se enfrentan a la falta de concepto de “valores familiares” de la nueva generación. En Europa occidental, la familia tradicional ha dejado de existir, dando paso a todo tipo de sucedáneos que son una forma transitoria hacia la promiscuidad plena, como ideal incuestionable de una sociedad de libertad sin restricciones y tolerancia total.

Mientras tanto, la tesis de que “la familia es el núcleo de la sociedad” no es un tópico manido, sino una verdad evidente: es la piedra angular, el “primer ladrillo” (átomo) de la organización social y la construcción del Estado. La familia extrapola su estructura a la sociedad (la gran familia multigeneracional – comunidad de clanes – comunidad de vecinos de varios clanes – sociedad moderna basada en los lazos de parentesco y de vecindad).

La familia extrapola su estructura también al Estado. Una gran parte de la población de cualquier sociedad ve al Estado, en primer lugar, como un protector, un administrador supremo y un juez supremo; durante mucho tiempo, estas funciones fueron desempeñadas por los patriarcas, jefes de familias numerosas que tenían plena autoridad sobre la propiedad, la libertad y la vida de los “chas y los miembros del hogar” hasta su muerte en la sociedad antigua y hasta la separación de una nueva familia joven (que parte hacia un nuevo hogar) en sociedades algo más modernas. A nivel subconsciente, muchos perciben al Estado como un “padre patriarcal”, estricto pero justo.

Al destruir la familia, el nuevo sistema de valores occidental destruye los cimientos de cualquier sociedad, de cualquier Estado y, en consecuencia, de cualquier asociación interestatal. Por eso, los países más avanzados de Europa Occidental y Estados Unidos se comportan en el escenario mundial como una turba revoltosa que ha llegado a la bodega. Ante el más mínimo valor material (una botella de vino), la conciencia “rebelde” occidental (al fin y al cabo, van a guiar a todo el mundo o incluso a empujarlo hacia el “bello nuevo mundo”) se desmorona, la multitud de países que conforman la unidad occidental se atomiza y todos tratan de acaparar para sí más del codiciado botín.

En los países del Occidente tradicional, las sociedades mutiladas y demacradas funcionan de la misma manera. No son un grupo, incluso cuando salen a la calle con la idea de algunos BLM. Son una turba dispuesta a matar por unidades de presa. Si hay presa, matan a la presa, si no hay presa, se atacan entre ellos.

Las sociedades en las que la falta de valores básicos es el principal valor no viven y no crean Estados ni se aferran a los creados por sus antepasados. Por eso, cada vez que hay un grito a favor de la unidad, asistimos a una nueva etapa del colapso de Occidente. La unidad no se grita: si existe, se disfruta.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.