Londres empuja al suicidio a la OTAN Por Petr Akopov | RIA Novosti, Rusia

Londres empuja al suicidio a la OTAN Por Petr Akopov | RIA Novosti, Rusia
Compartir vía:

La Declaración de la Cumbre de Madrid de la OTAN calificó oficialmente a Rusia como “la amenaza más importante e inmediata para la seguridad de los Aliados y para la paz y la estabilidad en la región euroatlántica”. Al mismo tiempo, la alianza se describió a sí misma como defensiva y que “no representa una amenaza para ningún país”.

Sin embargo, los aliados declaran que “seguirán contrarrestando las amenazas de Rusia”, lo que incluye “intensificar el apoyo político y práctico a Ucrania” y desplegar “fuerzas potentes adicionales listas para el combate en el flanco oriental”. Y exigen a Rusia que “se retire de Ucrania”. La declaración no detalla cómo se logrará, pero los británicos ayudan diciendo lo que piensan y lo que el resto de la alianza está impulsando.

La ministra británica de Asuntos Exteriores, Liz Truss, fue muy concreta en su intervención en Madrid: “Ahora es el momento de redoblar los esfuerzos y garantizar que Ucrania derrote a Rusia para que el Presidente Zelensky pueda negociar desde una posición de fuerza. <…> Tenemos el deber de garantizar la derrota de Rusia en Ucrania. Debemos hacerlo por el bien de la seguridad, la libertad y la democracia europeas. Esta es la única manera de lograr la paz a largo plazo en Europa. Algunos hablan de la posibilidad de negociar ahora, mientras Rusia sigue en Ucrania. Pero creo que eso traería una falsa paz. Debemos aprender las lecciones del pasado, como el fracaso de los acuerdos de Minsk, para garantizar una paz duradera en la región. <…> Mi mensaje es que primero debemos derrotar a Rusia y luego negociar”.

Que los anglosajones tienen la intención de hacer la guerra hasta derrotar a Rusia es algo que comprendemos desde hace tiempo, no hay nada nuevo en esto. Lo que resulta un poco sorprendente es la constante demostración de confianza en que Occidente tiene todas las posibilidades de derrotar a Rusia, mientras que está claro para cualquier observador realista es que Moscú no va a retroceder ni a renunciar a conseguir sus objetivos (que incluyen que Occidente pierda el control sobre Ucrania).

Sin embargo, esto se puede atribuir a una propaganda deliberada para mantener la moral entre los atlantistas con el fin de eliminar cualquier duda sobre la futura victoria. Es una cuestión de gustos y de tácticas: aquí los británicos están en su salsa.

Lo más interesante es la estrategia, es decir, los objetivos finales de la OTAN. Naturalmente, en un futuro próximo, al menos hasta 2030, que es el concepto estratégico de la alianza aprobado en Madrid. Si Rusia es la principal amenaza, todas las fuerzas deben concentrarse en la lucha contra ella, ¿no es lógico? Sobre todo porque los propios militares de la OTAN admiten tanto la falta de armamento y financiación, como la necesidad de aumentar el tamaño de los ejércitos –tratando con Rusia, ya que están esperando los tanques rusos en Varsovia y Berlín. Aíslalo, presiona desde todos los lados, acumula tus propias fuerzas hasta un nivel que te dé tranquilidad.

Pero resulta que las fuerzas no son pequeñas; si no, ¿cómo se explica la atención dispersa de la OTAN (no la ausencia de una “amenaza rusa” en realidad)?

Además de la amenaza rusa, China aparece por primera vez en el concepto, aún no como enemigo, pero es un mal comienzo: “Las ambiciones declaradas de China y sus políticas coercitivas están desafiando nuestros intereses, nuestra seguridad y nuestros valores. <…> China utiliza una amplia gama de instrumentos políticos, económicos y militares para aumentar su influencia internacional, al tiempo que mantiene la opacidad sobre su estrategia, sus intenciones y su acumulación militar.

¿Será por la “profunda asociación estratégica” de China con Rusia y “sus intentos mutuos de socavar el orden internacional basado en las normas” (tal como está escrito en el mismo Concepto Estratégico de la Alianza), que la OTAN condena de todas las maneras posibles? Es decir, China le sigue el juego a una Rusia agresiva, y ¿qué puede hacer una alianza defensiva sino responder a tales desafíos?

¿O es que la OTAN está dando la vuelta a las cosas de forma descarada, y entrometiéndose no sólo en el Atlántico europeo, sino también en la región del Pacífico, que formalmente no es su ámbito de actuación e intereses en absoluto? A menos, por supuesto, que uno recuerde que en realidad la OTAN es simplemente una alianza de los anglosajones con las potencias europeas continentales subordinadas a ellos.

Y los anglosajones tienen intereses absolutamente en todas partes y, por tanto, se ven “amenazados” por cualquier potencia independiente, esté donde esté. Irán o Venezuela, Corea del Norte o Myanmar son de los supervivientes. Irak y Libia son de los ya destruidos. Y qué decir de las grandes potencias, de los Estados civilizados como Rusia o China: desafían los “intereses, la seguridad y los valores” anglosajones por el mero hecho de su existencia independiente. Y en cuanto empiezan a recuperar lo que perdieron durante el colapso o la debilidad, se convierten inmediatamente en la “gran amenaza” a la que hay que derrotar en el campo de batalla, preferiblemente a manos de otros.

Todo esto es comprensible y no sorprende. Lo que es extraño es otra cosa. La forma en que Occidente, que se declara amenazado por Rusia, está utilizando sus propias manos para empeorar su propia posición y aumentar el número de sus adversarios. ¿Por qué, ahora, era necesario recriminar a China por “desafiar” a la OTAN? ¿Qué sentido práctico tendría eso?

No, todo el mundo entiende que es China el desafío clave para los anglosajones en las próximas décadas; se empeñan en convencer a todos de ello. Todo el mundo entiende que Pekín no se hace ilusiones sobre la capacidad de elaboración de tratados anglosajona, ni sobre la actitud de los globalizadores ante la antigua civilización. Pero, ¿por qué exacerbar unas relaciones ya tensas? ¿Dónde está la OTAN y dónde está China?

Nadie en el mundo cree que el Imperio Celeste, rodeado por las bases estadounidenses, amenace la seguridad europea, ni siquiera en una alianza con Rusia (que sólo amenaza a Europa en un caso: cuando la propia Europa se involucra en los asuntos rusos). China tiene mucho que hacer en el Pacífico, a sus propias puertas.

¿A quién le conviene en Occidente mostrar a China que se enfrenta no sólo a Estados Unidos, no sólo a los países anglosajones (cuatro de los cuales son también Estados del Pacífico: EEUU, Canadá, Australia y Nueva Zelanda), sino también a Europa? ¿Enfrentados no sólo geopolíticamente o económicamente, sino también militarmente?

La alianza militar euroatlántica declara su descontento con la potencia del Pacífico, ¿y qué espera obtener a cambio? Exactamente lo que más temían los anglosajones y lo que sus propios estrategas objetivos les advertían: fortalecer el nexo chino-ruso.

Es decir, los anglosajones, con sus propias manos, utilizaron la OTAN para cimentar aún más la alianza entre Moscú y Pekín. Uno está tentado de preguntar: ¿es esto estupidez o traición? No se acepta la simple respuesta de que ya han asumido la inutilidad de intentar dividir a China y a Rusia (o al menos debilitar su vínculo), y por tanto ya no van a ocultar nada. Porque sigue siendo una creencia común entre los estrategas anglosajones que la alianza estratégica entre Moscú y Pekín no tiene perspectivas a largo plazo, y que Occidente debe utilizar la más mínima contradicción ruso-china para socavarla. Entonces, ¿resulta que una cabeza de la serpiente anglosajona no sabe lo que hace la otra?

No, es mucho más sencillo: casi todas las cabezas de decisión atlánticas están convencidas de que Occidente sigue teniendo una enorme superioridad sobre el resto del mundo en general y sobre los “revisionistas” de Moscú y Pekín en particular. Esta superioridad geopolítica (financiera, militar, ideológica, propagandística), en su opinión, durará bastante tiempo, y durante esos años debería tener tiempo para hacer que los “rebeldes” vuelvan al establo. ¿Cómo?

Por ejemplo, infligirles una derrota militar local y provocar sus problemas internos, lo que llevará a la agitación doméstica (después de todo, esta es prácticamente la única manera de “derrotar a Rusia”: revisen 1917). Y al mismo tiempo, no permitir que los “rebeldes” reúnan a su alrededor una notable coalición de occidentales descontentos, no consentir que erijan redes globales paralelas y alternativas (financieras, comerciales, logísticas, de materias primas, de información).

Es esta creencia en sus propias posibilidades ilimitadas la que lleva a Occidente a una locura tan francamente suicida como una declaración abierta de guerra geopolítica en dos frentes: simultáneamente con Rusia y China.

Sin embargo, los británicos sólo comprenderán la naturaleza suicida de sus acciones actuales en el momento en que se haga más que evidente que están claramente faltos de personal. Mientras tanto, no tenemos ningún interés en impedir que sigan por el camino de los sueños de “superioridad total”.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.