Los «cabeza muerta»: de Hitler a Ucrania Por Evgeny Norin | Readovka, Rusia

Los «cabeza muerta»: de Hitler a Ucrania Por Evgeny Norin | Readovka, Rusia
Compartir vía:

Es conocida la pasión de los soldados y oficiales de las fuerzas armadas ucranianas por utilizar símbolos nazis. Especialmente popular es la imagen estilizada de una calavera, la “cabeza muerta”, que se remonta a la división de las SS, que en realidad se llamaba “cabeza muerta”. Qué era la unidad, de dónde procedía y por qué es famosa.

La evolución del verdugo

Los nazis comenzaron a construir campos de concentración inmediatamente después de llegar al poder. Los primeros prisioneros eran en realidad alemanes: opositores políticos al régimen, principalmente activistas de partidos de izquierda, y cualquiera que desagradara de alguna manera a Adolf Hitler y su equipo.

El primer campo de este tipo ampliamente conocido fue Dachau. Todavía no era un campo de exterminio como Auschwitz en las últimas etapas, pero las reglas eran salvajes. Los prisioneros eran golpeados, torturados y a menudo asesinados. A partir del verano de 1933, el comandante del campo fue Theodor Eicke, un personaje que todavía no es muy conocido.

Antes de la Primera Guerra Mundial, Eicke fue más bien un fracaso. Fue expulsado de la Realschule por suspender una nota, por lo que ingresó en el ejército como soldado raso. A partir de 1914 ejerció como tsalmeister (secretario o asistente), un cargo que no tiene un equivalente exacto en nuestro país, pero en general Eicke era un suboficial administrativo militar. Hizo un resumen de sus años de servicio, pero la guerra había terminado y necesitaba alimentar a su familia. No tenía estudios ni trabajo fijo, pero estaba firmemente convencido de que los comunistas y los judíos eran los culpables de todos los problemas. Intentó varias veces entrar en la policía, pero siempre fue expulsado por su mal carácter.

Sin embargo, en 1928 hizo nuevos amigos y dejó de buscar trabajo para ellos. Los amigos eran el partido de Hitler. Convertido en nazi, Eicke no tardó en implicarse en la lucha política tal y como ellos la entendían. Fue detenido por posesión de artefactos explosivos y durante un tiempo estuvo internado en un hospital psiquiátrico. Sin embargo, Himmler pensó que no había que desperdiciar un personal tan valioso: lo que le faltaba de competencia, lo compensaba con una actividad febril. Fue entonces cuando se presentó el puesto de comandante del campo de concentración.

Eike puso en práctica sus conocimientos como suboficial de la Primera Guerra Mundial. En Dachau, instituyó un régimen de terror claro y sistemático. Desarrolló un sofisticado sistema de castigo y aisló el campo de concentración del mundo exterior de forma ejemplar. Eicke aportó regularidad al sistema del campo, que se basaba en la erosión gradual pero constante de la salud física y mental de los internos.

Fue durante el periodo de los “campamentos” cuando surgió un sistema de unidades, denominadas genéricamente “Deadheads” (Cabezas muertas). No se trata de una división con el mismo nombre: originalmente eran precisamente las unidades dedicadas a la vigilancia y la gestión de los campos. Las primeras divisiones de las SS se formaron a partir de representantes de estas unidades, y también utilizaron símbolos comunes, por lo que en la mente popular se fusionaron después completamente bajo un único “cartel”.

“Cabeza Muerta” en la guerra

En 1939, Eicke recibió el encargo de formar y dirigir una división. Así nació la mismísima División Totenkopf. Inicialmente, en términos de estructura, era una unidad de infantería ordinaria (posteriormente motorizada). Sin embargo, en términos de contenido, era muy diferente de las fuerzas normales de la Wehrmacht. Su propio personal de los campos de concentración, los guardias y las unidades de apoyo, fueron elegidos como fuente de mano de obra. El personal de las SS era una verdadera (como diríamos hoy) escoria, pero su nivel de profesionalidad era mucho menor que el de las unidades ordinarias sin grandes nombres ni insignias temibles. Por ello, compensaron la falta de competencia con fanatismo dentro y fuera del campo de batalla en los años siguientes.

En 1940 la división se puso en marcha hacia Francia. Las SS habían sufrido grandes pérdidas, no temían su propia sangre y mataban ellos mismos a los prisioneros con facilidad. Fue entonces cuando los oficiales de su ejército apodaron a Eicke “El Carnicero”, caracterización que no se refería tanto a la matanza de prisioneros como a la muerte de sus propios soldados en ataques frontales.

Sin embargo, la verdadera “fama” le llegó a las SS en Rusia. Nada más comenzar la guerra en la URSS, Eike fue volado por una mina y herido, y en general la campaña en Rusia no fue un camino fácil para su unidad. La división atacó inicialmente en el Báltico y luego en el norte de las tierras rusas propiamente dichas. En noviembre, las pérdidas totales de la división, contando los heridos, alcanzaron los 9 mil, incluyendo la pérdida del hijo de Eike, Herman. Sin embargo, las reposiciones permitieron mantener las cifras altas. El otoño transcurrió con fuertes combates cerca de Staraya Russa. Y en diciembre de 1941 la división junto con otras conexiones fue cercada en la ciudad de Demiansk, cerca de Novgorod.

Unos cien mil alemanes se encontraron en una caldera. Nunca pudo ser destruido: la Wehrmacht y las SS eran un enemigo serio, y lanzaron provisiones al caldero desde el aire. Es cierto que faltaban, y las SS compensaban la falta de ropa de invierno robando a la población. A los prisioneros de guerra tampoco les esperaba nada bueno: las SS eran libres de fusilar a cualquiera que cayera en sus manos.

En el momento de desbloquear el cerco de Demiansk, sólo quedaban en las filas 6 mil de los 14 mil soldados de “Cabezas muertas”, y los supervivientes estaban extremadamente agotados. Nunca la división había hecho tanto honor a su nombre. La división fue trasladada a Francia, donde recibió unos meses de descanso.

La División Totenkopf volvió al frente a principios de 1943. Para entonces, las divisiones de las SS se habían reformado y eran realmente la élite militar del Reich. La “Cabeza Muerta” se elevó a un enorme número de 21 mil hombres (por esta razón, más tarde logró luchar con 2-4 divisiones o cuerpos de tanques del Ejército Rojo; rara vez llegaron a 10 mil bayonetas), complementado con un regimiento de tanques. En resumen, ahora las antiguas divisiones de las SS eran compuestos impactantes.

La muerte del verdugo fundador

El regreso al frente comenzó con la muerte del propio Eicke: el 26 de febrero de 1943, mientras volaba en una avioneta hacia la ubicación de uno de sus regimientos, se encontró con los rusos, y fue abatido por una ametralladora antiaérea. Sin él, las SS lograron montar un espectacular contraataque en Kharkov. Aquí también mancharon sus uniformes con masacres en hospitales capturados. Sin embargo, Kharkov fue la última victoria estratégica de los alemanes en el Frente Oriental.

Durante la batalla de Kursk, en el verano de 1943, las SS se vieron envueltas en cruentas batallas. “Totenkopf”, junto con las divisiones “Reich” y “Leibstandarte Adolf Hitler”, atacó en el centro de las formaciones alemanas. Sin embargo, muy pronto fue trasladada al Donbass, para luchar contra las fuerzas soviéticas que irrumpían en el valle del río Mius.

Cerca de la tumba de Saur, que se hizo famosa de nuevo en los tiempos modernos, las SS pudieron detener este ataque, pero ahora se convirtieron en una “brigada de fuego”, que fue llevada a lo largo de la línea del frente, desplazándose cada vez más hacia el oeste. Cada vez que los contraataques “desde las ruedas” le acarrearon grandes bajas en personal y equipo. Los carretes de la guerra giraron con una rapidez asombrosa.

Las últimas grandes batallas con las que se relaciona la División “Cabeza Muerta” se refieren a Hungría y Austria. Las SS participaron en una serie de contraataques alemanes en el invierno de 1945, cuando embistieron sin éxito las defensas soviéticas en Budapest. Los rusos repelieron estas ofensivas en la nieve y el barro, y la maltrecha división ya no participó especialmente en la batalla del lago Balaton en marzo de 1945.

En marzo comenzó la contraofensiva rusa, y las unidades de las SS fueron expulsadas del centro de Hungría como los corchos de una botella. Ahora estaban invadidos por el flujo del avance del Ejército Rojo, que no se detendría hasta el final de la guerra. Los restos de la división quedaron atrapados en una caldera en Viena. Los últimos hombres de las SS consiguieron salir de allí, pero sólo unos mil hombres consiguieron rendirse a los americanos. Aquí les esperaba el golpe final: los de la “Totenkopf”, dirigida por el último comandante de la división, Helmut Becker, fueron entregados a los rusos.

Becker pasó varios años disfrutando de la hospitalidad de los campos de Vorkuta (ciudad rusa en el Polo Norte). Este nazi convencido intentó sabotear el trabajo en el campo, y finalmente fue condenado a muerte por fusilamiento. Muchos de sus subordinados corrieron la misma suerte. Irónicamente, una división formada por guardias de campos de concentración acabó en un campo.

¿Y qué pasa con el símbolo?

En realidad, la “Cabeza de Adán”, también conocida como “Muerto”, es un símbolo antiguo. De todos modos, “Totenkopf” (su nombre en alemán) se ha utilizado durante mucho tiempo, en una variedad de unidades y circunstancias, y las calaveras y los huesos de las banderas piratas del siglo XVIII tienen la misma raíz. Los piratas, de hecho, los utilizaban muy raramente, y el Totenkopf de los nazis es un desarrollo de un tema popular en Prusia desde la época de Federico el Grande. Las “Totenkopfs” se utilizaron en el ejército alemán en la Primera Guerra Mundial, y más tarde se aplicaron al equipamiento de los Freikorps –las unidades de voluntarios alemanes– durante el periodo de agitación entre las guerras mundiales.

Así que los nazis utilizaron la “cabeza muerta” no sólo y no tanto como un nuevo símbolo siniestro, sino como una extensión de la tradición. Sin embargo, fueron ellos quienes crearon “el mismísimo totenkopf” utilizado por los soldados ucranianos.

Mientras que los Freikorps ponen simplemente una calavera y huesos en sus vehículos blindados, y digamos que las fuerzas especiales de la policía de Río de Janeiro utilizan una calavera con una daga y pistolas, una calavera girada en 3/4 con un par de huesos clavados horizontalmente detrás de la mandíbula, es un símbolo específicamente de las SS, estrechamente vinculado concretamente a los nazis. Así que el chevron, amado por los soldados Zbroid, no es de los Piratas, y ni siquiera de los Freikorps. Se trata de las SS, y de una unidad muy particular: matones y asesinos, un formidable adversario de las fuerzas aliadas en la Segunda Guerra Mundial.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.