Maldito verano; armas malditas Por Kirill Benediktov | RT edición en ruso

Maldito verano; armas malditas Por Kirill Benediktov | RT edición en ruso
Compartir vía:

La principal fiesta de Estados Unidos se ha visto empañada por brotes de violencia en todo el país. Esto se está convirtiendo en una mala tradición: el año pasado y algunos años antes hubo muchos tiroteos y asesinatos en esta festividad, pero 2022 marcó una especie de récord sangriento.

La organización no gubernamental Gun Violence Archive vigila de cerca los delitos cometidos con armas de fuego en Estados Unidos y, según sus datos, en 72 horas más de 220 personas fueron asesinadas o heridas en el país. Sólo el lunes 4 de julio se produjeron nueve tiroteos masivos (en Estados Unidos se entiende por tiroteo masivo los incidentes con cuatro o más víctimas en un mismo lugar).

Desde el viernes por la mañana hasta el lunes por la noche, 4 de julio, se produjeron tiroteos en Chicago (12 muertos, 69 heridos), en Nueva York (nueve muertos, 52 heridos), en Filadelfia (ocho muertos, diez heridos, entre ellos dos policías), en Baltimore (11 tiroteos: cuatro muertos, nueve heridos), en Gary, Indiana, la fiesta del Día de la Independencia se saldó con tres muertos, otros siete heridos trasladados a hospitales…

Dos incidentes espejo de la realidad

De este caleidoscopio de asesinatos y agresiones, destacan dos incidentes muy diferentes pero igualmente característicos del Estados Unidos contemporáneo.

En Nueva York, José Alba, un anciano dominicano propietario de una licorería, defendió su tienda contra un enorme matón negro 20 años más joven y dos cabezas más alto que él, interceptó un cuchillo y mató al asaltante. El hombre asesinado, un tal Austin Simon, que había cumplido condena por agredir a un policía, quería robar en la tienda de Alba o castigarle por negarse a dar a su novia patatas fritas gratis (no había dinero en su tarjeta). Todo ocurrió bajo las cámaras, hubo aparente autodefensa, y sin usar armas de fuego (el Estado de Nueva York es muy estricto al respecto), además, el dueño del negocio estaba defendiendo su propiedad privada (que es sagrada).

¿Y qué crees? El fiscal del distrito de Manhattan, Alvin Bragg, que durante su campaña ha pedido que se deje de perseguir una serie de delitos graves, puso inmediatamente a Alba entre rejas, fijó una fianza exorbitante de 250,000 dólares y le acusó de asesinato en segundo grado, que conlleva una pena de cárcel de 15 a 25 años.

El segundo caso es el del tiroteo masivo en la localidad de Highland Park, en Illinois. Highland Park es ese Estados Unidos pastoral que gustaba de mostrarse en las películas de Hollywood de los años 90, una pequeña ciudad muy bonita y bien cuidada, con parques y playas, calles limpias y casas de muñecas. La población de Highland Park es predominantemente blanca, con sólo un 1,8% de afroamericanos y un 8% de hispanos. Eso sitúa automáticamente a Highland Park en la categoría de ciudades prósperas en términos de delincuencia, el delito más común es el robo de coches.

Y por supuesto, los demócratas consiguen los votos: en las elecciones de 2020, Biden obtuvo más del 80% de los votos de Highland Park, mientras que un año antes, la acérrima liberal Nancy Rotering fue reelegida como alcaldesa. Uno de los puntos principales de su programa era el control estricto de las armas. El oponente de Rothering en las elecciones era el propietario de una tienda, Bob Crimo, que se autodenominaba “un hombre para el pueblo”, un típico pequeño empresario del campo estadounidense, el tipo de persona que conforma el electorado nuclear de Donald Trump.

Y el 4 de julio de 2022, el hijo de Bob Crimo, el rapero de veintidós años Robert Crimo III, conocido como Awake, se subió al tejado de una tienda con un rifle automático y abrió fuego contra una multitud festiva reunida para ver el desfile del Día de la Independencia. Mató a siete personas e hirió al menos a 25 espectadores y participantes en el desfile. Otros once resultaron heridos al entrar en pánico y huir de la carnicería.

Krimo fue detenido ocho horas después: la prensa liberal se apresuró de inmediato a declararlo trumpista, pero luego resultó que lo confundieron con su padre, que realmente apoyaba al expresidente. Y el rapero “durmiente”, a juzgar por sus publicaciones en las redes sociales, simpatizaba bastante con los antifascistas (antifa), y en general era una persona mentalmente inestable y obsesionada con la violencia. En 2019, quiso suicidarse y cuando su familia le disuadió de hacerlo, amenazó con matarlos a todos. Los agentes de policía visitaron entonces la casa de Krimo y encontraron e incautaron 16 cuchillos, una daga y una espada. Todo el arsenal fue entonces devuelto al padre del rapero. Krimo Sr. dijo que los cuchillos son suyos.

Pero aquí está lo interesante: gracias a los esfuerzos del alcalde Rothering, allá por 2013 el Consejo Municipal de Highland Park aprobó una ordenanza que prohíbe la portación de armas de asalto dentro de los límites de la ciudad. Los conservadores locales intentaron impugnar la ordenanza y el caso llegó hasta el Tribunal Supremo, pero éste confirmó la decisión. Los liberales celebraron su victoria, pero el tiroteo del 4 de julio demostró que se alegraron demasiado pronto.

Tiroteos masivos en diez fines de semana de junio

309 tiroteos masivos

Porque el “durmiente” simplemente se subió a su coche y condujo 25 millas hasta Chicago, donde compró un arsenal de armas de fuego, incluyendo, aparentemente, el rifle con el que se disparó a los participantes del desfile. Lo compró legalmente: su licencia de armas estaba en regla.

La tragedia de Highland Park, el tiroteo masivo 309 en Estados Unidos desde principios de este año, así como los anteriores tiroteos masivos en Yuvalde y Buffalo, se convirtió de nuevo en el motivo para que los demócratas culparan a los “horribles republicanos”, a la Asociación Nacional del Rifle y a Donald Trump personalmente de todo lo ocurrido. Y, por supuesto, para volver a pedir un control más estricto de las armas.

Joe Biden dijo que él y su esposa estaban “horrorizados por la violencia armada sin sentido” y no dejó de recordar que recientemente había firmado “el primer proyecto de ley bipartidista de reforma de las armas en casi 30 años” que seguramente “salvará muchas vidas”.

Se trata de un proyecto de ley que haría que los registros de los compradores de armas menores de 21 años estuvieran disponibles para la comprobación de antecedentes. El proyecto de ley proporciona a los estados financiación para un programa de “banderas rojas”, es decir, etiquetas que se colocan en los registros de ciudadanos potencialmente violentos en función de sus acciones o publicaciones en las redes sociales. Si esas etiquetas superan un determinado número, la ley permite la incautación temporal de las armas de esas personas no aptas.

Sin embargo, Robert Crimo se sometió a cuatro comprobaciones de antecedentes antes de obtener su licencia, y fue consultado en las bases de datos de la policía y del FBI. Aunque basta con ver la foto del rapero “durmiente” para entenderlo: es peligroso darle hasta un abrelatas a una persona así. Además, sus publicaciones en las redes sociales contienen tantas llamadas explícitas e implícitas a la violencia que serían suficientes para un par de docenas de “banderas rojas”.

Así que tenemos que seguir adelante, dicen los demócratas.

Localización de 213 tiroteos masivos en 2022

Pandemia de armas y codicia

“El mes pasado el Congreso demostró que los compromisos bipartidistas en materia de seguridad de las armas son posibles. Hoy se ha demostrado que no podemos quedarnos ahí”, dijo la senadora demócrata de Illinois Tammy Duckworth, ex teniente coronel del ejército estadounidense. Pide “deshacerse” de las armas de asalto y de los cargadores de alta capacidad, que se utilizan principalmente en los tiroteos masivos.

“Sólo hay una respuesta a nuestra pandemia de armas, y es luchar contra la codicia de la Asociación Nacional del Rifle y promulgar una verdadera reforma de las armas, que incluya la comprobación universal de los antecedentes y la prohibición de las armas de asalto”, escribió en Twitter el concejal de Chicago Mike Rodríguez.

Y el congresista de Illinois Marcus Evans (demócrata, por supuesto) se mostró preocupado por la reciente decisión del Tribunal Supremo que facilita el porte de armas de fuego en lugares públicos. En su opinión, “nos empuja en la dirección equivocada”. Pero el Tribunal Supremo se basó en la Segunda Enmienda de la Constitución. ¿Así que resulta que los demócratas están invadiendo lo sagrado?

Al oponerse a los partidarios de la venta libre de armas, el gobernador Jay Robert Pritzker dijo: “Nuestros padres fundadores llevaban mosquetes, no armas de asalto. Y no creo que ninguno de ellos hubiera dicho: ‘Tienes derecho constitucional a un arma de asalto con un cargador de alta capacidad'”.

A diferencia de los demócratas, que exigen la prohibición de las armas (al menos de las armas de asalto, pero idealmente de todas las armas), los políticos republicanos insisten en la necesidad de que las fuerzas del orden apliquen una mayor ley. “Necesitamos más policías en nuestras calles para mantener la seguridad de nuestras familias”, escribió en Twitter el senador de Illinois Darren Bailey. “La seguridad pública debe ser una prioridad absoluta”, añadió.

Pero, ¿quién lo proporcionará? Kamala Harris visitó Highland Park, donde estrechó la mano de los policías que detuvieron a Crimo ante las cámaras. “Todo el país tiene que entender que esto puede ocurrir en cualquier lugar, en cualquier comunidad pacífica”, dijo la vicepresidenta.

Círculo vicioso

Son palabras justas, pero ¿acaso sus compañeros del partido demócrata, durante los disturbios de “Black Lives Matter” en 2020, no defendían los recortes en la financiación de la policía? ¿No restringieron la libertad de acción de los agentes de la ley de tal manera que en los estados demócratas los policías empezaron a dimitir en masa? ¿Se trata sólo de la venta de armas o la lucha contra la “brutalidad policial” también ha desempeñado un papel en los recientes tiroteos masivos?

En Juwald, por ejemplo, la policía tuvo miedo de entrar en la escuela donde el asesino había disparado a los rehenes durante una hora y media, y sólo los guardias fronterizos llegaron para eliminar al sospechoso. El “durmiente” no fue detenido hasta ocho horas después, lo que significa que la seguridad del desfile estaba muy mal organizada…

Se trata de un grave problema estructural que amenaza nada menos que la seguridad nacional de Estados Unidos. Los responsables de este problema son los mismos demócratas que intentan culpar del aumento de la delincuencia a los partidarios de la Segunda Enmienda.

Existe un concepto en la sociología estadounidense llamado “efecto Ferguson” o “efecto Minneapolis”. Los investigadores han observado que, con mucha frecuencia, tras las protestas a gran escala contra la actuación policial se produce un grave repunte de los delitos violentos y, como consecuencia, una disminución de la determinación de los agentes del orden. Esto es exactamente lo que ocurrió en el verano de 2020, cuando el reincidente y drogadicto George Floyd murió en Minneapolis (supuestamente como resultado de una acción policial).

La ola de disturbios de “Black Lives Matter” que arrasó el país fue utilizada por los demócratas para combatir al odiado presidente Trump. La campaña “#Defund_the_police” hizo que muchas ciudades dejaran de financiar los departamentos de policía. Cientos de policías dimitieron. Los que se han quedado han tratado de abstenerse de actuar con agresividad contra los delincuentes por temor a ser objeto de represalias.

Además, en muchos estados, los llamados fiscales de distrito progresistas (muchos de los cuales fueron elegidos con el apoyo de George Soros) se negaron a procesar robos y agresiones si eran cometidos por delincuentes “racialmente correctos”. A la inversa: ¿recuerdan a Alvin Bragg, el fiscal del distrito de Manhattan al que se refiere este artículo? Fue George Soros quien invirtió un millón de dólares en su campaña electoral…

“Lo que se anunciaba como un amplio movimiento a favor de la justicia del sistema y la introducción del ‘ajuste de cuentas racial’ se ha traducido en cambio en un baño de sangre, que afecta sobre todo a los estadounidenses de raza negra”, reconoce amargamente Jerry Stepman, columnista de The Daily Signal. “La anarquía ha conducido a un ciclo de violencia y caos”, considera Stepman.

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos se está preparando seriamente para un sangriento verano de 2022. Altos funcionarios del Departamento de Justicia se reunieron recientemente en Filadelfia con fiscales y policías locales para ayudar a las ciudades del estado a prepararse para el próximo “calor” de la delincuencia.

Pero las posibilidades de que el debilitado sistema inmunitario del Estados Unidos de Joe Biden pueda hacer frente a una marea creciente de delincuencia que amenaza con convertirse en la más alta de este siglo son, francamente, escasas.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *