“Mi cama es tu cama”: Occidente y los refugiados ucranianos Por Vladimir Kornilov | RIA Novosti, Rusia

“Mi cama es tu cama”: Occidente y los refugiados ucranianos Por Vladimir Kornilov | RIA Novosti, Rusia
Compartir vía:

Los refugiados ucranianos se están convirtiendo en un gran problema para muchos países. La semana pasada su número superó el límite simbólico de los cinco millones de personas. A pesar de la desaceleración, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados prevé ahora que el número total de ciudadanos ucranianos que abandonarán su patria será de 8,3 millones. Esto puede ser todavía un escenario optimista.

Para muchos Estados, esta increíble afluencia de refugiados se ha convertido en una carga imposible de soportar, y algunos se quejan de que no sólo han llegado al límite de su capacidad, sino que lo han superado. Esto es especialmente cierto en el caso de Polonia, donde los ucranianos ya han aumentado su población en casi un 20%.

(Nota de la Redacción) Casi 500,000 refugiados procedentes de Ucrania están acogidos en Varsovia, lo que aumenta la población de la capital en un 25% aproximadamente. En Cracovia, el incremento supera el 15% de la población total. Esta y otras ciudades polacas han advertido recientemente que han llegado al límite de la cantidad de personas que pueden ayudar, y han pedido al gobierno que busque ayuda internacional. Estos llamamientos fueron respaldados por el Presidente Andrzej Duda, que también “hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que ayude a Polonia” a hacer frente a la crisis de los refugiados.

El gobierno no ha creado campamentos ni otras instalaciones de alojamiento a gran escala y, por ello, los que cruzan la frontera se han desplazado a menudo a las grandes ciudades, que consideran los mejores lugares para encontrar ayuda, alojamiento y trabajo. Dado que alrededor de la mitad de los refugiados que huyen a Polonia son niños, las escuelas de Varsovia están aceptando entre 800 y 1000 nuevos alumnos al día. Doce bebés de refugiados ucranianos han nacido en hospitales de Varsovia).

Como siempre, los hipócritas

Curiosamente, las potencias que más contribuyen a incitar una guerra y exigen “luchar hasta el último ucraniano”, han hecho todo lo posible para impedir que los ciudadanos ucranianos entren en su territorio o para limitar al máximo su entrada. Se trata principalmente de Estados Unidos y el Reino Unido.

Por ejemplo, Londres se resistió a acoger a los refugiados ucranianos durante mucho tiempo antes de verse obligado a aprobar un plan de “Hogar para Ucrania”, que incluía patrocinadores dispuestos a acoger a cambio de una subvención gubernamental de 350 libras. Sin embargo, el periódico The Observer habló recientemente con los implicados en el plan y reveló que el gobierno está haciendo deliberadamente todo lo posible para interrumpirlo y frenar el número de ucranianos que llegan.

El esquema estándar de los servicios de inmigración británicos es ahora el siguiente: se expiden visados de entrada a toda una familia de ucranianos excepto a uno de los hijos, lo que cierra la posibilidad de que la familia entre en Albión. Una fuente declaró al periódico: “Esto permite al gobierno afirmar que hemos expedido muchos visados. Pero crea una garantía de que los ucranianos no vendrán”. El Observador citó varios ejemplos para demostrar esta práctica deliberada.

De esta forma tan poco sofisticada, Londres informa de su preocupación por los ucranianos, mostrando: mira, se han expedido más de 40.000 visados para ellos. Al mismo tiempo, se mantiene fiel a la promesa de Boris Johnson de que “Ucrania debe luchar hasta la última gota de sangre”. Por eso, hasta ahora sólo han llegado a Gran Bretaña 6.600 ucranianos.

Pero aún más graves son las restricciones a la entrada de refugiados de Ucrania en Estados Unidos, que tan activamente ha echado leña al fuego del conflicto militar en ese país, pero que no quiere ver a los propios ucranianos. A pesar de que el presidente Joe Biden se declaró inicialmente dispuesto a aceptar hasta 100 mil refugiados, hasta mediados de abril Estados Unidos seguía siendo un absoluto anti-líder en esta materia, habiendo aceptado sólo a 12 personas. No es una errata, ¡exactamente 12! No miles, ni millones, sino 12 (doce) personas. Y esto a pesar de que incluso una ciudad de tiendas de campaña con refugiados ucranianos, que creían a Biden, ya había surgido en la frontera entre México y Estados Unidos. Resultó que el Presidente de EEUU está mucho más contento por los ucranianos en el territorio polaco que en el suyo propio.

Sólo la semana pasada, al darse cuenta de que un número tan mísero de visados para refugiados era irrisorio frente a las constantes afirmaciones de amor a Ucrania, Biden anunció triunfalmente que iba a introducir un programa separado para admitir a los ucranianos. No te lo vas a creer, pero en realidad copia el mismo esquema fraudulento británico que tanto critica The Observer. Es decir, un ucraniano debe tener también un patrocinador de entre los ciudadanos estadounidenses o las organizaciones no gubernamentales para entrar en Estados Unidos. La única diferencia con el plan británico es que Washington ni siquiera se ha molestado en asignar el mísero dinero que Londres promete para aceptar a los refugiados como reembolso de los gastos.

El nuevo programa de Biden no se ha puesto en marcha hasta esta semana, por lo que es difícil evaluar cómo funcionará en la práctica. A pesar del apoyo público sin precedentes (78%) a la idea de aceptar a los refugiados ucranianos, incluso los periódicos pro–demócratas expresan su escepticismo sobre este programa y, de paso, señalan que sólo 67 mil ucranianos podrían solicitarlo realmente, en lugar de cien mil, como promete la Casa Blanca. Sesenta y siete mil frente a los ocho millones de refugiados previstos es una gota de agua. Y ciertamente no hace justicia a la contribución de Washington para alimentar el conflicto ucraniano.

«Mi casa tu casa, mi cama tu cama»

Y ahora podemos ver cómo la idea de “apadrinar” a los refugiados ucranianos da lugar a escándalos y los pone en una situación de total dependencia, exponiéndolos a la explotación y, de hecho, a la esclavitud sexual (y son sobre todo mujeres las que van).

Por ejemplo, un reportero del diario británico The Times realizó recientemente un experimento haciéndose pasar por un refugiado ucraniano en plataformas online para encontrar este tipo de patrocinadores. Se topó con ofertas de hombres británicos mayores para compartir su cama a cambio de alojamiento. Durante dos días recibió 75 ofertas de ayuda, 41 de las cuales eran de hombres solteros y contenían referencias explícitas a los servicios que la supuesta ucraniana debía prestar a cambio.

Y el problema no es sólo británico. En Alemania existe incluso un vídeo satírico en el que un alemán de edad avanzada busca a “una joven y delgada mujer ucraniana” y, cuando la encuentra, le informa alegremente: “Mi casa es tu casa, mi cama es tu cama”.

La misma investigación de The Times también reveló que las ofertas para acoger a refugiados suelen provenir de personas que han tropezado con un subsidio del gobierno de 350 libras y no pueden permitirse mantener a los huéspedes. Esto ya está creando una serie de problemas y riesgos para los ucranianos. Olga, de 36 años, fue expulsada recientemente de una casa “hospitalaria” en Brighton y acabó en la calle. La anfitriona no había calculado cuánto habrían aumentado sus gastos de agua y calefacción con la llegada de su huésped (y los nuestros no se imaginan el nivel de ahorro en Europa). Por ello, Olga tuvo que pagar 50 libras a la semana, que no tenía, para cubrir estos gastos.

Krystyna Sivolap, de Kiev, se enteró al llegar a Vancouver (Canadá) de que tenía que hacerse una prueba médica rutinaria. Creyendo ingenuamente que los procedimientos obligatorios son gratuitos para los refugiados, recibió una factura de 400 dólares que no puede pagar. Incluso en la rica Suiza, los refugiados ucranianos se encuentran con que su país de acogida no tiene medios para mantener a sus huéspedes. Acaban haciendo cola en las organizaciones benéficas para alimentar a sus hijos. Hay muchas historias tristes como esta.

Los ucranianos que llegan a Europa y a Estados Unidos se enfrentan casi de inmediato a la dura realidad, dándose cuenta de repente de que los países occidentales sólo les apoyan cuando luchan contra los rusos o sirven de escudo humano a los nazis.

Para Rusia, son sus hermanos

Para Rusia, los ucranianos son su propio pueblo, hablan la misma lengua, entienden nuestras costumbres, asisten a las mismas iglesias, citan las mismas obras literarias o películas clásicas soviéticas, cantan las mismas canciones. No es de extrañar que los refugiados de Ucrania y, más aún, de las repúblicas ahora independientes de Donbass, sean recibidos en Rusia de forma muy diferente a los de Occidente.

Resulta aún más sorprendente ver a los propagandistas occidentales gritar que Rusia está supuestamente “deportando por la fuerza a miles de ucranianos”. Y esto, siguiendo al presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, lo repiten muchos medios de comunicación occidentales, que cuentan cuentos chinos sobre pobres que son llevados a Rusia, casi bajo amenaza de ser fusilados. Algunos han llegado a decir que Moscú está llevando por la fuerza a los ucranianos a Siberia y más allá del Círculo Polar Ártico. Y hacen pasar por “sensación” el programa estatal de retorno de compatriotas a Rusia, absolutamente voluntario, que está en vigor desde 2006 y al que durante este tiempo se han acogido hasta un millón de personas, incluidos ciudadanos de Ucrania. ¿Se imaginan el tremendo trabajo realizado por los periodistas británicos para encontrar este programa sobre los recursos del gobierno abierto en Rusia y presentarlo como su “exclusiva”?

Es cierto que en este coro de “sensaciones” huecas sobre un período casi nuevo de “deportaciones de pueblos por parte de Stalin” hay graves fallos. Una cosa es simplemente escribir sobre ellos desde Londres o, en el mejor de los casos, desde Lviv. Otra cosa es que los periodistas occidentales hablen directamente con los refugiados ucranianos en Rusia.

Por ejemplo, una periodista holandesa del periódico NRC, extremadamente antirruso, fue específicamente a Muromtsevo, en la región de Vladimir, donde habló personalmente con los residentes del centro de recepción de ciudadanos ucranianos. De repente, descubrió que todos estaban muy contentos de estar en Rusia, que eran “prorrusos” y que daban las gracias a los combatientes chechenos que les habían salvado de los nazis de Azov. Puede imaginarse la conmoción de la opinión pública europea ante tales publicaciones, después de todo lo que habían escuchado sobre las “atrocidades rusas” y las “deportaciones forzadas”.

El periódico incluso tuvo que dar una explicación especial a su artículo: “La visita del CNR al centro de refugiados de Muromtsevo fue inesperada y no se coordinó con nadie, la gente habló libremente y sin intimidación. A petición nuestra, compartieron fotos e información adicional para corroborar su historia”. Pero luego la posdata obligatoria: “No está claro hasta qué punto están al tanto de los acontecimientos en Ucrania después de varias semanas sin Internet y bajo la influencia de los medios estatales rusos”.

Por supuesto, los residentes de Mariúpol, que hablan de las atrocidades de Azov y de su rescate por parte de los chechenos, están mucho menos al tanto de los acontecimientos en Ucrania que los propagandistas antirrusos de los Países Bajos, Gran Bretaña o Estados Unidos. De lo contrario, no hay forma de explicar al lector occidental su agradecimiento a Rusia. Tampoco se explica la diferencia de actitud hacia los refugiados ucranianos en nuestro país, que los considera suyos, y en Occidente, donde sólo quieren una cosa: la guerra con Rusia hasta el último ucraniano.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.