No hay más salida que la guerra Por Chris Hedges | Scheerpostm. New Jersey, Estados Unidos

No hay más salida que la guerra Por Chris Hedges | Scheerpostm. New Jersey, Estados Unidos
Compartir vía:

Estados Unidos, como ilustra el voto casi unánime para proporcionar casi 40 mil millones de dólares en ayuda a Ucrania, está atrapado en la espiral de muerte del militarismo sin control.

✔️ No hay trenes de alta velocidad
✔️ Sin asistencia sanitaria universal
✔️ No hay un programa viable de ayuda a Covid
✔️ No hay respiro para la inflación del 8,3%
✔️ Ningún programa de infraestructuras para reparar las carreteras y puentes en mal estado, que requieren 41
✔️ 800 millones de dólares para arreglar los 43
✔️ 586 puentes estructuralmente deficientes, que tienen una antigüedad media de 68 años
✔️ Ninguna condonación de la deuda estudiantil de 1,7 billones de dólares
✔️ No se aborda la desigualdad de ingresos
✔️ Ningún programa para alimentar a los 17 millones de niños que se acuestan cada noche con hambre
✔️ Ningún control racional de las armas ni freno a la epidemia de violencia nihilista y tiroteos masivos
✔️ Ninguna ayuda para los 100,000 estadounidenses que mueren cada año por sobredosis de drogas
✔️ Ningún salario mínimo de 15 dólares la hora para contrarrestar 44 años de estancamiento salarial
✔️ Ningún respiro para los precios de la gasolina, que se prevé que alcancen los 6 dólares por galón

La economía de guerra permanente, implantada desde el final de la Segunda Guerra Mundial, ha destruido la economía privada, ha llevado a la nación a la bancarrota y ha despilfarrado billones de dólares del dinero de los contribuyentes.

La monopolización del capital por parte de los militares ha hecho que la deuda de Estados Unidos alcance los 30 billones (millones de millones) de dólares de dólares, 6 billones más que el PIB de Estados Unidos, que es de 24 billones. El servicio de esta deuda cuesta 300 mil millones de dólares al año.

Estamos pagando un alto coste social, político y económico por nuestro militarismo. Gastamos más en el ejército, 813 mil millones de dólares para el año fiscal 2023, que los siguientes nueve países, incluidos China y Rusia, juntos.

La muerte de la Pax Americana

Washington observa pasivamente cómo Estados Unidos se pudre, moral, política, económica y físicamente, mientras China, Rusia, Arabia Saudí, India y otros países se libran de la tiranía del dólar estadounidense y de la Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales (SWIFT), una red de mensajería que los bancos y otras instituciones financieras utilizan para enviar y recibir información, como las instrucciones de transferencia de dinero. Una vez que el dólar estadounidense deje de ser la moneda de reserva del mundo, una vez que haya una alternativa al SWIFT, se precipitará un colapso económico interno. Forzará la contracción inmediata del imperio estadounidense cerrando la mayoría de sus casi 800 instalaciones militares en el extranjero. Señalará la muerte de la Pax Americana.

Demócrata o Republicano. No importa. La guerra es la razón de ser del Estado. Los gastos militares extravagantes se justifican en nombre de la “seguridad nacional”. Los casi 40 mil millones de dólares asignados a Ucrania, la mayoría de los cuales van a parar a manos de fabricantes de armas como Raytheon Technologies, General Dynamics, Northrop Grumman, BAE Systems, Lockheed Martin y Boeing, son sólo el principio. Los estrategas militares, que afirman que la guerra será larga y prolongada, hablan de infusiones de 4 mil o 5 mil millones de dólares de ayuda militar al mes a Ucrania.

Nos enfrentamos a amenazas existenciales. Pero éstas no cuentan. El presupuesto propuesto para los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en el año fiscal 2023 es de 10,675 millones de dólares. El presupuesto propuesto para la Agencia de Protección Ambiental (EPA) es de 11,881 millones de dólares. Sólo Ucrania recibe más del doble de esa cantidad. Las pandemias y la emergencia climática son algo secundario. La guerra es lo único que importa. Esta es una receta para el suicidio colectivo.

Había tres frenos a la avaricia y la sed de sangre de la economía de guerra permanente que ya no existen. El primero fue la vieja ala liberal del Partido Demócrata, liderada por políticos como el senador George McGovern, el senador Eugene McCarthy y el senador J. William Fulbright, que escribió “La máquina de propaganda del Pentágono”. Los autodenominados progresistas, una lamentable minoría, en el Congreso hoy en día, desde Barbara Lee, que fue el único voto en la Cámara y el Senado que se opuso a una autorización amplia y abierta que permitiera al presidente hacer la guerra en Afganistán o en cualquier otro lugar, hasta Ilhan Omar, ahora se alinean obedientemente para financiar la última guerra por poderes.

El segundo freno fue el de los medios de comunicación independientes y el mundo académico, incluyendo a periodistas como I. F. Stone y Neil Sheehan junto con académicos como Seymour Melman, autor de “The Permanent War Economy” (La economía de guerra permanente) y “Pentagon Capitalism: The political economy of war” (El capitalismo del Pentágono: La economía política de la guerra).

En tercer lugar, y quizás el más importante, fue un movimiento organizado contra la guerra, dirigido por líderes religiosos como Dorothy Day, Martin Luther King Jr. y Phil y Dan Berrigan, así como por grupos como Estudiantes por una Sociedad Democrática (SDS). Comprendieron que el militarismo desenfrenado era una enfermedad mortal.

Ninguna de estas fuerzas de oposición, que no revirtieron la economía de guerra permanente pero frenaron sus excesos, existe ahora. Los dos partidos gobernantes han sido comprados por las corporaciones, especialmente los contratistas militares. La prensa es anémica y servil a la industria bélica. Los propagandistas de la guerra permanente, en su mayoría procedentes de grupos de reflexión de derechas generosamente financiados por la industria bélica, junto con antiguos funcionarios militares y de inteligencia, son citados o entrevistados exclusivamente como expertos militares.

Fantasías demenciales y peligrosas

El programa “Meet the Press” (Conozca a la Prensa) de la NBC emitió un segmento el 13 de mayo en el que funcionarios del Center for a New American Security (CNAS, Centro para una Nueva Seguridad Americana) simulaban cómo sería una guerra con China por Taiwán. La cofundadora del CNAS, Michèle Flournoy, que apareció en el segmento de juegos de guerra de “Meet the Press” y que fue considerada por Biden para dirigir el Pentágono, escribió en 2020 en la revista Foreign Affairs (Asuntos Externos) que Estados Unidos necesita desarrollar “la capacidad de amenazar de forma creíble con hundir todos los buques militares, submarinos y mercantes de China en el Mar de China Meridional en un plazo de 72 horas”.

El puñado de antimilitaristas y críticos del imperio desde la izquierda, como Noam Chomsky, y de la derecha, como Ron Paul, han sido declarados persona non grata por los medios de comunicación complacientes. La clase liberal se ha replegado en un activismo de boutique en el que las cuestiones de clase, el capitalismo y el militarismo son desechadas por la “cultura de la cancelación”, el multiculturalismo y la política de identidad. Los liberales están animando la guerra en Ucrania. Al menos en el inicio de la guerra con Irak se unieron a importantes protestas callejeras.

Ucrania es abrazada como la última cruzada por la libertad y la democracia contra el nuevo Hitler. Me temo que hay pocas esperanzas de hacer retroceder o frenar los desastres que se están orquestando a nivel nacional y mundial.  Los neoconservadores y los intervencionistas liberales cantan al unísono a favor de la guerra. Biden ha nombrado a estos belicistas, cuya actitud hacia la guerra nuclear es aterradoramente arrogante, para dirigir el Pentágono, el Consejo de Seguridad Nacional y el Departamento de Estado.

Como lo único que hacemos es la guerra, todas las soluciones propuestas son militares. Este aventurerismo militar acelera la decadencia, como ilustran la derrota en Vietnam y el despilfarro de 8 billones de dólares en las inútiles guerras de Oriente Medio. Se cree que la guerra y las sanciones paralizarán a Rusia, rica en gas y recursos naturales. La guerra, o la amenaza de guerra, frenará el creciente peso económico y militar de China.

Se trata de fantasías demenciales y peligrosas, perpetradas por una clase dirigente que se ha separado de la realidad. Al no poder salvar su propia sociedad y economía, buscan destruir las de sus competidores globales, especialmente Rusia y China. Una vez que los militaristas paralicen a Rusia, según el plan, centrarán la agresión militar en el Indo-Pacífico, dominando lo que Hillary Clinton como secretaria de Estado, refiriéndose al Pacífico, llamaba “el mar americano”.

No se puede hablar de guerra sin hablar de mercados. Estados Unidos, cuya tasa de crecimiento ha caído por debajo del 2 por ciento, mientras que la tasa de crecimiento de China es del 8,1 por ciento, ha recurrido a la agresión militar para apuntalar su tambaleante economía. Si Estados Unidos puede cortar el suministro de gas ruso a Europa, obligará a los europeos a comprar a Estados Unidos.

Al mismo tiempo, las empresas estadounidenses estarían encantadas de sustituir al Partido Comunista Chino, aunque tuvieran que hacerlo mediante la amenaza de guerra, para abrir un acceso sin restricciones a los mercados chinos. La guerra, si estalla con China, devastaría las economías china, estadounidense y mundial, destruyendo el libre comercio entre países como en la Primera Guerra Mundial.

Ave María desesperado

Washington está tratando desesperadamente de crear alianzas militares y económicas para protegerse de una China en ascenso, cuya economía se espera que supere a la de Estados Unidos en 2028, según el Centro de Investigación Económica y Empresarial (CEBR) del Reino Unido. La Casa Blanca ha dicho que la actual visita de Biden a Asia tiene por objeto enviar un “poderoso mensaje” a Pekín y a otros países sobre cómo podría ser el mundo si las democracias “se unen para dar forma a las reglas del juego”. La administración Biden ha invitado a Corea del Sur y a Japón a asistir a la cumbre de la OTAN en Madrid.

Pero cada vez menos naciones, incluso entre los aliados europeos, están dispuestas a dejarse dominar por Estados Unidos. El barniz de democracia de Washington y su supuesto respeto por los derechos humanos y las libertades civiles está tan empañado que es irrecuperable. Su decadencia económica, con una fabricación china un 70% superior a la de Estados Unidos, es irreversible. La guerra es un Ave María desesperado, empleado por los imperios moribundos a lo largo de la historia con consecuencias catastróficas.

“Fue el ascenso de Atenas y el miedo que esto infundió a Esparta lo que hizo inevitable la guerra”, señaló Tucídides en la Historia de la Guerra del Peloponeso.

Un componente clave para el mantenimiento del estado de guerra permanente fue la creación de la “Fuerza de Todos los Voluntarios”. Sin reclutas, la carga de la lucha contra las guerras recae en los pobres, la clase trabajadora y las familias de los militares. Esta “Fuerza de Todos los Voluntarios” permite que los hijos de la clase media, que lideraron el movimiento contra la guerra de Vietnam, eviten el servicio. Protege a los militares de las revueltas internas, llevadas a cabo por las tropas durante la guerra de Vietnam, que pusieron en peligro la cohesión de las fuerzas armadas.

La “Fuerza de Todos los Voluntarios”, al limitar el conjunto de tropas disponibles, también hace imposible las ambiciones globales de los militaristas. Desesperados por mantener o aumentar los niveles de tropas en Irak y Afganistán, los militares instituyeron la política de “stop-loss” («detener pérdidas») que prolongaba arbitrariamente los contratos de servicio activo. Su término de argot era el reclutamiento por la puerta trasera. El esfuerzo por reforzar el número de tropas mediante la contratación de contratistas militares privados también tuvo un efecto insignificante. El aumento del número de tropas no habría ganado las guerras de Irak y Afganistán, pero el ínfimo porcentaje de personas dispuestas a servir en el ejército (sólo el 7% de la población estadounidense es veterana) es un talón de Aquiles no reconocido por los militaristas.

“Como consecuencia, el problema de demasiada guerra y muy pocos soldados elude un examen serio”, escribe el historiador y coronel retirado del ejército Andrew Bacevich en “After the Apocalypse: The role of the United States in a transformed world” (“El papel de Estados Unidos en un mundo transformado”).

Visión demencial de sí mismo

“Las expectativas de que la tecnología cubra esa brecha –agrega Baceich– proporcionan una excusa para evitar plantear las preguntas más fundamentales: ¿Posee Estados Unidos los medios militares para obligar a los adversarios a refrendar su pretensión de ser la nación indispensable de la historia? Y si la respuesta es negativa, como sugieren las guerras posteriores al 11-S en Afganistán e Irak, ¿no tendría sentido que Washington moderara sus ambiciones en consecuencia?”.

Esta pregunta, como señala Bacevich, es “anatema”. Los estrategas militares trabajan a partir de la suposición de que las próximas guerras no se parecerán en nada a las pasadas. Invierten en teorías imaginarias de guerras futuras que ignoran las lecciones del pasado, asegurando más fiascos.

La clase política está tan autoengañada como los generales. Se niega a aceptar la aparición de un mundo multipolar y el palpable declive del poder estadounidense. Habla en el anticuado lenguaje del excepcionalismo y triunfalismo estadounidenses, creyendo que tiene derecho a imponer su voluntad como líder del “mundo libre”.

En su memorándum de orientación para la planificación de la defensa de 1992, el subsecretario de Defensa Paul Wolfowitz argumentó que Estados Unidos debe asegurarse de que no surja de nuevo ninguna superpotencia rival. Estados Unidos debe proyectar su fuerza militar para dominar un mundo unipolar a perpetuidad.

El 19 de febrero de 1998, en el programa “Today Show” de la NBC, la entonces secretaria de Estado Madeleine Albright dio la versión demócrata de esta doctrina de la unipolaridad. “Si tenemos que usar la fuerza es porque somos estadounidenses; somos la nación indispensable”, dijo. “Nos mantenemos firmes y vemos más allá que otros países en el futuro”.

Esta visión demencial de la “inigualable” supremacía mundial de Estados Unidos, por no hablar de la “bondad” y la “virtud” inigualables, ciega a los republicanos y demócratas del establishment. Los ataques militares que utilizaron “casualmente” para afirmar la doctrina de la unipolaridad, especialmente en Oriente Medio, engendraron rápidamente el terror yihadista y la guerra prolongada. Ninguno de ellos lo vio venir hasta que los aviones secuestrados se estrellaron contra las torres gemelas del World Trade Center. Que se aferren a esta absurda alucinación es el triunfo de la esperanza sobre la experiencia.

Hay un profundo odio entre el público por estos arquitectos elitistas de la Ivy League del imperialismo estadounidense. El imperialismo se toleraba cuando era capaz de proyectar poder en el extranjero y producir un aumento del nivel de vida en casa. Se toleró cuando se limitó a intervenciones encubiertas en países como Irán, Guatemala e Indonesia. Se descarriló en Vietnam. Las derrotas militares que siguieron fueron acompañadas de un declive constante del nivel de vida, el estancamiento de los salarios, el desmoronamiento de las infraestructuras y, finalmente, una serie de políticas económicas y acuerdos comerciales, orquestados por la misma clase dirigente, que desindustrializaron y empobrecieron el país.

Verdades y mentiras de Trump

Los oligarcas del establishment, ahora unidos en el Partido Demócrata, desconfían de Donald Trump. Él comete la herejía de cuestionar la santidad del imperio estadounidense. Trump se burló de la invasión de Irak como un “gran error”. Prometió “mantenernos fuera de una guerra interminable”. Trump fue cuestionado repetidamente sobre su relación con Vladimir Putin. Putin era “un asesino”, le dijo un entrevistador. “Hay muchos asesinos”, replicó Trump. “¿Crees que nuestro país es tan inocente?”. Trump se atrevió a decir una verdad que iba a ser para siempre: los militaristas habían vendido al pueblo estadounidense.

Noam Chomsky se llevó algunas críticas por señalar, correctamente, que Trump es el “único estadista” que ha presentado una propuesta “sensata” para resolver la crisis entre Rusia y Ucrania. La solución propuesta incluía “facilitar las negociaciones en lugar de socavarlas y avanzar hacia el establecimiento de algún tipo de acomodación en Europa… en la que no haya alianzas militares, sino sólo acomodación mutua”.

Trump está demasiado desenfocado y es demasiado voluble para ofrecer soluciones políticas serias. Fijó un calendario para retirarse de Afganistán, pero también intensificó la guerra económica contra Venezuela y reinstauró las aplastantes sanciones contra Cuba e Irán, a las que la administración Obama había puesto fin. Aumentó el presupuesto militar. Al parecer, coqueteó con llevar a cabo un ataque con misiles contra México para “destruir los laboratorios de drogas”.

Pero reconoció un disgusto por la mala gestión imperial que resuena en el público, que tiene todo el derecho a aborrecer a los mandarines engreídos que nos sumergen en una guerra tras otra. Trump miente como si respirara. Pero ellos también lo hacen.

Los 57 republicanos que se negaron a apoyar el paquete de ayuda de 40 mil millones de dólares a Ucrania, junto con muchos de los 19 proyectos de ley que incluían una ayuda anterior de 13 mil 600 millones de dólares para Ucrania, salen del chiflado mundo conspiranoico de Trump. Ellos, como Trump, repiten esta herejía. También ellos son atacados y censurados.

Pero cuanto más tiempo Biden y la clase dominante continúen vertiendo recursos en la guerra a nuestra costa, más ascenderán estos protofascistas, que ya están preparados para acabar con las ventajas demócratas en la Cámara y el Senado este otoño. Marjorie Taylor Greene, durante el debate sobre el paquete de ayuda a Ucrania, que la mayoría de los miembros no tuvieron tiempo de examinar de cerca, dijo: “40 mil millones de dólares, pero no hay leche de fórmula para las madres y los bebés estadounidenses”.

“Una cantidad desconocida de dinero a la CIA y a la factura suplementaria de Ucrania, pero no hay fórmula para los bebés estadounidenses”, añadió. “Dejen de financiar el cambio de régimen y las estafas de lavado de dinero. Un político estadounidense encubre sus crímenes en países como Ucrania”.

El demócrata Jamie Raskin atacó inmediatamente a Greene por repetir como un loro la “propaganda” del presidente ruso Vladimir Putin.

Greene, al igual que Trump, dijo una verdad que resuena en un público asediado. La oposición a la guerra permanente debería haber provenido de la pequeña ala progresista del Partido Demócrata, que desgraciadamente se vendió a la cobarde dirección del Partido Demócrata para salvar sus carreras políticas. Greene es un demente, pero Raskin y los demócratas venden su propia marca de locura.

Vamos a pagar un precio muy alto por esta burla.

(*) Chris Hedges es un periodista galardonado con el Premio Pulitzer que fue corresponsal en el extranjero durante quince años para The New York Times. También trabajó en el extranjero para The Dallas Morning News, The Christian Science Monitor y NPR.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *