«Nuestra ideología es el patriotismo» Por Modest Kohlerov | Instituto de Estrategia Rusa (RUSSTRAT)

«Nuestra ideología es el patriotismo» Por Modest Kohlerov | Instituto de Estrategia Rusa (RUSSTRAT)
Compartir vía:

El Instituto RUSSTRAT presenta la transcripción de la intervención del redactor jefe de la agencia de noticias REGNUM en la mesa redonda del 1 de junio de 2022 “Rusia: ¿Qué imagen del futuro corresponde a los objetivos del desarrollo nacional?”, organizada por el Instituto RUSSTRAT y REGNUM.

Para empezar, estoy convencido de que, para la mayoría de nosotros, las fechas principales de nuestra historia son el 9 de mayo y el 12 de abril. Se trata de la cuestión de nuestros logros tecnológicos. Dicho esto, existe un claro consenso nacional sobre el 9 de mayo. Hace sólo unos años, el 85% de los encuestados consideraba el 9 de mayo como la fiesta principal. Incluso el Año Nuevo fue menos. Un poco, pero menos.

El horror de la situación es que en Ucrania el 86% de esos ciudadanos consideraron el 9 de mayo como la fiesta principal. Pero ahora la situación está en un punto de ruptura. Permítanme nombrar algunas cifras más que reflejan el consenso. El 90% apoya al “Regimiento Inmortal”. El 90% está en contra de la reforma de las pensiones.

La esencia de la reforma de las pensiones no es el cambio de la edad de jubilación, sino el hecho de que, por ejemplo, mis padres sean mineros. Se jubilaron pronto y siguieron trabajando y fueron las personas más ricas de nuestra zona. La nueva edad de jubilación no ofrece la oportunidad de ganar honestamente en paralelo y finalmente hacerse rico al menos en la vejez.

Siguiente. El 90% está en contra de las concesiones en las Kuriles, pero ahora el tema está superado. El 90-95% son para Crimea. También es un consenso. Obsérvese que nuestras encuestas muestran tradicionalmente un 15% (máximo 20%) de personas que se definen de forma estable como oposición liberal. No superarán el 15%; ocasionalmente puede ser el 20%. En otras palabras, el consenso incluye a esta parte liberal de nuestro pueblo. Al menos la mitad de ellos apoyan los valores comunes y esto es un consenso nacional.

El ideal común es la justicia

Volveré a hablar de las encuestas a propósito más adelante, pero por ahora quiero desviar mi atención hacia el tema de los jóvenes. Y para hablar un poco de mi vida personal, discúlpenme. Nuestros jóvenes han realizado ante mis ojos un indudable milagro de patriotismo y amor a la Patria. Nuestros jóvenes luchan ahora por liberar a Ucrania del nazismo. Todos ellos son menores de 40 años. Todos ellos.

Pensamos que los dispositivos son importantes para ellos. Pero no lo son. El patriotismo, el amor a la Patria está en la tradición de estas personas, de estos hermosos jóvenes, nuestros guerreros. Su principal tradición es amar y defender la Patria. ¡Es un milagro que lo estemos presenciando ahora! Hay un sondeo de VTsIOM muy crítico: cuánto por ciento apoya la operación especial. 70-72%. ¡Esto es muy alto! Es una cifra de consenso.

Quiero decir, disculpen, que tengo sentimientos paternales como padre de muchos hijos, mi hijo viene ahora a Moscú desde Mariúpol donde fue voluntario. Estoy orgulloso de él.

Siguiente. Hay muchas encuestas en nuestra historia de la investigación sociológica, pero la absoluta y abrumadora mayoría de ellas son encuestas de grupos pequeños, de 1,600 a 2,000 personas encuestadas. Sí, las muestras son representativas, podemos guiarnos aproximadamente por ellas, pero en los 35 años de historia de las encuestas sociológicas en nuestro país no se realizaron más de 15 encuestas sobre una muestra enorme. Son 40-50 mil. Sobre la anexión de Crimea, por ejemplo. REGNUM realizó una serie de encuestas de este tipo con 50 mil o más encuestados. Este es un programa especial y muy caro.

Así que estas “grandes” encuestas me impresionaron. Me impresionó el gran número de monárquicos: entre el 24 y el 25%. Me doy cuenta de que no es el mismo “monárquico embaucado”, claro, es otro tipo de monárquico. Y entonces comienzan las maravillas. Preguntamos: ¿de qué lado habrías estado en el 17? Lo pedimos en diciembre de 2019. ¡Por los bolcheviques! El número total de partidarios de los bolcheviques es de aproximadamente el 60%. De nuevo, no digo que la gente tenga una buena idea de esa realidad, sino que se deja llevar por el sentido de la justicia. ¡Esto es importante!

¿Cuál es la proporción de personas que piensan que es probable que se produzca pronto una revolución en Rusia? “Pronto habrá una revolución”, 46%. “Nunca habrá uno en nuestra vida”, menos del 45%. Sabemos que el 15% de los votantes siempre vota automáticamente a cualquier poder. No les importa mientras todo esté bien. Sabemos que lo principal no depende tanto del porcentaje de votantes como de su movilización. Recuerdo muy bien el octubre de 1993 que viví. Las calles estaban vacías, no había policía, y los ciudadanos activos caminaban libremente aquí y allá y hablaban. En eso consiste la movilización del electorado.

Etnias y nacionalidades

A continuación, la cuestión de la idea nacional. Así pues, Rusia es un estado multinacional, ¿qué opina, se puede llamar al pueblo de Rusia un solo pueblo? Estos son los datos de 2019, el coronavirus fue el siguiente. La respuesta: “sí, somos un solo pueblo, que reúne diferentes etnias”, 41%. “No, sólo podemos hablar de una unión de pueblos, pero no de un solo pueblo”, 29.1%. “Es difícil decirlo, pero somos una nación especial”, 14.2%. Entre “es difícil decirlo” y “sí, todos somos un solo pueblo”, 55%. Es mucho, es una mayoría dinámica. Es bueno.

A continuación, estudiamos a nuestra gente. La pregunta: ¿quién es ruso? Personalmente, en este ámbito soy un polemista atribulado de manera absoluta. Viví diferentes estados de ánimo en mi juventud y ahora veo cómo ladran continuamente en las redes sociales sobre qué nacionalismo es útil, qué es perjudicial. El nacionalismo étnico es perjudicial. Políticos, culturales, de lengua común, de ámbito nacional: útiles.

Pero nuestro pueblo es tradicionalmente torpe con la terminología y no se asusta de la palabra “étnico”. Al mismo tiempo es una perfecta “mesa de Mendeleev” (por el científico ruso Dimitri Ivanovich Mendeléyev que en 1869 creo la Tabla Periódica). Si uno se dirigiera a sí mismo con estas exigencias étnicas, seguramente no pasaría ninguna inquisición.

Recuerdo que en 2010, en diciembre, hubo una concentración masiva en la plaza Manezhnaya, tras el asesinato de un aficionado al fútbol. Todos querían “limpiar el Cáucaso” de una manera u otra. Salió una multitud de jóvenes y hablaron dos líderes del movimiento nacionalista. Uno era judío y el otro un hombre de apellido armenio. Le pregunté: “Hijo, ¿cómo vas a vencer al Cáucaso, en ti mismo? Más tarde se supo que estaba enfadado con su padre armenio.

¿Quién crees que es ruso? El 21.6% respondió que alguien que pertenece a la cultura rusa. El 22.3% cree que es un estado de ánimo. Ciudadanía, en el sentido de que todos somos rusos independientemente de la nacionalidad, 19.3%. Y sólo el 34.2% cree que en el sentido general “ruso” es la nacionalidad. ¿Pero cómo entienden la nacionalidad? Aquí deberíamos estudiarlo más a fondo. Entiendo la nacionalidad como autodeterminación personal. Alexander Blok, Vladimir Dal, son rusos. Y un demonio loco es el que lo niega.

Pregunta: ¿tiene representantes de otras nacionalidades en su familia? “Puede ser” – 21.5%. “Sólo un representante”, responde con temor el 11.3%. “No”, responde estrictamente el 38.7%, aunque no significa que no haya ninguno. Porque tradicionalmente tenemos gente que no recuerda a sus antepasados más allá de sus abuelos.

Recuerdo muy bien por los datos sociológicos cómo cambió la identidad étnica en el Kuban (una región histórica y geográfica adyacente al Cáucaso Norte, adyacente a la orilla izquierda del río Kuban y sus afluentes hasta la ciudad de Ust-Labinsk; el territorio del Kuban histórico es el territorio ocupado por el Ejército Cosaco del Mar Negro, es decir, desde la orilla derecha del río Kuban hasta la costa del Mar de Azov. La orilla izquierda del río Kuban se llamaba “Zakubanye”. La mayor ciudad de la región y su centro histórico es la ciudad de Krasnodar o Yekaterinodar).

Nacionalismo

En 1905, la Academia Imperial de Ciencias reconoció el ucraniano como lengua propia. El censo de 1897 determinó a los rusos, bielorrusos y pequeños rusos por su lengua. Por decisión del Congreso Etnográfico Internacional, celebrado en Petersburgo en 1873, la lengua fue reconocida como el principal, si no el único, signo de nacionalidad.

En contra de su propio censo de 1897, la Academia Imperial de Ciencias reconoció al Pequeño Ruso como una nacionalidad separada, y en cumplimiento de ello, todos los dialectos del sur de Rusia –Kuban, Don, Voronezh– fueron pintados con el ucraniano. Los habitantes de Kuban entraron en el periodo soviético con una identidad tan vacilante. Y en 1941 abordaron la guerra ya como rusos, a pesar de la ucranización de la Ucrania soviética y de los distritos colindantes de la Rusia soviética.

Sobre la multinacionalidad. Pregunta: ¿qué opina de los matrimonios interétnicos? Con serenidad, 57.1%. Ese es un poderoso fundamento impenetrable de nuestro pueblo. Analicemos más a fondo los matices. Tenemos una actitud positiva en general, 16,6%. Personalmente tengo una actitud positiva, como pariente armenio te lo diré. Pero un detalle importante es cuántas personas niegan esos matrimonios, cuán grande es el potencial.

La base sociológica de los que intentan formular el nacionalismo étnico ruso en Rusia es grande. Actitud “muy mala” hacia los matrimonios interétnicos, 4.6%. “Bastante mal porque habrá una diferencia por las mentalidades”, 10.9%. Estas personas son bien visibles en las redes sociales, son activas, pero son marginales. No digo que esto no deba molestarnos, es un desastre.

Pregunta: ¿considera oprimida la situación de su pueblo en Rusia? “Sí, mi pueblo está oprimido, su situación es peor que la de otros”, 19.3%. Hay que ver cómo estas pequeñas participaciones en otras emisiones crecen de repente hasta el 19.3%. ¿De qué se trata esta gente? Tenemos que buscar eso.

Y por último, la pregunta: ¿se considera usted nacionalista? “Sí”, 4.3%. “Más bien sí”, 11.1%. Recordemos que el 4.6 y el 10.9 tienen una mala actitud hacia el matrimonio interétnico. Coincidencia absoluta: quien trata mal los matrimonios interétnicos se considera nacionalista.

Aquí, por supuesto, está el problema y la esfera de los responsables de los medios de comunicación. Nadie se toma la molestia de luchar por aclarar el significado de las palabras “nacionalista”, “nacionalismo político”, “nacionalismo étnico”.

Recuerdo cuando hace 14-15 años Putin, habiendo ya nombrado a Medvedev como su sucesor, lo elogió y dijo “un tipo normal, un nacionalista”. Y el personal de Medvedev jadeó: “¡Dios mío, cómo, qué hacer, dónde, por qué!”. Porque para muchos, la definición de “nacionalista” está etiquetada negativamente. Sí, lo es y no se puede hacer nada al respecto.

¿Necesitamos una ideología unificada? Somos el último pueblo soviético que se contagió de la Unión Soviética como adulto, recordamos y sabemos muy bien cuál es la ideología dominante. Comité del Partido, mentiras, hipocresía, palabrería vacía e intentos de la imposición hipócrita.

Incluso puedo recordar ahora en qué lugar exacto de mi departamento de historia había una sala del comité del partido. Pensaban que estaban dirigiendo el proceso. Y entonces todo el mundo se metió en empresas conjuntas y demás. Esta deriva, la deriva del partido gobernante al final del gobierno de Gorbachov fue muy notable. Lo recordamos muy bien, y fue una pena.

No puedo evitarlo, no quiero una ideología tan unida. Hemos estado allí, lo sabemos. Eso por un lado. Por otro lado, veo mucho, estoy trabajando y leo entre 1,200 y 1,500 noticias al día en el trabajo. Veo quiénes son los que más luchan para que se establezca algún tipo de ideología oficial unificada en nuestro país. No quiero arremeter contra nadie, pero son los que ya lo han inventado sentados en su cocina. Tengo la sensación de que lo han inventado ellos mismos.

Formular una ideología unificada

Somos un gran país multiétnico, somos una nación compleja. Nunca seremos un Estado-nación con dictados étnicos. Las comparaciones con la Ucrania neonazi, con los estados caucásicos, debemos rechazarlas inmediata y definitivamente. Pero esta conversación se mantiene todo el tiempo. Es bueno. Toda la vida hemos estado rechazando, negando la necesidad de una ideología común. “Ok –digo– ok chicos, me rindo”.

Estoy de acuerdo en que hay que formular algún tipo de ideología unificada, pero no debe ser un tratado con muchas páginas. Nadie más que el autor lo va a estudiar y perfilar. Por lo tanto, es necesario definir conceptos fragmentarios y contables que deberían constituir la base de un consenso, que vemos que tenemos. Sociológicamente el consenso es fijo.

Putin dijo una vez que nuestra ideología es el patriotismo. ¿A qué deben subordinarse los objetivos nacionales de desarrollo? Diré que ciertamente me gustaría pensar en tres puntos. Dios ama la trinidad. Pero sólo se me han ocurrido dos. El primero es la soberanía y la independencia. Para eso sirve el proteccionismo económico: para nuestra independencia económica. No hay distribución especulativa de nuestra propiedad.

Nos quitan miles de millones de dólares de reservas extranjeras y no estornuda ni un gato. Porque ya estaban allí. Ya no estaban a nuestro servicio. Número uno. La soberanía, la independencia y el proteccionismo que las asegura. Nos lo podemos permitir. Somos un país grande y rico. Si no nos vendemos al por menor, ganamos.

El segundo punto, que humildemente expondré no como un eslogan sino como un valor. La justicia social. Nuestro Estado es un Estado social. El capitalismo moderno ya es socialmente liberal, una política social que existe en el mundo desde hace 150 años. Soy socialista de corazón y por convicción, pero mi socialismo puede asustar a algunas personas.

Bueno, no te asustes, hijo, no te asustes. Proporciónanos justicia social y todo irá bien. ¡Igualdad de oportunidades! No a la mercantilización del sector público, educación gratuita, sanidad gratuita, pensiones dignas. Este es ese socialismo real y práctico que podemos llamar justicia social. Eso es todo, camaradas.

¿Necesitamos algo más?

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.