Occidente y el régimen de Kiev tendrán que responder por el genocidio Instituto de Estrategia Rusa | RUSSTRAT

Occidente y el régimen de Kiev tendrán que responder por el genocidio Instituto de Estrategia Rusa | RUSSTRAT
Compartir vía:

Harper Lee escribió la novela “Matar a un ruiseñor” en 1960. Es una novela sobre el racismo y sobre las personas que ven el tema de diferentes maneras. La narración cuenta cómo una mayoría blanca condenó a un negro, Tom Robinson, a ser electrocutado por violar a Mayella Ewell, cosa que no hizo. Atticus Finn actuó como abogado del acusado ante el jurado. Ninguna de las pruebas de la inocencia de Tom fue tenida en cuenta por el tribunal.

Aquí está la escena final del episodio del juicio:

«- Atticus, dijo Jim con hosquedad. Atticus se detuvo en la puerta.

– ¿Qué, hijo?

– ¿Qué hicieron, cómo pudieron?

– No sé cómo, pero podrían. Lo han hecho antes y lo volverán a hacer muchas veces, y son sólo los niños los que lloran».

Como puedes ver, nada ha cambiado en ese mundo. Nosotros vemos el genocidio, ellos no lo ven. Nosotros registramos los crímenes contra la humanidad, ellos no prestan atención. Nos lavamos la cara con sangre, dicen que habrá más sangre. “Lo han hecho antes y lo volverán a hacer muchas veces”.

Lo siguiente parece monstruoso. El 11 de septiembre de 2001 se produjeron atentados terroristas en Estados Unidos. Aviones pilotados por islamistas se estrellaron contra el World Trade Centre de Nueva York y el Departamento de Defensa de Estados Unidos en Arlington. Murieron 2,977 personas, 24 desaparecieron y unas 6,300 resultaron heridas.

Tras los atentados, el gobierno de George W. Bush lanzó la llamada “Guerra contra el Terrorismo”. La operación militar global “Libertad Duradera” incluyó operaciones militares en Afganistán e Irak, que condujeron al derrocamiento de gobiernos en funciones. La lucha contra el terrorismo no se limita a estos países. Hay que añadir otros siete países y regiones. La presencia militar estadounidense en varios lugares continúa hasta hoy.

Entonces, Rusia tuvo en cuenta los intereses de EEUU y sus aliados al proporcionar un corredor logístico para el movimiento de los suministros necesarios a través de su territorio. Pero, como ya es evidente, el gesto de buena voluntad ha pasado desapercibido.

Se puede hacer una comparación. Estados Unidos perdió unos 3,000 hombres. Arrasaron con una buena parte del mundo gracias a ello. Los nazis mataron a 14,000 personas en el Donbass. ¿Y se supone que debemos mirar en silencio?

Guerra contra los ucronazis

La operación militar especial fue una respuesta digna al genocidio de la población de las repúblicas populares de Donetsk (DNR) y Luhansk (LNR), y de hecho de toda Ucrania. La gente que vive allí está constantemente expuesta a las atrocidades del régimen nacionalista de Kiev. Los que expresan su desacuerdo son exterminados. Los habitantes del Donbass son ahora llamados generalmente “objetos biológicos”.

Hace poco, los ucranazis lanzaron ataques con misiles contra Kherson e Izyum. Se utilizaron misiles balísticos Tochka-U y lanzacohetes múltiples de alta potencia. Según el Ministerio de Defensa ruso, los medios de defensa aérea repelieron los ataques. Una declaración oficial posterior del Ministerio de Defensa ruso afirmó que “los ataques ucranianos de carácter indiscriminado contra zonas residenciales de Izyum y Kherson son un crimen de guerra”. Eso es correcto. De tipo militar, conciso y preciso.

El hecho de que los nazis utilicen armas prohibidas internacionalmente, incluidas las municiones de racimo, contra la población civil no preocupa a Occidente. Tampoco le importa en absoluto el uso de armas contra civiles y objetos civiles.

Una de las conclusiones es que al destruir a la población de Ucrania, que no ha soportado las ideas neonazis, el régimen de Kiev recibe todo el apoyo de este mismo colectivo occidental.

Sólo en la DNR, entre el 22 y el 29 de abril de 2022, murieron 72 civiles y 57 resultaron heridos. En la semana anterior murieron 42 personas. Se puede ver que los nazis son cada vez más brutales. Un total de 7.034 civiles, entre ellos 101 niños, han muerto desde el comienzo de la agresión ucraniana. ¿No es esto un genocidio?

Es para detener el genocidio que nuestros militares, junto con las milicias populares de la DNR y la LNR, están llevando a cabo una operación militar especial. Todo es correcto. Las tareas establecidas para las Fuerzas Armadas deben cumplirse. Esto debe aplicarse a todo el territorio de Ucrania. De lo contrario, la locura neonazi nunca se detendrá. Los criminales deben ser encontrados y castigados.

Como dice el refrán: por muchos hilos que se aten, el final se encontrará.

El 25 de abril de 2022, el presidente ruso Vladimir Putin, en una reunión de la junta de la Fiscalía General, le encargó que preparara la base de pruebas de los crímenes cometidos por los nacionalistas en Ucrania. Esta es su orden: “Pido al Comité de Investigación de Rusia, a todos los órganos de investigación, que registren detalladamente estos delitos, identifiquen a sus organizadores y autores, inicien y lleven las causas penales a su conclusión lógica, a los tribunales. La base de pruebas debe reflejar los datos desde el inicio del Golpe de Estado de 2014 en Kiev”.

¿Qué hacer con los genocidas?

El 27 de abril, el presidente del Comité de Investigación ruso, Aleksandr Bastrykin, celebró una reunión en Luhansk para investigar los crímenes cometidos por los militares y nacionalistas ucranianos en Donbás y Ucrania. En total, se han abierto unas 800 causas penales por delitos contra la población civil en Donbás y contra el ejército ruso. Sólo los investigadores militares identificaron a más de 5,600 civiles como víctimas y los daños causados a éstos ascendieron a más de 4,800 millones de rublos.

Uno de estos casos importantes es el genocidio de los habitantes de la ciudad de Shchastye en la RNL. Los bombardeos de artillería de las AFU desde finales de febrero de 2022 han matado a muchas personas en esa zona y han herido a cientos de residentes. El Comité de Investigación ruso abrió una causa penal contra militares ucranianos de las AFU en virtud del artículo 357 (Genocidio) del Código Penal ruso. La sanción máxima prevista en este artículo es la cadena perpetua o la pena de muerte.

Anteriormente, Aleksandr Bastrykin celebró una reunión similar en Donetsk. En ese momento, se informó de que las fiscalías de la DNR y la LNR tenían al menos seis mil casos penales de este tipo en total.

La venganza por lo que han hecho ya está alcanzando a los delincuentes. Según el jefe de la Comisión de Investigación, ya se han pronunciado algunos veredictos. ¿Y qué debemos hacer con este tipo de malhechores? Los medios de comunicación informaron de la detención en Mariupol de un soldado de la 36ª brigada del Cuerpo de Marines de las Fuerzas Armadas de Ucrania, el teniente superior Serhiy Batynskyy. A principios de abril, los militares ucranianos detuvieron a un matrimonio en un puesto de control. A continuación, Batynskyy violó a su mujer y mató al marido de un disparo. Batynskyy fue detenido por nuestras fuerzas de seguridad. El Comité de Investigación abrió una causa penal contra él en virtud del artículo 356 (Trato cruel a la población civil) del Código Penal de la Federación Rusa.

¿Cómo se clasifica el genocidio en el mundo moderno?

Según la “Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio” (adoptada por la resolución 260 (III) de la Asamblea General de la ONU, de 9 de diciembre de 1948), se entiende por genocidio (artículo II):

“…los actos cometidos con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, como tal:
(a) Matar a los miembros de dicho grupo;
(b) Causar un daño físico o mental grave a los miembros de dicho grupo;
(c) Infligir deliberadamente a un grupo condiciones de vida calculadas para provocar su destrucción física total o parcial;
(d) El propósito de prevenir los nacimientos dentro de dicho grupo;
(e) El traslado forzoso de niños de un grupo humano a otro”.

Lo que hacen los ucronazis

¿Cuál era la situación en Ucrania antes de la Operación Militar Especial (OME)? Un grupo étnico de personas unidas por varias características comunes, incluida una lengua rusa común, se negó a obedecer a la junta ucraniana que predicaba teorías de superioridad racial y nazismo odiadas por los rusos étnicos, ahora con el prefijo “neo”. A partir de entonces, por miedo a la destrucción física, económica, cultural y de otro tipo por parte del régimen neonazi, las etnias opusieron resistencia armada.

Al estar en minoría, este grupo de personas estaba siendo despiadada e impunemente castigado por el bando contrario durante casi ocho años. Se trata de una descripción muy general de los acontecimientos que podría ampliarse en el tiempo. En cualquier caso, se cometió un genocidio (esa es la palabra que se utiliza en la Convención), sin que hubiera ninguna señal de ello. Estaba allí, ¡y punto!

El genocidio, según la Convención, es un delito (artículo I) y es punible:

“Artículo III. Los siguientes actos son punibles:
(a) Genocidio;
(b) Conspiración para cometer genocidio
(c) Incitación directa y pública a cometer genocidio
(d) Tentativa de genocidio;
(e) complicidad en el genocidio”.

Los autores de genocidio también son punibles:

“Artículo IV. Las personas que cometan genocidio o cualquiera de los otros actos enumerados en el artículo III serán castigadas, ya sean gobernantes constitucionalmente responsables, funcionarios públicos o particulares”.

Existen algunas diferencias en la redacción del genocidio en la legislación rusa, aunque se mantiene un enfoque común con los instrumentos internacionales.

Y aquí está Occidente de nuevo con su visión “especial”. Hay una cierta inversión de opinión por parte de los dirigentes locales. Por ejemplo, el presidente estadounidense Joe Biden no consideró en un principio que los sucesos (provocación de los ucranazis) en Bucha fueran un genocidio, calificándolos de “crímenes de guerra”. Entonces calificó lo que estaba ocurriendo en Ucrania como un genocidio cometido por Rusia contra los ucranianos. Esto ocurrió en la noche del 12 al 13 de abril. Un día después, el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, repitió su valoración.

Luego, el 27 de abril de este año, la Cámara de los Comunes de Canadá aprueba una resolución (por unanimidad) que reconoce los acontecimientos en Ucrania como un genocidio. Por supuesto, con la culpa de Rusia.

Me pregunto cuánto tiempo habrían permanecido indiferentes Estados Unidos o Gran Bretaña a la suerte de sus compatriotas. Intervendrían de inmediato. De alguna manera, no hay duda de ello.

Quieren hacer lo mismo con Rusia

Resulta que se puede y se debe hacer lo mismo con Rusia. Todo a lo largo de la analogía del juicio injusto en Matar a un ruiseñor. Deja que se equivoque, incluso si tiene la razón. Llevan mucho tiempo preparándose. Hemos esperado treinta años. Durante este tiempo incluso consiguieron reescribir los libros de texto. Hasta el punto de que la parafernalia fascista dejó de llamar la atención. Parece que sólo los judíos se preocuparon junto con nosotros. Los demás ya estamos aceptando lo que ocurre como norma. Pronto empezarán a zigzaguear en las reuniones de los líderes de la Unión Europea y la OTAN.

Pero no todo es tan malo. Es característico que sólo en Occidente se nos trate así. Oriente, Asia y África ven la situación de manera diferente. Las políticas coloniales occidentales basadas, de nuevo, en la teoría de la superioridad racial son bien recordadas allí.

Tendremos que ser pacientes hasta que se identifique a todos los verdugos del régimen nazi de Kiev y a sus promotores. Por supuesto, se esconderán de la justicia. Las organizaciones europeas o de otro tipo no parecen dispuestas a ayudarnos en este sentido.. Una vez más, tendremos que hacerlo todo nosotros mismos. Bueno, no sería la primera vez.

Hay otros comentarios. Se refieren a tres apartados del artículo III del Convenio. Son “b” (conspiración para cometer genocidio), “c” (incitación directa y pública a cometer genocidio) y “e” (complicidad en el genocidio). A medida que avanza la Operación Militar Especial, aumenta el número de crímenes cometidos por el régimen de Kiev. La base de pruebas también está aumentando. Tarde o temprano se encontrarán documentos que confirmen la implicación directa de los países occidentales en el genocidio. Las palabras no se prestan al caso, pero los papeles sí. Sin embargo, el testimonio oral también puede ser puesto en papel, firmado y sellado.

Después, algunos de los “socios” occidentales serán machacados con hechos y pruebas. Cuando los apartados b-c-e comiencen su trabajo, comenzará la tan odiada en las sociedades criminales “asunción de responsabilidades”. Se puede argumentar que no habrá responsabilidad colectiva. Será estrictamente personal.

Por supuesto, la conversación con los responsables no será fácil y sí muy desagradable. Sólo el número de países cuyos dirigentes son cómplices de los crímenes alcanza los 40. Ese es el número de países que participaron en la “épica” reunión de los ministros de Defensa de la OTAN y de los Estados “simpatizantes” en la base aérea estadounidense de Ramstein, en Alemania, el 26 de abril de 2022. Pero parece que en este caso el número grande no significa la corrección.

Rusia está demostrando ahora la decisión correcta. En el campo del enemigo hasta ahora hay acuerdo. Todos ellos, gracias a los esfuerzos de los agresores estadounidenses, están empantanados en el pantano de las soluciones mal concebidas. Tal vez algunos puedan salir, otros decidirán quedarse allí para siempre. El tiempo y la OME se encargarán de demostrarlo.

Una pequeña observación histórica: las mayores batallas las ganaron aquellos cuyo bando eligió Rusia. Ahora es el pueblo de Ucrania. Rusia también sabe cómo ganar sin aliados. Eso no puede decirse, por ejemplo, de los anglosajones. Estados Unidos nunca ha ganado una guerra seria por sí solo.

Se puede argumentar que Rusia perdió la Primera Guerra Mundial. Eso no es del todo cierto. El pueblo de Rusia ganó la Primera Guerra Mundial, destruyendo el capitalismo en su territorio como engendro del infierno, y mostrando a los demás el camino hacia la verdadera libertad. Prevaleció un espíritu indestructible de desafío a cualquier idea antipopular y antidemocrática. Todo lo demás es una pérdida accesoria que –para un país tan grande– ha resultado históricamente insignificante.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.