OTAN envía a su guerra en Ucrania a los Cascos Blancos Por Vanessa Beeley | Substack]

OTAN envía a su guerra en Ucrania a los Cascos Blancos Por Vanessa Beeley | Substack]
Compartir vía:

“Respecto a los Cascos Blancos, son terroristas y takfiris […] no tienen nada que ver con la Humanidad […] cuando veían a un civil herido, solían acabar con ellos. Si vienen a rescatar a un hombre, ¿lo masacrarían? Los Cascos Blancos y los terroristas son lo mismo, van de la mano”.

Esta afirmación la hizo Hassan Al Mahmoud Al Othman durante una conversación que mantuve con él en 2019 tras la liberación de Ghouta Oriental, en Damasco, por parte del Ejército Árabe Sirio en 2018. Al Othman fue uno de los muchos prisioneros detenidos por el grupo armado extremista Jaish Al Islam (Ejército del Islam) en la tristemente célebre cárcel de Tawba de Douma durante los seis años de ocupación de los suburbios orientales de Damasco por parte de los grupos armados respaldados por el Reino Unido y Estados Unidos.

Los Cascos Blancos en Siria son una construcción propagandística de un Estado en la sombra, inicialmente parida por las agencias de inteligencia de EEUU y el Reino Unido e integrada exclusivamente en grupos armados extremistas dominados por el Frente al Nusra o Al Qaeda de Siria. Fueron creados en 2013, con formación en Turquía y Jordania, por un antiguo oficial de la Inteligencia Militar británica, James Le Mesurier, empleado por un contratista de la Oficina de Desarrollo del Reino Unido y la Commonwealth (FCDO), Analysis Research and Knowledge (ARK Group).

El papel principal de esta pseudo organización humanitaria era producir las “pruebas corroborantes” para apoyar la política exterior del FCDO del Reino Unido en Siria, que es el cambio de régimen, la balcanización de Siria y la desestabilización de toda la región en interés de la “seguridad” y del expansionismo israelíes.

La campaña de relaciones públicas para Jaish Al Islam, un grupo armado responsable de algunas de las peores atrocidades de la guerra de cambio de régimen contra Siria, también fue gestionada por el FCDO del Reino Unido a través de otro contratista: “Innovative Communications and Strategy” (InCoStrat), fundada por un segundo veterano de la inteligencia militar británica, Paul Tilley, y una tal Emma Winberg, que más tarde se convirtió en Emma Le Mesurier (después de su matrimonio con James Le Mesurier), que pasó a gestionar la “estrategia” para los Cascos Blancos en Mayday Rescue.

Esta ONG fue creada por Le Mesurier en 2014 para supervisar la financiación del Reino Unido/UE de la organización. El cruce entre los Cascos Blancos y los grupos armados sectarios puede verse muy claramente aquí y es el patrón que se repite en toda Siria.

Teatro criminal

En particular, los Cascos Blancos fueron responsables de la representación de escenas relacionadas con supuestos ataques con armas químicas atribuidos invariablemente al gobierno y a las fuerzas armadas sirias. Quizás el más notorio fue el incidente de Douma (Ghouta Oriental) de 2018, que precipitó la agresión ilegal de Reino Unido, Estados Unidos y Francia y el bombardeo de Damasco en abril de 2018, antes de que la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) pudiera siquiera acceder a la zona e informar de los resultados de su investigación oficial.

Posteriormente se ha demostrado que los Cascos Blancos escenificaron las escenas del “hospital” y que la OPAQ fue comprometida políticamente para corromper la investigación de sus propios inspectores principales para justificar retrospectivamente la agresión criminal dirigida por Estados Unidos y el Reino Unido contra Siria.

En 2018, durante una entrevista con el Informe Corbett, el autor hizo una predicción de que el constructor de los Cascos Blancos se convertiría en una franquicia global y más tarde hice una declaración para aclarar lo que se había discutido:

“La franquicia de los Cascos Blancos es una extensión aterradora de la infiltración del poder blando en lo más profundo de las naciones objetivo, explotando la confianza, la vulnerabilidad y la pobreza con el constructo “First Responder” en el que “todo el mundo confía” como James Le Mesurier afirmó tan claramente en una reciente entrevista en Brasil. Este puño pseudo humanitario, sancionado por el Estado de la OTAN, se utilizará para aplastar a muchas más naciones en el futuro si no se detiene en Siria. Así como Siria ha contenido el fuego terrorista dentro de sus fronteras, también ha expuesto a los Cascos Blancos como el alter ego terrorista, pero ¿por cuánto tiempo serán contenidos ambos?

“El terrorismo se está abriendo paso hacia Europa a través de las rutas de salida turcas financiadas por la UE, los Cascos Blancos también se están estableciendo más allá, en Venezuela, Malasia, Filipinas, por nombrar algunos. El terrorismo y los Cascos Blancos marchan al unísono y sólo pueden ser detenidos enfrentándose a las culturas cancerígenas en las que se cultivan: el necolonialismo estadounidense, el imperialismo británico, el globalismo de la UE, el extremismo de los Estados del Golfo y el parasitismo israelí”.

Cascos Blancos lanzados en Ucrania

“La ambición es crear una versión ucraniana de los Cascos Blancos”, dijo el Sr. [Macer] Gifford en un llamamiento para recaudar fondos.

La presencia de Gifford en los medios de comunicación occidentales

¿Quién es Macer Gifford, el mercenario británico que ha luchado en Irak, Afganistán y Siria y que ahora se dirige a Ucrania para “hacer algo por Gran Bretaña”? A Gifford le gusta que le presenten como un antiguo banquero de inversiones de la City londinense, procedente de Cambridge y concejal del Partido Conservador, que a los 27 años tuvo un momento de “ricitos de oro”, rompió con su pareja, se desentendió de la compra de una casa y fue introducido clandestinamente en la frontera entre Irak y Siria. Desde allí luchó junto al grupo separatista kurdo YPG, respaldado por la coalición estadounidense, incluido Israel, como parte del proyecto de anexión de territorio sirio, ocupación de los campos petrolíferos sirios y división de Siria en estados sectarios.

Siria: el proyecto Rojava

Gifford promueve el proyecto asociado de “Rojava” como “un experimento vivo y respirante de confederalismo democrático, una mezcla de socialismo, democracia local y feminismo”, lo que supone alinearse con la propaganda occidental para presentar al YPG como una oposición política viable al gobierno sirio de Damasco e impulsar una “región autónoma” en el noreste que, no por casualidad, alberga la mayor parte de los recursos petrolíferos sirios y se considera el granero de esta nación asediada.

Gifford no menciona la necesaria limpieza étnica de la mayoría árabe, asiria y armenia que se ha producido como resultado del empoderamiento de los contras kurdos, los incidentes de secuestro de civiles, el brutal reclutamiento forzoso, la prohibición del plan de estudios sirio en las escuelas, el robo de petróleo sirio, trigo, cebada y otros productos agrícolas facilitados por la Coalición de EEUU –y tal vez lo más importante la colaboración real con ISIS la misma entidad que dicen estar combatiendo. Se pueden encontrar muchas pruebas de estas actividades en esta recopilación de artículos y vídeos.

Las repercusiones de las actividades de la Contra kurda para el pueblo sirio incluyen la privación de combustible y energía, la hambruna y la pobreza generalizadas, una crisis de refugiados paralizante como resultado de la limpieza étnica y la ocupación militar ilegal por parte de Estados Unidos de la región del noreste y la consiguiente inseguridad de la frontera de Siria con Irak y Jordania.

Según varios artículos de los medios de comunicación del Reino Unido, la “misión” de Gifford era asegurarse de que Rojava fuera vista como un actor importante en la llamada comunidad internacional. El hecho de que Gifford trabaje al unísono con la agenda de la coalición estadounidense en Siria debe tenerse en cuenta al revisar su actual participación en Ucrania. Gifford es un defensor del complejo de poder blando de EEUU y el Reino Unido, promoviendo los proyectos de la CIA/USAID en Siria: “Más ayuda e inversión, junto con fronteras abiertas y libres, garantizarán que la región liberada del NE de Siria siga siendo pacífica”.

Más ayuda e inversión de estas organizaciones de caballo de troya asegurarán que Siria siga atrapada en un ciclo de guerra perpetua determinado por el establecimiento de estados beligerantes diseñados para fracturar permanentemente la integridad territorial siria. Gifford está impulsando con fuerza las agendas dirigidas por el Reino Unido y Estados Unidos.

De Siria a Ucrania

El titular y el eslogan de este artículo han sido cambiados del original después del reportaje especial que hice para UK Column News el 4 de mayo. El original (abajo) era más sutil. El hecho de que se haya cambiado a “mercenario británico” y de que se mencione a los Cascos Blancos en el título como una operación especial es quizás un guiño a nuestra investigación y a la exposición de los Cascos Blancos como una construcción de inteligencia patrocinada por el FCDO del Reino Unido:

En Siria, Gifford luchó junto a otros mercenarios británicos durante su estancia de tres años que comenzó en 2014. Estableció páginas de reclutamiento en Facebook, incluyendo “Los Leones de Rojava” para animar a los ex veteranos militares o activistas ingenuos a alistarse con las fuerzas kurdas de la Contra. Creó una organización benéfica con sede en Suiza, la Fundación Amigos de Rojava, cuyo objetivo es promover la educación y la asistencia sanitaria en el norte de Siria.

Gifford fue una plataforma habitual de la BBC, The Guardian, The Times, The Telegraph, VICE y el Jerusalem Post. Era un personaje permanente en el Carlton Club del Partido Conservador. Hizo lobby en el Congreso. Admite haber estado en contacto regular con el FBI y con los servicios de seguridad británicos.

“Trabajó para conseguir apoyo para el YPG y asistió a reuniones con financieros en Suiza, con el FBI en Nueva York y dentro del parlamento británico… He estado en el Carlton Club [un club conservador privado en el centro de Londres], no te lo creerías, tantas veces”, dijo a The Guardian en 2016.

Gifford atribuye a su presencia de alto nivel en los medios de comunicación británicos el hecho de que los servicios de seguridad británicos no le hayan procesado por luchar con las YPG. También se podría argumentar que las pruebas que podrían revelarse en un juicio de este tipo serían igualmente condenatorias para las Agencias de Inteligencia del Reino Unido. Un ejemplo de este contragolpe fue el caso contra Moazzam Begg y otros mercenarios que habían estado luchando con grupos armados entrenados y equipados por la Inteligencia británica dentro de Siria. Se cree que los juicios de estos militares emboscados se derrumbaron espectacularmente para evitar la revelación pública de la participación del MI6 en la guerra sucia contra Siria.

Macer Gifford es un seudónimo, uno que adoptó para supuestamente proteger su identidad y la de su familia, aunque hay pocos mercenarios de este tipo que tengan un perfil mediático más alto. Un seguidor de Twitter logró de hecho rastrear lo que parece ser el nombre real de Gifford a partir del programa de un evento en la Embajada del Nuevo Mundo en Oslo, Noruega, en 2016: Harry Rowe. Esto está aparentemente confirmado por un perfil de Harry Rowe en la Universidad de Loughborough en el Departamento de Historia, Política y Relaciones Internacionales.

El libro de Gifford, titulado dramáticamente “Fighting Evil”, fue publicado por Hachette en 2020 con un prólogo del autor y ex soldado de la Infantería Militar Británica Andy McNabb (cuyo nombre real es Steven Billy Mitchell) y reseñas del premiado corresponsal de conflictos Damien Lewis.

Aparte de sus afirmaciones sobre los combates en Irak y Afganistán, Gifford se describe a sí mismo como un prolongado activista de los derechos humanos. Ha realizado expediciones a la selva congoleña, ha hecho campaña por la “democracia” en Zimbabue trabajando para Morgan Tsvangirai, el difunto líder de la oposición zimbabuense. Ha trabajado para el buque insignia del complejo de poder blando de Gran Bretaña, el British Council, participando en su proyecto del Cuerno de África para identificar a los futuros líderes jóvenes.

Con los emergentes intereses neocolonialistas británicos en Adén, el sur de Yemen y los intereses económicos en el Cuerno de África, descrito como la “vena yugular” del comercio entre Oriente y Occidente, debemos cuestionar la participación de Gifford como miembro del equipo del Consejo Británico, con formación en finanzas. ¿Cuál era su función? ¿Cómo llega este mercenario “ordinario” a tal nivel y tan rápidamente?

El papel de Gifford en Ucrania

Cuando el presidente títere de la OTAN en Ucrania, Volodymyr Zelensky, hizo el llamado a las armas para una Legión Extranjera Internacional después del 24 de febrero y el comienzo de la operación especial rusa, la ministra de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña, Liz Truss, dijo que “apoyaría absolutamente” a los nacionales del Reino Unido que decidieran ir a Ucrania a luchar. Según un artículo de Newsweek: “Gifford está asesorando a los potenciales reclutas sobre cómo llegar a Ucrania y qué esperar cuando lleguen allí. Planea ayudar a ex personal de servicio, ingenieros y otros expertos”.

Fue Macer Gifford quien se encargó de producir el sitio web de reclutamiento, aunque insistió en que se le llamara “facilitador” y no “reclutador”. Su papel en Siria como facilitador de los reclutas separatistas kurdos se está reflejando ahora en Ucrania. Gifford imagina que “cientos, si no miles” de británicos se alistarán para luchar en Ucrania”. Sus puntos de vista sobre el conflicto en Ucrania reflejan los de los funcionarios del régimen británico. Truss afirmó: “El pueblo ucraniano está luchando por la libertad y la democracia, no sólo para Ucrania, sino para toda Europa”.

El Ministerio de Defensa ucraniano dijo: “Cualquiera que quiera unirse a la defensa de Ucrania, Europa y el mundo puede venir a luchar codo con codo con los ucranianos contra los criminales de guerra rusos. No hay mayor contribución que se pueda hacer por el bien de la paz”.

En declaraciones a The Telegraph, Gifford dijo: “La guerra en Ucrania es más noble en cierto modo porque es por la seguridad europea”.

Entre los mercenarios nombrados que luchan en Ucrania se encuentran antiguos compañeros de Gifford de Siria, entre ellos Aiden Aslin, ahora capturado y enfrentado a un juicio por crímenes de guerra contra la República Popular de Donetsk.

Estos mercenarios no tienen en cuenta las implicaciones para la población de los países a los que venden su experiencia. No tienen en cuenta el sufrimiento universal del pueblo sirio, privado de sus propios recursos y productos agrícolas por los grupos contra kurdos para los que luchan los mercenarios. No tienen en cuenta las atrocidades que cometen los batallones nazis y ultranacionalistas con los que luchan en Ucrania. Más allá de esto, deben ser considerados como herramientas para el globalismo dirigido por el Reino Unido y Estados Unidos, que es responsable de estas guerras. Guerras que se venden al público como el único camino hacia la “paz”.

El Escuadrón Nightingale

Macer Gifford y el vehículo con el logotipo del Escuadrón Nightingale. Foto: Cuenta de Twitter de Gifford

Gifford no sólo ha creado sitios web de reclutamiento, sino que ahora está recaudando fondos para: “crear un sitio web que permita a los voluntarios con formación médica ofrecer sus servicios al Gobierno de Ucrania […] para crear un equipo médico de respuesta rápida, dotado de voluntarios internacionales, que se desplegará en la línea del frente en el próximo mes”. (énfasis añadido)

Gifford se hace eco de los eslóganes de la OTAN “La marca particular de imperialismo nacionalista de Putin ha asolado Siria y ahora quiere hacer lo mismo con Ucrania” – Gifford olvida convenientemente que el ISIS floreció en Siria empoderado y dotado de cobertura aérea por la Coalición de Estados Unidos hasta la intervención rusa en septiembre de 2015, cuando el ISIS fue finalmente expulsado de la mayor parte de Siria hacia la región noroeste, donde todavía reciben entrenamiento, armas y equipos de la Coalición de Estados Unidos y Reino Unido. Gifford estuvo sobre el terreno en Siria, no puede alegar ignorancia de estos hechos.

Gifford afirma que creó una unidad médica en Siria llamada TMU (Tactical Medical Unit). Financió por crowdfunding y adquirió dos ambulancias y 15 médicos de combate. Supuestamente, durante un periodo de 16 meses, la unidad trató a cientos de víctimas “sirias”, formó a cientos de voluntarios locales en técnicas para salvar vidas y distribuyó ayuda vital al gobierno local”. Hay muy poco que encontrar sobre la TMU en la web, he hablado con sirios reales en la región que nunca han visto o escuchado ninguna evidencia de las operaciones de la TMU.

Gifford pretende recaudar 15.000 libras esterlinas para comprar un vehículo terrestre blindado, equipo de protección personal y material médico para el primer equipo. El primer equipo se desplegará inmediatamente en el frente y “otros equipos le seguirán a medida que los fondos estén disponibles”. Luego Gifford nos informa: “Quiero ser absolutamente claro aquí, la ambición es crear una versión ucraniana de los Cascos Blancos”.

Gifford firma con el saludo del Batallón Nazi Azov “¡Slava Ukraini!”

Sucesor del Batallón Nazi Nachtigall

Gifford ha establecido la marca del Escuadrón Nightingale. La organización opera desde Lviv. Con estos dos hechos, Gifford demuestra su lealtad y la de Global Britain con los elementos nazis y ultranacionalistas que controlan Ucrania occidental y que son responsables de muchas de las atrocidades y crímenes de guerra cometidos contra las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk desde 2014, la masacre de Odessa en 2014 y son acusados por los civiles ucranianos de una multitud de otros crímenes desde el inicio de las operaciones rusas en febrero.

Al igual que los Cascos Blancos en Siria estaban integrados exclusivamente en facciones controladas por Al Qaeda y entrenadas y equipadas por Estados miembros de la OTAN, Gifford está estableciendo sus equipos en una zona bajo el control de los notorios batallones Azov y Aidar, entrenados y equipados por Estados miembros de la OTAN. Cuando se le cuestionó este hecho y sus afirmaciones de que es “difícil encontrar un nazi ucraniano”, Gifford no respondió:

El Batallón Nachtigall: en 2011 los diputados de extrema derecha de una ciudad cercana del distrito de Lviv rebautizaron una calle (antes calle de la Paz en la época soviética) con el nombre de calle Nachtigall para conmemorar a una facción nazi ucraniana implicada en la masacre de judíos en 1941. El Batallón Nachtigall estaba directamente vinculado a la OUN-B, creada por Stepan Bandera, que era considerada un grupo ultra radical apoyado por el oficial de la policía secreta de la Gestapo, Mykola Lebed, que se haría “famoso por su participación en la tortura y el asesinato de judíos en la Segunda Guerra Mundial”.

Como escribió el periodista Jonathan Marshall para Consortium News: “La OUN-B de Bandera colaboró estrechamente con el servicio de inteligencia exterior alemán, la Abwehr, para formar una Legión Ucraniana dirigida por los alemanes. El 30 de junio de 1941, pocos días después de la invasión de la URSS por parte de Hitler, la OUN-B declaró un estado ucraniano independiente con Lviv como capital. Lebed fue ministro de policía del gobierno colaboracionista. (Énfasis añadido)

En los días siguientes, el Batallón Nachtigall de la OUN-B y sus simpatizantes civiles aparentemente masacraron a varios miles de judíos e intelectuales polacos antes de pasar a unirse a las fuerzas alemanas en el Frente Oriental. Otros 3.000 judíos de Lviv fueron asesinados poco después por un escuadrón de la muerte de las SS en las afueras de la ciudad. Las publicaciones de la OUN llamaron a estos “días estimulantes”.

Se podría argumentar que es una mera coincidencia que Gifford eligiera el nombre de “Escuadrón Ruiseñor”, pero el hecho de que Gifford opere desde Lviv, en el oeste de Ucrania, lleva a especular que la elección del nombre remite a los días de gloria del dominio nazi en Ucrania.

Lviv, la sede OTAN y de las brigadas nazis

Lviv fue históricamente utilizada por Occidente como punto de presión contra la Unión Soviética (URSS), ya que la mayoría de los colaboradores nazis de la Segunda Guerra Mundial residen allí. Tras el colapso de la URSS en 1991, Occidente promovió y trasladó elementos nazis a las instituciones gubernamentales y militares explotando su rusofobia.

“Un gran porcentaje de la población es de habla rusa y cristiana ortodoxa, estas facciones católicas de habla polaca comenzaron a aprobar leyes que prohibían el idioma ruso en las esferas públicas y contra la iglesia ortodoxa rusa. Cuando la legislación fracasó, volvieron a los métodos nazis de intimidación y ejecución”.

Lviv es la sede de los batallones nazis Azov y Aidar y se cree que es el principal centro de entrenamiento militar occidental en Ucrania. De hecho, los elementos nazis y de extrema derecha se han jactado públicamente de haber sido entrenados por Estados miembros de la OTAN, incluido Canadá.

Un informe elaborado en septiembre de 2021 y publicado por el Instituto de Estudios Europeos, Rusos y Euroasiáticos de la Universidad George Washington (GWU), es una investigación en profundidad de este fenómeno: «Las pruebas descubiertas en este documento sugieren que desde 2018, la Academia del Ejército Nacional Hetman Petro Sahaidachny (NAA), la principal institución de educación militar de Ucrania y un importante centro de asistencia militar occidental para el país, ha sido el hogar de Centuria, una orden autodescrita de oficiales militares “tradicionalistas europeos” que tiene los objetivos declarados de remodelar el ejército del país a lo largo de las líneas ideológicas de derecha y defender la “identidad cultural y étnica” de los pueblos europeos contra “los políticos y burócratas de Bruselas». El grupo prevé un futuro en el que «las fuerzas de la derecha europea se consoliden y el tradicionalismo nacional se establezca como base ideológica disciplinadora de los pueblos europeos».

En 2016, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) emitió un informe con acusaciones contra el Batallón Azov que incluía reclamaciones de tortura y otros crímenes de guerra desde el golpe de Estado de 2014, propiciado por Estados Unidos. La Guardia Nacional de Ucrania incorporó el Batallón Azov a sus filas y ha sido legitimado como Regimiento Azov.

El autor del informe de la GWU, el investigador de investigación con sede en Washington D.C., Oleksiy Kuzmenko, dijo que “descubrió pruebas de que un grupo de extrema derecha compuesto por miembros militares, oficiales y cadetes con una agenda internacional claramente definida y aparentemente docenas de miembros fue capaz de operar en una prestigiosa y respaldada por Occidente academia militar en Ucrania, haciendo proselitismo entre los cadetes de la academia desde 2018”.

Oleksiy Kuzmenko publicó en Twitter el 5 de marzo 2020: “Un neonazi a ultranza se graduó en 2018 en un programa de medicina táctica apoyado, por los militares de Ucrania, por los militares canadienses y los Estados Unidos. Ahora entrena a cadetes ucranianos en el centro “Desna”, a veces junto a instructores canadienses”.

Si tuviera que comparar Lviv con algún lugar de Siria sería Idlib, donde Al Qaeda domina el panorama militar y religioso/extremista, extorsionando a los civiles sirios que viven bajo su ocupación, utilizando a los civiles como escudos humanos, negándoles la salida hacia las zonas seguras del gobierno sirio a través de los corredores humanitarios y llevando a cabo un pogromo sistemático de limpieza étnica de las minorías religiosas en todas las zonas que invaden y toman.

Cualquier mercenario o periodista incrustado en esas zonas no está defendiendo a los civiles de esas zonas militarizadas, sino que está encubriendo a los fanáticos respaldados por Occidente, nazis o de Al Qaeda, que se ceban con los civiles y los obligan a entrar en el fuego cruzado de una guerra que está siendo alimentada y sostenida por los Estados miembros de la OTAN que están entrenando y equipando a esas organizaciones extremistas.

Gifford entra en esta categoría, ya sea por diseño o por utilidad para el régimen del Reino Unido, es un cómplice del asesinato del pueblo ucraniano en una guerra provocada por la OTAN y librada por ultranacionalistas nazis contra todos los que no cumplen con su agenda fascista y racista.

Para más enlaces sobre la colaboración entre los estados miembros de la OTAN y las brigadas nazis de extrema derecha en Lviv, por favor vaya aquí, aquí, aquí y aquí.

La franquicia global

De manera oportuna, los Cascos Blancos sirios que operan desde el territorio controlado por Al Qaeda en Idlib o Gaziantep en Turquía, conocidos como el Expreso Yihadista, han comenzado a refrescar su perfil público. Desde la sospechosa muerte de su fundador James Le Mesurier en Estambul en noviembre de 2019, el grupo había desaparecido en gran medida de los titulares.

Un rápido vistazo a la actividad reciente de su “director” Raed Saleh, un antiguo vendedor de teléfonos móviles de Idlib, demuestra que están recuperando la tracción en las esferas políticas, diplomáticas y de agencias vinculadas a la Inteligencia. Saleh ha intervenido en Chatham House, la institución británica que influye en la política del FCDO, en la Universidad SOAS de Londres, y se ha reunido con funcionarios estadounidenses y canadienses, entre ellos Samantha Power, actual administradora de USAID bajo la administración de Joe Biden.

Los Cascos Blancos han aprovechado el conflicto provocado por la OTAN en Ucrania para relanzar su marca, ofreciendo incluso el envío de miembros de su equipo a Ucrania para formar a los primeros intervinientes. En la actualidad, su participación parece limitarse a videos instructivos. Auxiliares de Al Qaeda ofreciendo asistencia y formación a auxiliares nazis:

El Grupo ARK

Alistair Harris, director general del Grupo ARK, el contratista de FCDO del Reino Unido que es responsable de la mayoría de las operaciones de inteligencia de Global Britain dentro de Siria, Líbano y los Balcanes, tuvo su papel expuesto por una serie de filtraciones de documentos de FCDO del Reino Unido publicados por ANON en diciembre de 2020.  El periodista Kit Klarenberg ha cubierto gran parte de la infiltración de Harris en las instituciones de seguridad, militares y gubernamentales libanesas y ha destacado la formación de una defensa civil palestina (Cascos Blancos). Klarenberg escribe:

“Los archivos filtrados […] revelan que el Ministerio de Asuntos Exteriores británico se ha inmiscuido en secreto durante muchos años en los campos de refugiados del Líbano, por cortesía de ARK, un tenebroso recorte de inteligencia dirigido por el probable agente del MI6 Alistair Harris. Sin embargo, la agenda de Londres es bastante diferente a la de Tel Aviv: busca agitar sutilmente el fervor revolucionario y explotarlos como soldados de a pie involuntarios en su actual guerra clandestina contra la élite gobernante del Líbano”.

Klarenberg demuestra la manipulación de los refugiados palestinos en el Líbano a manos de ARK. Según el periodista francés Thierry Meyssan, ARK ha estado operando una “miríada de servicios sociales en los campos de refugiados libaneses administrados por la UNWRA”. Esto ha permitido a los operativos de ARK propagar la política exterior británica en las mentes de las comunidades vulnerables y presionar por un “cambio político” que cumpla con la agenda del FCDO británico en la región, para preparar y reclutar “voluntarios” y “periodistas ciudadanos” para instigar los “cambios” deseados. Una repetición de las operaciones en Siria también dirigidas por ARK y Alistair Harris, los Cascos Blancos y los “periodistas ciudadanos” integrados.

En consecuencia, en medio de la ‘revolución’ libanesa de octubre de 2019 y las violentas protestas de agosto de 2020, se pudo ver a los palestinos “en las calles protestando contra el establecimiento político, incluyendo a Hezbolá”, la némesis de Israel en la región.

El paquete de poder blando incluye la creación de una organización palestina imitadora de los Cascos Blancos:

La captura de pantalla de arriba está tomada del perfil de LinkedIn de Harris. Revela claramente su participación en la creación de una marca de Cascos Blancos libanesa/palestina y menciona la posibilidad de apoyar “actividades de defensa civil” en Ucrania, justo cuando Gifford lanza convenientemente su marca de defensa civil.

Harris también alude a la posibilidad de una iniciativa similar de Defensa Civil en Yemen, donde la Gran Bretaña Global está reafirmando su influencia. La franquicia global de los Cascos Blancos ya no puede ser descartada como una “teoría de la conspiración”. Es una realidad y se utilizará una y otra vez para apoyar la inteligencia del FCDO del Reino Unido y las operaciones militares por delegación en las naciones destinadas a ser sacrificadas a la guerra perpetua y el derramamiento de sangre – para asegurar la supremacía globalista de EE.UU. y el Reino Unido. La guerra en Ucrania es una guerra de facto de la OTAN y la participación de los Cascos Blancos es una prueba más de ello.

Los Cascos Blancos se utilizarán para apoyar y reforzar la propaganda rusofóbica y las narrativas antirrusas, al igual que corroboraron las narrativas antisirias de la coalición estadounidense durante los últimos nueve años. Tal vez la narrativa de las “armas químicas” ocupe el centro del escenario en Ucrania, como lo hizo en Siria, y las consecuencias se utilicen para justificar un aumento de la financiación y el suministro de armas a las fuerzas ucranianas, entre las que los batallones Azov y Aidar están siendo impulsados al dominio en virtud del apoyo de los Estados miembros de la OTAN y su dominio de las represalias brutales y el castigo de la población civil.

Tampoco se puede negar que a los Cascos Blancos se les acusa de llevar a cabo operaciones de tráfico de órganos a través de la frontera en Siria junto con los grupos armados y también se les acusa de secuestro de niños y tráfico de personas.

La llegada de los Cascos Blancos supondrá más guerra, más devastación, más dificultades económicas y más sufrimiento para el pueblo ucraniano y el de la UE, no menos. Su misión no es, desde luego, fomentar la resolución pacífica, porque eso no está en la agenda de sus responsables en Londres y Washington.

(*) Vanessa Beeley es una periodista y fotógrafa independiente que ha trabajado mucho en Oriente Medio: sobre el terreno en Siria, Egipto, Irak y Palestina, y también ha cubierto el conflicto de Yemen desde 2015. Su blog The Wall Will Fall.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.