Paz o guerra, es Ucrania quien tiene que pagar Por Rostislav Ishchenko | ukraina.ru

Paz o guerra, es Ucrania quien tiene que pagar Por Rostislav Ishchenko | ukraina.ru
Compartir vía:

A la hora de valorar la posición de Occidente en la cuestión de Ucrania, debemos entender que Estados Unidos ha logrado una consolidación excepcionalmente expresiva de la Unión Europea (UE) sobre una base antirrusa. En resumen, todos los miembros de la UE y la OTAN condenan a Rusia, apoyan a Kiev y están dispuestos a luchar hasta el final para impedir “la victoria de Putin en Ucrania”.

A decir verdad, los intereses políticos y económicos de los participantes en las alianzas occidentales son muy diversos. En consecuencia, sus políticas en la crisis ucraniana no sólo están lejos de ser unificadas, sino que de hecho se está aplicando todo un ramillete de políticas occidentales.

Los recalcitrantes

Algunos de ellos son más o menos compatibles. Por ejemplo, los intereses de EEUU y Polonia son cercanos, y las declaraciones y, sobre todo, las acciones concretas de los políticos de estos países son unidireccionales. Tanto Washington como Varsovia son partidarios de una posible mayor intervención occidental en la crisis y consideran que su objetivo es la derrota de Rusia en los combates de Ucrania.

Las discrepancias son insignificantes. Varsovia pretende legalizar su protectorado sobre Kiev en el derecho internacional y reincorporar a Ucrania occidental o engullir a todo el Estado ucraniano mediante una unión formal. En principio, a Washington no le importa quién controla el territorio de Ucrania: el gobierno de Kiev o el de Varsovia, siempre que no sea el de Moscú. Además, los polacos están dispuestos a entrar en guerra con Rusia ellos mismos como parte de una gran coalición europea (o preferiblemente de la OTAN). Tradicionalmente, Estados Unidos prefiere hacer la guerra contra un adversario peligroso con manos extranjeras y quedarse a salvo.

Estados Unidos no está en contra de que Polonia y otros europeos se involucren en la guerra de Ucrania y saquen las castañas del fuego por ellos. No le interesan las ganancias territoriales. Lo principal para ellos es destruir a Rusia.

Los oportunistas

Los escandinavos, los bálticos y los rumanos intentan utilizar la situación para atraer más atención de los principales países occidentales, obtener ayuda militar y reforzar su credibilidad dentro de las estructuras occidentales. No aspiran a una guerra abierta con Rusia, pero están dispuestos a participar en una marcha panoccidental. Igualmente, están dispuestos a ayudar a Ucrania con armas y mercenarios. Otra cosa es que no tengan tanto de lo uno como de lo otro como necesita Kiev. Esta postura también suele convenir a Estados Unidos, ya que contribuye a la tensión general en la frontera rusa y obliga a Moscú a gastar recursos para frenar las nuevas amenazas que surgen.

Los países balcánicos miembros de la UE y la OTAN siguen sin rechistar las instrucciones de Washington y Bruselas de emprender una guerra de sanciones contra Rusia. Se consideran demasiado débiles para enfrentarse a los grandes de la coalición occidental. Pero las políticas aplicadas por los gobiernos son contrarias a los intereses de las economías nacionales. Por lo tanto, estos estados se ven más afectados por la ola de la crisis y los regímenes locales pierden apoyo electoral. Como resultado, en un futuro próximo, Estados Unidos se enfrentará a la elección entre perder los Balcanes o permitir dictaduras terroristas abiertas en estos países.

La elección no será tan fácil como muchos piensan. Las dictaduras con bayonetas son extremadamente dependientes del apoyo externo. Mientras tanto, el destino de las dictaduras latinoamericanas de la “edad de oro” de la Guerra Fría, cuando los recursos de EEUU parecían inagotables y los intereses de la confrontación con la URSS exigían que no renunciasen a los suyos, demuestra que Washington apoya a las dictaduras durante un periodo bastante corto: de 5 a 15 años. Entonces, o bien exige su transformación en democracias de estilo occidental o las deja perecer cortando su apoyo.

El hecho es que EEUU está tratando fundamentalmente de llevar a cabo políticas rentables. El Estado cliente tiene que generar ingresos para Estados Unidos. En cuanto el balance se vuelve negativo o simplemente nulo, EEUU intenta deshacerse del lastre. En un principio, los países pobres de los Balcanes no pueden alcanzar la autosuficiencia (y mucho menos la rentabilidad para Estados Unidos), por lo que mantener las dictaduras locales es una pérdida directa.

Los timoratos

La Europa occidental clásica (Alemania, Francia, Italia), columna vertebral de la UE, su economía más poderosa, considera demasiado grandes e injustificados los sacrificios que ya ha hecho en el altar de la confrontación con Rusia. Pretende hacer la paz sobre la base de una fijación de las pérdidas existentes. Por eso, desde las respectivas capitales se insinúa constantemente que Kiev debe hacer la paz al precio de ceder los territorios ya ocupados por Rusia. Los franco-alemanes están tratando de inducir a Zelensky a satisfacer las demandas rusas en su totalidad.

El reto es presentar la rendición de facto de Occidente en la guerra como un logro. Europa Occidental, a diferencia de Estados Unidos, nunca ha tenido diferencias irreconciliables con Rusia. Justifican su participación en el conflicto del lado de Ucrania por la necesidad de defender “los principios del derecho internacional”. Si Kiev acepta un tratado de paz con Moscú, los gobiernos europeos dirán a sus pueblos que el objetivo se ha cumplido, que se ha restablecido la paz, que ya no hay razón para luchar contra Rusia y tratarán de devolver la situación económica y comercial a los tiempos anteriores a la crisis. No tendrán éxito, pero lo intentarán.

La pragmática

Luego está Hungría, que ha adoptado la postura más pragmática. Budapest lleva mucho tiempo enfrentada a Kiev por los problemas de los húngaros de Transcarpacia. Por lo tanto, el gobierno húngaro suele simpatizar con los objetivos políticos del Kremlin en Ucrania. Los húngaros votan formalmente a favor de las sanciones, pero no reducen la cooperación comercial y económica con Moscú, sino que la amplían.

Hungría sigue siendo la única “ventana comercial y económica” de Moscú hacia la UE y se beneficia considerablemente de ello. Por ejemplo, en un momento en que los precios de la gasolina han subido entre un 10 y un 30% en toda Europa (e incluso más de un 50% en la Polonia más rusófoba) y la gente espera nuevas subidas de precios, Hungría es el único país europeo en el que el combustible ha bajado de precio un 7%. Así que, a diferencia de sus vecinos balcánicos, el Gobierno de Orban cuenta con el apoyo de los votantes y mira con confianza al futuro.

Repique de campana

Esta diversidad de intereses euroamericanos hace que en un mismo día se puedan hacer declaraciones mutuamente excluyentes y acciones diametralmente opuestas sobre la cuestión ucraniana. Por ejemplo, esta misma semana un grupo de líderes europeos (los presidentes de Francia y Rumanía, el primer ministro italiano y el canciller alemán) visitaron Kiev. Formalmente hablaron con Zelensky de dar ayuda militar a Kiev. Pero a juzgar por el hecho de que Ucrania ya ha anunciado su petición, y Francia, Alemania e Italia ya han dicho que se han quedado sin armas adicionales y que lo que queda es su propia necesidad, no había nada que discutir sobre el asunto.

Pero entre los europeos del Este, el viaje no ha implicado a Polonia, protectora de Ucrania, sino a Rumanía, que está inmersa en un plan para apoderarse de Moldavia.

Por cierto, antes de su visita a Kiev, Macron también voló a Chisinau. Parece que Kiev fue persuadido no sólo de ceder a las demandas rusas y dar la paz a Europa, sino que al mismo tiempo trató de resolver la cuestión de la ocupación rumana no sólo de Moldavia, sino de toda Besarabia, incluyendo también el sur y el norte de Bucovina. Es poco probable que en los próximos cien años por segunda vez la situación sea tan favorable para los planes rumanos como lo es ahora, y Bucarest pretende aprovecharlo. Planean arrebatar Transnistria a Rusia, y también los puertos de Nikolaev y Odessa, ya que a través de ellos hay un corredor terrestre hacia Transnistria.

Los burócratas

Mientras los europeos de Kiev instaban a Zelensky a “conceder la paz a Europa” al precio de dividir Ucrania (pero no al extremo, pues prometen dejar a Kiev las regiones del centro y el norte de la orilla derecha del Dniéper), en la OTAN se escucharon valoraciones diametralmente opuestas.

El Secretario General de la Alianza, Jens Stoltenberg, ha anunciado la intención del bloque de aumentar las entregas de equipo militar pesado a Ucrania como parte de la asistencia colectiva de la OTAN. Y el comandante retirado de las fuerzas combinadas de la OTAN en Europa, el general estadounidense Wesley Clark, dijo que a menos que la OTAN intervenga en Ucrania por la vía armada, mostrará su inutilidad y se disolverá. El general Clark es recordado por su orden de reprimir por la fuerza armada a los paracaidistas rusos que ocupaban un aeródromo en Pristina, la capital de Kosovo (la orden no fue cumplida por un general británico que dijo que no iba a iniciar la Tercera Guerra Mundial por culpa de Clark).

Las declaraciones de Stoltenberg y Clark coinciden con la posición de Estados Unidos de que la guerra debe continuar y la presión sobre Rusia debe aumentar.

Está claro que con estas agudas contradicciones internas, Occidente no puede proporcionar a Ucrania un apoyo eficaz. Prácticamente todos los mecanismos de este tipo de apoyo, aparte de un ataque directo a Rusia, ya están en marcha y desacreditados.

En este momento, los líderes occidentales están tratando de resolver los problemas de sus Estados, que se han visto afectados por una grave crisis. Además, tanto los pacificadores europeos como los halcones estadounidenses quieren resolverlos a costa de Ucrania.

Paz o guerra, es Kiev quien tiene que pagar.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *