Preservar los valores tradicionales: tarea estratégica de Rusia Por Igor Korotchenko | Revista National Defence

Preservar los valores tradicionales: tarea estratégica de Rusia Por Igor Korotchenko | Revista National Defence
Compartir vía:

Entrevista a Nail Mansurov Mukhitov general retirado, Subsecretario del Consejo de Seguridad de Rusia (ver nota al final del artículo).

En el contexto de la Operación Militar Especial, los medios de comunicación occidentales se han burlado repetidamente de que no quedan patriotas en Rusia, y que todos estamos supuestamente dispuestos a dispersarnos a países cálidos y “civilizados”. ¿Cómo valora el Consejo de Seguridad ruso la unidad de la sociedad rusa?

Los años de penuria siempre han unido a nuestro pueblo. Tanto durante la Gran Guerra Patria, como en los años de renacimiento de la posguerra, durante la construcción de grandes fábricas, centrales hidroeléctricas y el desarrollo de tierras vírgenes. Recuerdo cómo durante la operación antiterrorista en la región del Cáucaso Norte, toda la sociedad se unió en torno al Presidente y al ejército.

Los sondeos de opinión muestran que después del 24 de febrero de 2022 el apoyo al jefe de Estado y a la operación militar especial ha aumentado mucho en la sociedad rusa. Es evidente que el intento de Occidente de sembrar la confusión entre la población de nuestro país ha fracasado estrepitosamente.

¿En qué se equivocaron Estados Unidos y sus aliados? ¿Qué no han tenido en cuenta en el carácter de nuestro pueblo?

Occidente, con su retorcida visión de los valores, la espiritualidad y la moral, con su promoción del matrimonio entre personas del mismo sexo, su falta de respeto por el Estado y la sociedad, por la memoria de las generaciones anteriores, y su obsesión por el dinero, no puede comprender la profunda esencia del alma rusa y la ventaja de nuestros principios y puntos de vista.

La gran mayoría de los ciudadanos de nuestro país han decidido qué valores nos son ajenos y cuáles deben ser defendidos y cultivados. Además, con el inicio de una operación militar especial para desnazificar y desmilitarizar Ucrania, el número de partidarios de los valores espirituales y morales tradicionales rusos se ha multiplicado.

Los valores esenciales de los rusos

La gran mayoría de los rusos está convencida de que los verdaderos valores son, ante todo, la vida, la dignidad, los derechos humanos y las libertades, el patriotismo, la ciudadanía, el servicio a la Patria y la responsabilidad por su destino. El rasgo distintivo del hombre ruso es su interminable anhelo de verdad y justicia. Nuestro pueblo multiétnico y multiconfesional está comprometido con elevados ideales morales, honrando a la generación más antigua, respetando las tradiciones familiares y dando prioridad a lo espiritual sobre lo material. Entendemos la importancia de la ayuda mutua y del respeto y la conservación de la memoria histórica.

En los últimos dos meses, los opositores a las tradiciones rusas –los llamados liberales– simplemente han desaparecido del campo informativo. Sus discursos socarrones, supuestamente preocupados por Rusia, también han desaparecido. Pero a principios de año, presumiendo de sus ideas liberales, convencían a muchos ciudadanos de que podían llevar a Rusia en la dirección correcta, para lograr un avance en el desarrollo del país.

En nuestra sociedad se ha producido una dura y justa condena de todo tipo de figuras culturales y empresariales rusas, que a veces se han pronunciado en términos insultantes no sólo contra la operación especial, sino contra Rusia en su conjunto. ¿Qué se puede decir de esta gente?

Si un rapero ruso emigrado a Grecia declara vilmente que “la nación rusa no es digna de compasión”, habla del defecto de su educación, de su alma engusanada, de su traición a sí mismo, a sus padres y a su país.

Los “empresarios y hombres de espectáculo” que han abandonado su patria han borrado de la noche a la mañana sus méritos y éxitos y han pisoteado su reputación. Al mismo tiempo, creen hipócritamente que han cometido un acto heroico, confundiendo el heroísmo con la apostasía, la traición y el renegado. La pobreza espiritual, la debilidad de carácter y la falta de voluntad las han llevado a desertar al lado del enemigo.

Y no se dan cuenta de que no valen ni un pelo de los que murieron defendiendo los intereses nacionales de Rusia.

Burlándose del título de “Artista del Pueblo de Rusia”, burlándose del significado del reconocimiento nacional, humillan abiertamente al pueblo de Rusia. Los liberales resultaron ser unos oportunistas que parasitaron a los rusos durante muchos años. Ganando millones a costa nuestra, comprando inmuebles y abriendo cuentas en el extranjero.

No quiero mencionar sus nombres, para que la sociedad los olvide pronto. No debemos ignorar una lección de historia de hace dos mil años, cuando el nombre de Herostratus –el incendiario del Templo de Artemisa– quedó en la memoria de los descendientes a diferencia de los nombres de los constructores.

Los verdaderos héroes

Los verdaderos héroes son figuras culturales como Olga Berggoltz, que apoyó con sus poemas a los habitantes de la sitiada Leningrado. Como Joseph Kobzon, que cantó en Afganistán. Como los artistas que inspiraron a nuestros soldados y oficiales en las operaciones antiterroristas o los músicos de la orquesta Valery Gergiev que actuaron en Palmira. Deberíamos glorificar a quienes, como Yulia Chicherina, llevan inspirando a los residentes de Donbass con su trabajo desde 2014.

Los héroes son los padres que criaron y educaron a los chicos que, a costa de sus vidas, lucharon contra el terrorismo internacional en el Cáucaso Norte y hoy luchan contra el fascismo moderno en Ucrania.

Los héroes son 27 millones de nuestros compatriotas que murieron durante la Gran Guerra Patria. Sus muertes permanecerán siempre no sólo como una página trágica de la historia, sino también como parte de la memoria, el alma y la moral de cada ruso.

La madre del paracaidista caído Vladimir Zozulin, al recibir la estrella de Héroe de Rusia para su hijo, apenas pudo contener las lágrimas, diciendo que estaba orgullosa de su Patria, de su pueblo, del Presidente y del ejército. Y nada de insultos a Ucrania y a su pueblo. Porque es una verdadera mujer rusa. Una nación así no puede ser derrotada por nadie.

Muchas cosas en la historia se repiten. Recordemos los años 90, cuando los jóvenes veinteañeros luchaban contra el terrorismo internacional y las bandas, mientras la “juventud dorada” disfrutaba de su vida, adulando todo lo occidental. Y los liberales estaban apuñalando descaradamente a nuestros agentes de la ley por la espalda. Usted mismo pasó muchos años en el servicio militar, participando en operaciones de combate, y recuerda bien cómo era entonces.

Al este de Moscú se encuentra el cementerio de Nikolo-Arkhangelskoye, en una de cuyas secciones descansan los oficiales del Centro de Operaciones Especiales del FSB ruso que murieron en el cumplimiento de su deber militar, verdaderamente la mejor reserva genética del país. Andrei Turkin fue el primero en entrar en la escuela ocupada por los terroristas en Beslán. Al rescatar a los niños, se cubrió con una granada. Se le concedió a título póstumo el título de Héroe de Rusia.

Alexei Balandin, que sirvió en Afganistán, fue herido allí, y participó en muchas operaciones especiales en la región del Cáucaso Norte. Se convirtió en Héroe de Rusia tras completar una misión de combate a costa de su propia vida en 2009.

Alexander Bogomolov, héroe de Rusia. Herido dos veces mientras liberaba a los escolares en Beslán. Volvió al servicio activo y siguió luchando contra el terrorismo internacional. Murió en 2016. Me gustaría nombrar a todos los que dieron su vida por su patria.

Hoy nuestro ejército está luchando heroicamente en Ucrania contra el neofascismo, el neonazismo, los mercenarios sanguinarios y la escoria de las Fuerzas de Seguridad Nacional, contra los que sólo hay un sentimiento de asco.

¿Sabes lo que dijeron los habitantes de la aún no liberada Mariupol? “Oímos las palabras ‘Allahu Akbar’ y nos cruzamos: ‘¡Gracias a Dios que han venido los rusos!”. Independientemente de la religión o la nacionalidad, el pueblo ruso unido lucha contra los intentos de Occidente de esclavizar al pueblo de Ucrania, Donbass y Rusia.

Recordaremos para siempre los nombres de los paracaidistas Nurmagomed Hajimagomedov y Denis Zorin, los oficiales de reconocimiento Maskim Peskovoy y Vladimir Zozulin, los soldados de tanques Damir Islamov y Damir Gilemkhanov, el Rosgvardnikov Maxim Kontsov, el comandante de batallón Vladimir Zhoga, a quienes se les concedió a título póstumo el título de Héroe de Rusia. Sus servicios a su país, y los de otros miles de soldados y oficiales que participaron en la operación militar especial, son dignos de ser recordados por todas las generaciones.

Los antivalores de Occidente

Sin embargo, todavía no está de moda que muchos jóvenes de nuestro país amen a su patria.

Seamos claros: “no está de moda” en aquellos que están acostumbrados a que sus acciones no dependan de su propio punto de vista, sino del número de “me gusta” en las redes sociales. Sólo que resulta que los servicios de inteligencia occidentales están detrás de estos “apoyos” cuidadosamente filtrados.

De hecho, muchos representantes de la generación joven están atrapados por la “enfermedad de la civilización” cuando las bellas imágenes y los efectos de vídeo en Internet junto con la degradación intelectual y física han desbancado a la realidad y a la educación sobre los valores espirituales tradicionales. En esencia, la propia personalidad ha sido suplantada.

Durante décadas, Occidente ha realizado esfuerzos colosales para “erosionar” nuestros valores.

Los principales clientes de estas actividades eran las agencias de inteligencia estadounidenses y la Fundación Nacional para la Democracia, controlada por el Departamento de Estado. Cientos de millones de dólares se canalizaron hacia organizaciones no gubernamentales rusas, asociaciones de la oposición y medios de comunicación prooccidentales. El fondo se dirigía principalmente al público juvenil para erradicar el patriotismo y restar importancia al papel geopolítico de Rusia en el orden mundial moderno.

En 2020 se aprobó un plan estratégico quinquenal para la Fundación. Repleto de fondos, debía apoyar a destacados activistas, intelectuales respetados y otros, cita “cuyas opiniones pueden tener una importante resonancia pública, incluidos blogueros populares, artistas y músicos, líderes religiosos, empresarios y periodistas en línea, y una nueva generación de líderes de la sociedad civil”. No es casualidad que estos sean los días en los que Washington decide retirar la financiación de las organizaciones sin ánimo de lucro que operan en Rusia de las sanciones que ha impuesto anteriormente.

Con el pretexto de “liberar al pueblo”, intentando que los ciudadanos rusos tengan una actitud negativa hacia cualquier forma de autoridad, principalmente hacia el Estado, Occidente implanta el egoísmo, el culto al placer, el consumo desenfrenado, absolutiza la libertad de cualquier expresión propia, rechaza la espiritualidad.

Pero, afortunadamente, no todos nuestros jóvenes están enganchados a esta podredumbre en envoltorios brillantes.

Tal vez el patriotismo y la espiritualidad se llamen con otras palabras, o no lo hagan los que ahora llevan ropa y alimentos a los puntos de recogida de ayuda, los ciudadanos que ayudan a sacar a las mujeres, los niños y los ancianos de debajo del fuego, los miles de muchachos que desean convertirse en voluntarios. Para ellos, el amor a la Patria no es un “homenaje a la moda”, sino un estado completamente natural.

En el Día de la Victoria, Vladimir Putin participa en la marcha del “Regimiento Inmortal”. El jefe de Estado camina por la Plaza Roja, sosteniendo un retrato de su padre delante de él.

Tarea prioritaria y estratégica

¿Qué hace el Consejo de Seguridad ruso para proteger nuestros valores? ¿Tiene ahora el Consejo de Seguridad tiempo para hacerlo?

En la nueva versión de la Estrategia de Seguridad Nacional rusa, la tarea de preservar los valores espirituales y morales tradicionales de Rusia se define como una prioridad nacional estratégica independiente. La aplicación de la Estrategia está bajo el control constante del Consejo de Seguridad. Se presta especial atención a la aplicación del programa estatal de educación patriótica.

– ¿Qué se ha hecho ya?

Se ha elaborado y aprobado una ley federal sobre la política estatal de juventud. Se han introducido modificaciones en la ley de educación, que restablecen la responsabilidad de los organismos e instituciones estatales responsables de participar en la crianza de los jóvenes. Se están creando nuevas instituciones educativas de tipo cadete, clubes patrióticos y deportivo-militares, organizaciones de voluntarios y se están apoyando las ya existentes.

En régimen de concurrencia competitiva, se presta apoyo a las asociaciones de jóvenes voluntarios que se dedican a la reconstrucción histórica militar, a la búsqueda y a las actividades de historia local y a la prestación de asistencia a los veteranos de guerras y conflictos militares. Siguen creándose complejos museísticos y expositivos regionales de carácter cultural y educativo, así como parques históricos multimedia “Rusia – Mi Historia”.

Pero debemos entender que toda la labor patriótica para educar a los jóvenes no debe ser de carácter formal.

¿Qué cree que es lo más importante aquí?

Es muy importante concientizar a los jóvenes a través de diversas formas que les sean accesibles, de que el patriotismo no consiste en competir en la sonoridad y la longitud de los discursos sobre el amor a la patria. El patriotismo es la participación en la causa común del servicio diligente a nuestro Estado y a nuestro pueblo multinacional. Y créanme, esta no es una formulación oficial en absoluto. Verás, muchas cosas que nos rodean parecen triviales, evidentes, pero son el sentido del estado.

Pero habrá quien diga “amo a mi patria, pero tengo problemas con el Estado”.

Se trata de una tesis falsa, tramposa, con la que juegan nuestros adversarios. Pero el hecho es que sin el Estado no puede haber patria. Es el Estado el que te viste, te abriga, te alimenta, te cura, te educa y te protege.

Es ingenuo pensar que puede haber un Estado ideal que satisfaga a todos sus ciudadanos. Nada es perfecto en absoluto. Naturalmente, no podemos prescindir de las críticas, y eso es normal. Pero debe haber un debate activo y constructivo sobre las deficiencias, no un enfado, especialmente patrocinado desde el exterior. También requiere la voluntad de participar en la eliminación de ciertos problemas.

El presidente estadounidense John F. Kennedy se dirigió una vez a la nación con las siguientes palabras: “No preguntes lo que tu país puede hacer por ti. Pregunte qué puede hacer por él”. Las palabras correctas de un adversario, que no es en absoluto vergonzoso utilizar. Especialmente ahora.

Defender la verdad histórica

Pero en nuestro país, en la época soviética, también había una canción con la frase “Piensa en la patria antes de pensar en ti mismo”. Es cierto que, más cerca del colapso de la URSS, se convirtió en un objeto de desprecio, como casi todo lo que de una u otra forma se asociaba con el Estado, incluidas las obras de cultura.

Lamentablemente, sí. Pero tal ridiculez es totalmente inapropiada. Hay que entender que el Estado no es en absoluto sólo las autoridades, como mucha gente piensa. El Estado son los médicos que salvan la vida de la gente, los operadores de cosechadoras que trabajan en el campo día y noche durante la cosecha. Los maestros, que enseñan a los niños a amar la música, el arte, la familia, la Patria. Y hay muchas personas de este tipo, de diferentes profesiones, en diferentes lugares. Pero no se golpean el pecho, simplemente hacen su trabajo. Y ahora es el momento de darse cuenta de que todos ellos son también héroes, que son la columna vertebral del país.

Este año, el público mantuvo un acalorado debate sobre el proyecto de Principios de la Política Estatal para la Preservación y el Fortalecimiento de los Valores Espirituales y Morales Tradicionales de Rusia. Pero nunca se adoptó.

La mayoría de los rusos no tienen dudas sobre la importancia de este documento. Se convertirá en uno de los principales documentos de planificación estratégica destinados a poner en práctica los objetivos y tareas en este ámbito establecidos por la Estrategia de Seguridad Nacional de Rusia.

Es importante que hoy dirijamos nuestros esfuerzos a defender la verdad histórica, a fortalecer la unidad civil y la armonía interétnica e interconfesional y a rechazar las ideas destructivas impuestas desde el exterior y los estereotipos y patrones de comportamiento occidentales que nos son ajenos.

El ejemplo de Ucrania ha mostrado muy claramente lo que puede ocurrir si no se toman estas medidas. Este país, que ha caído bajo control externo, ha descendido a una oscura época medieval con ocultismo, torturas sádicas y linchamientos. Los militantes de las AFU, la defensa territorial y las Fuerzas de Seguridad Nacional en general parecen haber retrocedido a la era primitiva, estando poseídos por instintos verdaderamente animales.

Al reescribir descaradamente la historia y burlarse blasfemamente de la memoria de sus antepasados, los neonazis están demoliendo los monumentos a los comandantes soviéticos que liberaron a Ucrania del fascismo.

Pero, al mismo tiempo, en el corazón de Moscú, en Gostiny Dvor, sus socios organizan exposiciones de esculturas ridículas, burlándose del monumento a la patria que es sagrado para todo ruso.

Además, esta exposición tuvo como telón de fondo el hecho de que la imagen de la “Madre Patria” moderna –una abuela ucraniana que se negó a recibir comida del ejército ucraniano que pisoteó la bandera roja– se hizo muy popular en las redes sociales patrióticas. Y eso hizo que el espectáculo en Gostiny Dvor pareciera aún más repulsivo.

Nail Mansurov Mukhitov

(*) El Consejo de Seguridad de la Federación de Rusia es un órgano constitucional encargado de preparar las decisiones del Presidente de la Federación de Rusia en el ámbito de la seguridad. La secretaría del Consejo de Seguridad está dirigida por el Secretario, que es nombrado y destituido por el Presidente de la Federación Rusa.

Está encabezado por el Jefe de Estado, Vladimir Putin, y está integrado por los siguientes miembros permanentes: Aleksandr Bortnikov, Director del Servicio Federal de Seguridad (FSB); Anton Eduardovich Vayno, Jefe del Gabinete del Presidente; Vyacheslav Volodin, Presidente de la Duma Estatal; Sergey Ivanov, delegado presidencial para la protección del medio ambiente, la ecología y el transporte; Vladimir Kolokoltsev, Ministro del Interior; Sergey Lavrov, Ministro de Asuntos Exteriores; Valentina Matvienko, Presidenta del Consejo de la Federación de la Asamblea Federal; Dmitriy Medvedev, Vicepresidente del Consejo de Seguridad; Mijail Mishustin, Primer Ministro; Sergey Naryshkin, Director del Servicio de Inteligencia Exterior SVR; Nikolay Patrushev, Secretario del Consejo de Seguridad de la Federación de Rusia; Sergei Shoigu, Ministro de Defensa.

También son miembros el Ministro de Defensa Civil; el Comandante en Jefe de las Tropas de la Guardia Nacional; el Fiscal General de la Federación de Rusia; el Ministro de Finanzas de la Federación Rusa; el Viceprimer Ministro; el Alcalde de Moscú; el Gobernador de San Petersburgo; el Jefe del Servicio Federal de Aduanas; el Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas; los representantes presidenciales en los distritos Federal del Noroeste, Federal del Volga, Federal de Siberia, Federal del Extremo Oriente, Federal del Sur, Federal de los Urales, Federal del Cáucaso Norte y Federal Central.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.