Rusia: aprovechar la guerra para afirmar plena soberanía económica Por Valentin Katasonov | Instituto de Estrategia Rusa (RUSSTRAT)

Rusia: aprovechar la guerra para afirmar plena soberanía económica Por Valentin Katasonov | Instituto de Estrategia Rusa (RUSSTRAT)
Compartir vía:

Desde el inicio de la guerra de sanciones colectivas de Occidente contra Rusia, muchas empresas extranjeras que operan en nuestro país han anunciado su retirada de la Federación Rusa, otras han comenzado a reducir sus actividades y algunas incluso las han cesado por completo. Muchos políticos y figuras públicas en Rusia, incluso antes de que comenzara la guerra, afirmaban que la presencia de capital extranjero en el país había alcanzado un nivel peligroso.

Hay bastantes datos estadísticos para evaluar la posición del capital extranjero en la economía rusa. Según los últimos datos disponibles del Servicio Federal de Estadística Estatal  (Rosstat), en 2015 los porcentajes de empresas con capital extranjero en el capital social total de todas las formas de propiedad fueron los siguientes: en el comercio, 81%; en la industria alimentaria, 66%; en la industria extractiva, 42%.

Para los años posteriores, sólo se dispone de estimaciones de expertos. Así, según los cálculos del académico Serguei Glazyev, hoy en día cerca del 50% de los activos industriales rusos son propiedad de no residentes. Esta estimación también tiene en cuenta a los ciudadanos rusos que gestionan empresas rusas desde jurisdicciones extraterritoriales.

Nefastas consecuencias

Por supuesto, este dominio del capital extranjero en la economía rusa tiene consecuencias muy graves para Rusia. En primer lugar, el capital extranjero se ha convertido en una poderosa bomba para desviar recursos financieros de nuestro Estado.

Según los datos de la balanza de pagos rusa, en siete años entre 1994 y 2000, los inversores extranjeros sacaron de Rusia 60,700 millones de dólares (dividendos e intereses). Pero en el período de siete años que va de 2015 a 2021, la cifra ya ha ascendido a más de 600 mil millones de dólares. Como puede ver, en un corto periodo de tiempo, la escala de retirada de beneficios ha aumentado en gran magnitud. Por cierto, la suma de 600 mil millones de dólares equivale a dos presupuestos anuales de la Federación Rusa en los últimos años.

La ausencia casi total de restricciones a las transacciones transfronterizas de capital en la Federación Rusa significa que los no residentes pueden mover capital dentro y fuera del país a la misma velocidad. Esto desestabiliza la economía rusa. En general, la mayor parte del capital extranjero no se centra en inversiones a largo plazo en la economía rusa, sino en operaciones especulativas.

Por último, las empresas extranjeras en Rusia pueden actuar a instancias de Estados Unidos y de otros países occidentales. Es decir, pueden tomar decisiones que van en contra de los intereses nacionales de Rusia y están directamente dirigidas al debilitamiento económico de nuestro país. Y la actual guerra de sanciones contra Rusia lo ha demostrado claramente.

Así, a 10 de mayo, de las 30 mayores empresas extranjeras (en términos de ingresos), 12 habían cesado completamente sus actividades. De las restantes, aproximadamente la mitad ha reducido sus operaciones. Inevitablemente sugiere la comparación del capital extranjero con el caballo de Troya, que Moscú dejó entrar voluntariamente en el espacio económico ruso hace tres décadas.

Nacionalizar: la fórmula

¿Qué hay que hacer? Debemos aprovechar la situación y ayudar al capital extranjero a salir de nuestro país.

¿Qué significa ayudar? Nacionalizar las empresas con capital extranjero y transferir la participación de los no residentes al Estado ruso. Por supuesto, algunas empresas extranjeras podrían ser transferidas al capital privado ruso o al capital de países amigos (por ejemplo, Bielorrusia, Irán, India, etc.). Pero todas las empresas extranjeras de importancia estratégica deben ser nacionalizadas.

La lista de estas empresas de importancia estratégica se elabora de acuerdo con el del 4 de agosto de 2004 “Sobre la aprobación de la lista de empresas estratégicas y sociedades anónimas estratégicas”. Pero esta lista es obsoleta.

Hoy en día, en las condiciones de la guerra de sanciones, se necesita la máxima movilización económica, y esto, a su vez, requiere una revisión de los criterios de selección de las empresas y una ampliación drástica de la lista. Sencillamente, es necesario que se produzca una expansión significativa del sector público de la economía rusa, incluso a costa de las empresas con capital extranjero.

El 10 de marzo, Dmitry Medvedev, vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, declaró que el gobierno ruso ya está trabajando en la posibilidad de la quiebra y la nacionalización de los bienes de las empresas extranjeras que se retiren del mercado ruso. Ese mismo día, el 10 de marzo, se envió al gobierno y a la Fiscalía una lista de empresas extranjeras que podrían ser nacionalizadas.

La lista incluía unas 60 empresas que habían anunciado que dejarían de operar en Rusia sin ofrecer garantías a los consumidores. La lista incluye a Volkswagen, Apple, IKEA, Microsoft, IBM, Shell, McDonald’s, Porsche, Toyota, H&M y otros. Se estima que el pasivo total de estas empresas con los ciudadanos, el Estado y las contrapartes asciende a más de 6 billones de rublos.

Los medios de comunicación rusos informaron de que las empresas rusas apoyaban la iniciativa, sugiriendo que se introdujera una gestión externa para dichas empresas. Se informó de que la iniciativa contaba también con el apoyo de la comisión gubernamental de actividades legislativas.

Pero después se hizo el silencio. No se registró ni un solo caso de nacionalización antes de finales de junio. No me detendré ahora en las razones de tan extraño silencio. Pero el 1 de julio, muchos medios de comunicación rusos dieron la tan esperada noticia. Se informó de que Rusia había decidido finalmente nacionalizar el capital extranjero.

La sociedad con Japón

Sakhalin Energy, el operador del proyecto Sakhalin-2, fue nombrado objeto de nacionalización. Una parte importante del proyecto es una planta de gas natural licuado (GNL). La empresa es propiedad de la rusa Gazprom (50% más una acción), la anglo-holandesa Shell (27,5% menos una acción) y las japonesas Mitsui & Co (12,5%) y Mitsubishi (10%).

Los autores de esta declaración se refieren al recién aprobado decreto del Presidente de la Federación Rusa de fecha 30 de junio de 2022 “Sobre la aplicación de medidas económicas especiales en la esfera de los combustibles y la energía en relación con las acciones inamistosas de algunos estados extranjeros y organizaciones internacionales”. En este documento se indica que el Gobierno ha recibido instrucciones para crear y registrar una sociedad de responsabilidad limitada (SRL) en la jurisdicción rusa, a la que se transferirán los derechos, obligaciones y propiedades de Sakhalin Energy.

Estos son los titulares que aparecieron esta semana en la prensa rusa sobre este tema: “Activos energéticos de Sajalín: nacionalización forzada”; “Putin envía una señal a Occidente al aprobar la nacionalización de Sajalín-2”; “¡Aquí viene la nacionalización! Putin entrega al Estado la propiedad de la operadora de Sajalín-2”; “Satanovsky: la nacionalización de Sajalín-2 bajará el telón de acero de los países occidentales”; “Kyodo: la nacionalización de Sajalín-2 puede provocar un aumento de los precios de la energía en Japón”, etc.

¿Se ha producido realmente la nacionalización? Vamos a analizarlo.

Está previsto que la rusa Gazprom entre en el capital de la nueva empresa. En cuanto a los accionistas extranjeros de Sakhalin Energy, no se les impide entrar en el capital de la nueva empresa. Lo más probable es que los accionistas japoneses de Sakhalin Energy aprovechen esta oportunidad.

Por otro lado, es casi seguro que Shell renuncie. La corporación anglo-holandesa anunció con rotundidad en febrero que se retiraba del proyecto Sajalín-2 y abandonaba Rusia. De hecho, se ha convertido en el verdadero freno del proyecto. La razón por la que aún no ha abandonado Rusia es que espera vender su participación en Sakhalin Energy, pero no lo consigue.

Así pues, Shell tomó la decisión y las autoridades rusas no hacen más que ayudar y acelerar su salida (todos los procedimientos de reorganización son extremadamente limitados en el tiempo). Si el accionista extranjero no quiere participar en la nueva empresa (lo que debe declarar lo antes posible), el gobierno debe valorar su participación y venderla en los cuatro meses siguientes a su negativa. El producto de la venta se abonará en una cuenta “C”, que se abrirá a nombre del accionista.

El decreto presidencial afirma que la decisión sobre Sajalín-2 se tomó debido a las acciones “inamistosas y contrarias al derecho internacional” de Estados Unidos y de los estados y organizaciones “asociados”, cuyo objetivo es imponer sanciones a Rusia.

Un detalle más importante. El operador de Sakhalin-2 está actualmente registrado en las Bermudas. Ahora se registrará en la jurisdicción de Rusia, lo cual es necesario dadas las crecientes sanciones y otros riesgos. Esto se corresponde con las disposiciones de la Ley Federal “Sobre las enmiendas a la Ley de la Federación Rusa ‘Sobre el Subsuelo'” que acaba de firmar el Presidente ruso Vladimir Putin (28 de junio).

Establece la prohibición del uso del subsuelo por parte de personas jurídicas extranjeras. A partir de ahora, las licencias de uso del subsuelo sólo pueden expedirse a personas jurídicas rusas. Los extranjeros que deseen seguir extrayendo recursos naturales en Rusia deben crear entidades jurídicas rusas y volver a concederles licencias.

Algunos observadores también se han apresurado a comentar que la nueva ley supone el inicio de una era de nacionalización del capital extranjero en la industria extractiva rusa. No, sólo se ha pedido a los extranjeros que se “reinscriban”. Es decir, volver a registrarse en la jurisdicción rusa, pero en las nuevas empresas llamadas “rusas”, el capital seguirá siendo extranjero.

Así que, hablando de la última decisión sobre el proyecto Sajalín-2, hay que admitir que no se trata de una nacionalización, sino de una reorganización del proyecto. Por desgracia, la nacionalización de las empresas extranjeras prometida en marzo aún no se ha producido en Rusia. Esperemos que, después de todo, se produzca. La guerra de sanciones ofrece a Rusia una gran oportunidad para ganar plena soberanía económica y esta oportunidad debe ser aprovechada.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *