Rusia debe asumir control estatal de la vida económica Instituto de Estrategias Políticas y Económicas Internacionales | RUSSTRAT

Rusia debe asumir control estatal de la vida económica Instituto de Estrategias Políticas y Económicas Internacionales | RUSSTRAT
Compartir vía:

Los datos de los archivos demuestran que la política de sanciones de Occidente contra Rusia, de la que sólo se tiene constancia oficialmente, se prolonga durante casi 900 años. La primera mención de un embargo de la Hanse (la Liga Hanseática, una alianza de ciudades del norte de Alemania) contra Nóvgorod data de 1137.

Por alguna razón, Hansa dejó de vender trigo a Novgorod. Los novgorodianos respondieron dejando de vender cera y madera a la Hansa. Pero, como se vio después, el pan era más necesario, y los novgorodianos se retiraron. Un caso muy notable. Será muy útil.

Por ahora se trataba de un intercambio de mercancías. He aquí un ejemplo de cómo se impusieron las sanciones al sector de los servicios. La época es el reinado de Iván IV Vasílievich (Iván el Terrible, zar y gran duque de Moscú y de toda Rusia entre 1533 y 1547; zar y gran duque de toda Rusia entre 1547 y 1584).

En los archivos de Lübeck (en aquella época, centro de facto de la Liga Hanseática, actual Alemania del norte, Schleswig-Holstein) se encuentra una carta del alcalde (ayuntamiento) de Revel (actual Tallin, República de Estonia), fechada el 19 de julio de 1548. En la carta se pedía que se negara la entrada a Moscú a Hans Schlitte, un comerciante sajón que había reunido a un grupo de artesanos (123 hombres) de Europa. La idea principal que transmite Revel es que Moscovia no debe recibir nuevos conocimientos y tecnologías.

Pasaron siglos. Nada ha cambiado. Durante el difícil período de formación del Estado soviético, los “socios” occidentales nos impusieron contratos desfavorables. Al mismo tiempo, eran muy conscientes de que Rusia se vería obligada a aceptar las condiciones debido a la falta de materiales y productos críticos para el desarrollo. Por lo tanto, seguiría pagando la factura que se le emitiera.

Así, el sobreprecio artificial de los bienes y servicios proporcionó una oportunidad para obtener superbeneficios. ¿Qué clase de capitalista se negaría a hacerlo? Señalemos esto como un ejemplo de competencia imperfecta.

La actual política de sanciones de Occidente también se aplica con el único fin de enriquecerse exorbitantemente (Occidente).

Como puedes ver, nada, absolutamente nada, ha cambiado con el tiempo. Hay recuerdos, por ejemplo de empresarios alemanes, de intentos de personas de la clase del Partido Comunista soviético de hacer negocios en el extranjero. Todavía recuerdan que, fuera de las salas de negociación, nos reímos abiertamente de los chapuceros rusos y les vendimos, de nuevo, contratos poco rentables. Esto se remonta a los días posteriores al colapso de la URSS.

El efecto de las represalias

Parece que han pasado treinta años y deberíamos haber aprendido mucho. Pero no lo hemos hecho. Seguimos estando “doblados” en el sentido económico de la palabra.

Desde que Rusia comenzó a reconocer la independencia de la DPR y la LPR (21 de febrero de 2022), se nos han impuesto sanciones económicas. Sin embargo, están estrechamente vinculados a la política. Las primeras sanciones fueron impuestas por Estados Unidos el 21 de febrero de 2022. A Estados Unidos le siguieron otros países.

En la “Declaración conjunta sobre nuevas medidas económicas restrictivas” del 26 de febrero de 2022, los líderes de la Comisión Europea, Francia, Alemania, Italia, Reino Unido, Canadá y Estados Unidos anunciaron medidas económicas contra Rusia. La reunión tuvo lugar en Washington.

Decidieron “responsabilizar a Rusia y asegurar colectivamente que esta guerra sea un fracaso estratégico para Putin”. Asimismo, los individuos en cuestión, junto con “aliados y socios de todo el mundo, introdujeron duras medidas contra instituciones y bancos rusos clave, así como contra los arquitectos de esta guerra”. Incluido el presidente ruso Vladimir Putin”.

Se determinó que Rusia impondría costes “que aislarían aún más a Rusia del sistema financiero internacional y de ‘sus’ economías”. En concreto: “excluir a determinados bancos rusos del sistema de mensajería SWIFT para desconectar a estos bancos del sistema financiero internacional y perjudicar su capacidad para operar a nivel mundial; imponer medidas restrictivas que impidan al Banco Central de Rusia utilizar las reservas internacionales de forma que socaven el impacto de nuestras sanciones.

Desde el inicio de nuestra Operación Militar Especial, las sanciones económicas han tomado la forma de una avalancha.

Las consecuencias de la subversión de Occidente ya han sido anunciadas oficialmente por el ministro ruso de Finanzas, Anton Siluanov, el 13 de marzo de 2022. Según dijo, se han bloqueado 300 mil millones del total de nuestras reservas internacionales (unos 640 mil millones de dólares) y también se ha congelado el Fondo de Bienestar Nacional.

¿Qué son las reservas internacionales, de dónde viene el término “congelación” y qué significa todo esto? En orden.

1) Las reservas internacionales de Rusia. A veces, estos activos también se denominan reservas de divisas. El Banco de Rusia (también el Banco Central de Rusia) presenta datos sobre sus activos una vez al año. El informe anterior era del 30 de junio de 2021. Esto es lo que se mostró allí (en dólares estadounidenses, maldita sea):

✔️ 311 mil millones de euros en valores de emisores extranjeros;

✔️ 152 mil millones de euros en dinero en efectivo depositado en otros países;

✔️ 132 mil millones de euros: oro en manos de Rusia;

✔️ 30 mil millones: reservas de divisas en el Fondo Monetario Internacional y Derechos Especiales de Giro (DEG, la unidad de cuenta del FMI). Se dice que los DEG son inexistentes, y si lo son, son el mínimo.

2) “Congelación”. Los diccionarios económicos interpretan “activos congelados” como “activos que, por una u otra razón, no pueden ser utilizados o vendidos”. Esta terminología ha llegado hasta nosotros.

Quién y cuánto robó a Rusia

En el momento en que se puso en marcha el fondo soberano (24 de febrero de 2022), el total de las reservas internacionales del Banco de Rusia ascendía a 630 mil – 640 mil millones de dólares; el 22 de abril era de 607 mil millones de dólares. Como dijo el ministro de Finanzas, Anton Siluanov, el 13 de marzo de 2022, Rusia ha perdido el acceso a casi la mitad de sus reservas –300 mil millones de dólares– debido a las sanciones occidentales.

Hay otro anuncio del Banco Central: al 30 de junio de 2021, el 16.4% de las reservas del Banco Central, es decir, 96 mil millones de dólares, estaban en activos en dólares, el equivalente a 189 mil millones de euros y 38 mil millones de libras esterlinas. Si se suma, se llega a 323 mil millones de dólares. Muy similar a la estimación de Siluanov.

Hay una peculiaridad: no todos los activos en dólares estaban en la jurisdicción estadounidense. Sólo el 6.6%, es decir, 38 mil 600 millones. Sin embargo, Estados Unidos “consiguió” congelar (en las cuentas de la FED) unos 100 mil millones. Me pregunto de dónde habrán sacado esos miles de millones.

La pregunta no tuvo respuesta al principio. Entonces se encontró. Según Yuri Yudenkov, doctor en Economía, profesor de la Academia Rusa de Economía Nacional y Administración Pública, “existe un acuerdo internacional en la tecnología de la contabilidad y el control del dinero: el dinero no monetario… se mantiene en las cuentas de corresponsalía de los bancos que emiten la moneda. El yen está en Japón, la libra en el Banco de Inglaterra y el dólar en la Reserva Federal de Estados Unidos”. El tema está cerrado. Menos 100 mil millones de dólares.

Resulta que los 200 mil millones restantes se encuentran ahora en los bancos centrales de países no amigos que tienen su propia moneda. Se trata del Banco de la Reserva de Australia, el Banco de Inglaterra, el Banco de Canadá, el BCE, el Banco de la Reserva de Nueva Zelanda, el Banco Nacional de Suiza, el Banco de Japón y los bancos de las Bahamas, Noruega, Singapur, Taiwán, Montenegro y Corea del Sur.

También es posible averiguar quién más, cuánto y de quién, aparte de los bancos, se ha llevado. Por “de quién” nos referimos ahora a cualquier organización, incluidos los deportes, las sociedades, las empresas, las personas jurídicas y físicas, los miembros de sus familias, etc.

¿Qué/quién más se puede ocultar con “y otros”? Por ejemplo, bienes (materias primas) y servicios, aviones y helicópteros, barcos y trenes, coches, bienes muebles e inmuebles. Pudieron poner bajo sanción a personajes de la cultura, estudiantes, obras literarias, nuestros gatos y hasta un árbol. Me pregunto si se les ocurrirá sancionar objetos espaciales como la ISS.

Oligarcas traicionados por sus socios

Hay más detalles sobre la retirada de dinero y otros bienes. Las estimaciones son incompletas.

En marzo de 2022, Francia congeló activos del Banco Central por valor de 22 mil millones de euros. Los particulares perdieron 150 millones de euros en dinero y unos 500 millones en bienes. Italia ha privado a los “particulares” (oligarcas) incluidos en las listas de la UE de activos por valor de 880 millones de euros. Sólo el velero detenido está valorado en 530 millones de euros. Los financieros holandeses primero congelaron 200 millones de activos, luego dispersaron y embargaron activos que ya valían 632 millones de euros, y bloquearon transacciones por otros 274 millones de euros. En total, se congelaron unos 900 millones de euros.

A principios de abril de 2022, la UE informó de la congelación de activos de 30 mil millones de euros de ciudadanos rusos. Suiza, que no es miembro de la UE, bloqueó activos por valor de 7.500 millones de francos suizos (más de ocho mil millones de dólares).

Hay que tener en cuenta que casi no hay datos sobre el importe de los activos congelados en depósitos en moneda extranjera de corporaciones, empresas y otras organizaciones. Podría llegar a los 300 mil millones de dólares, si no más.

¿En qué se basan estos ataques y por qué siguen funcionando?

La base: guardamos dinero y otros activos en territorios extranjeros y bajo jurisdicciones extranjeras. Resulta que nuestros adversarios se han aprovechado de ello en tiempos difíciles. Y se espera que sigan haciéndolo. El sistema de quitar dinero/activos seguirá funcionando.

Los bienes del Estado situados en el extranjero pueden añadirse con seguridad a los mismos activos. Ya nos han quitado las instalaciones de las misiones diplomáticas rusas en Estados Unidos. Eso fue en diciembre de 2016. Casi todas las instalaciones pertenecían a Rusia. Pero, al parecer, no nos llegó entonces. Pero supongo que ahora sí. No se puede confiar en ellos.

El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo con razón que Occidente “ha trazado una línea bajo la fiabilidad de sus monedas… y ahora todo el mundo sabe que las obligaciones en dólares y euros pueden no cumplirse”.

Hay un punto interesante en la historia de las sanciones. Es la historia de los gatos “sancionados”. La Federación Internacional Felina (FIFe) prohibió a los gatos rusos participar en exposiciones en el extranjero desde el 1 de marzo hasta el 31 de mayo de 2022. Se prohibió el registro de gatos con pedigrí en los “libros de pedigrí de la FIFe”. La FIFe es uno de los nueve miembros del Congreso Mundial del Gato (WCC).

Resulta que… Algunas personas reclaman cierto liderazgo en la esfera “felina”. Hacían despachos, formaban pedigríes, dibujaban diplomas, cortaban sellos. Después, dijeron: “Aquí mandamos nosotros. El resto debe obedecer nuestras reglas. El que no obedece no está con nosotros, y no recibirá dinero ni reconocimiento.

Una especie de autoconquista del territorio, seguida de autocoronación. Seguramente todos los eventos masivos de estas organizaciones están bien pagados por los propios competidores, concursos y ventas. El interés de un gato se cobra con creces. Más los ingresos por la venta de libros, manuales y accesorios. Uno puede vivir con ese dinero y no tener que preocuparse de trabajar.

Intermediarios que son asaltantes

En las bolsas de valores, de materias primas y de divisas de todo el mundo se observa una hinchazón similar de las mejillas. Hay intercambios especializados: de grano, algodón, metales. Incluso hay un intercambio de materiales nucleares y radiactivos (UxC, Atlanta, Georgia, EEUU).

Si se mira con ojo crítico a los intercambios –como intermediarios en la compra-venta, obtienen un porcentaje de la transacción– se puede ver lo siguiente. Allí, los tramposos venden y compran lo que no producen y no poseen. A veces compran primero y luego revenden. La ley es la misma: comprar barato y vender caro.

Por ejemplo, la Bolsa de Metales de Londres (LME) comercializa plomo, aluminio, zinc, cobre, níquel y estaño. ¿Qué crees que producen los británicos en grandes cantidades de estos? La respuesta es nada.

Sin embargo, hay una historia similar. Se trata del té “inglés”. Según los medios de comunicación, la primera remesa de té para el consumo, que se cultivó en Inglaterra, fue recibida sólo en 2012 por entusiastas del té y pesó unas 10 toneladas. Hasta entonces nunca se había cultivado allí. Pero durante cientos de años el mundo entero se vio inundado de costosos paquetes de “ese té tan inglés” cultivado en países absolutamente diferentes.

En general, es un parasitismo típico del sistema fraudulento de explotación de la mano de obra extranjera y muy cara. Lo principal es propagar su producto y ponerle una etiqueta de marca. Es cierto que la LME dispone de almacenes donde se encuentran los metales, pero muchas operaciones especulativas se realizan sin la entrega física de las materias primas. Es el llamado juego de las diferencias de precios. O jugar con los nervios de los demás.

Otra peculiaridad, quizá la más interesante, es que el intercambio determina (forma) los precios mundiales. El precio oficial del día, por ejemplo, lo fijan los miembros del comité de intercambio.

Hace tiempo que se sabe que los precios de las divisas están influidos por diversos factores. Pero estos factores no siempre son naturales, por ejemplo, de origen natural. A menudo provienen del mal provocando ciertos “movimientos” del mercado por parte de individuos interesados. Hay numerosos casos judiciales de fraude en este ámbito, que sólo llegan al público en general. Algunos casos son simplemente silenciados o acallados por el gran dinero incluso en la fase de iniciación o investigación. Como se dice, las partes llegan a un acuerdo.

Parece una larga digresión. Pero no todos los clavos se clavan de un solo golpe.

En el caso de las bolsas resulta como con los gatos. La gente se ha reservado el derecho de comerciar con los bienes de otras personas, ha legalizado este enfoque mediante acciones cuasi legales y vende los recursos de otras personas a todos los interesados. Al mismo tiempo, reciben su tajada, sentados únicamente en el escritorio de un ordenador.

Parásitos financieros

Los organizadores y ejecutores de las operaciones de intercambio están parasitando descaradamente la producción industrial (capitalismo) y la agricultura a escala mundial.

El mismo parasitismo es característico del capitalismo financiero. Aquí es aún más sencillo. Mientras que las mercancías tienen que ser entregadas finalmente por el vendedor al comprador, en materia financiera a veces basta con controlar el propio dedo cerca del botón “Enter”. En este caso, la mercancía no es más que un conjunto de impulsos eléctricos, “unos” y “ceros” en la secuencia adecuada.

El que tiene el dedo también recibe su porcentaje. Convierte un dólar en un yen y tendrás el tuyo. Por ejemplo, el sistema de pago PayPal cobra exactamente el 10% del importe original por enviar dinero de un país a otro con conversión. Y no hay nada que puedas hacer al respecto. Tienen condiciones tan draconianas. Por supuesto, puedes utilizar otro sistema. Si, por ejemplo, el corresponsal del otro lado está de acuerdo. Pero si no, no hay nada que hacer. Tienes que pagar.

Otra observación. En los primeros días de la escalada de la situación político-militar en Ucrania, las acciones de muchas empresas rusas que cotizan en bolsa se depreciaron casi inmediatamente. El sentido común nos dice que esto es un error. La gente seguía trabajando, los productos se fabricaban, la demanda no se anulaba, los equipos seguían funcionando. ¿Por qué razón los precios cayeron a cero?

Entonces, ¿qué pasa? Una buena parte de nuestros activos están bloqueados. La capacidad de producción y los productos se han devaluado en algunos casos. Esto no son relaciones de mercado en absoluto. Esto es subversión económica.

De ahí las conclusiones. Los dirigentes rusos deben actuar de forma más responsable. El primer paso de trasladar los pagos del gas a la zona del rublo es bueno. Debemos llevar la situación a su conclusión lógica. Las transacciones y las conversiones de moneda deben comenzar y terminar en nuestro territorio. Todavía no es un requisito previo. La condición obligatoria es que al final de las conversiones y transferencias se conviertan sólo en rublos, lo que asegurará el control de estos fondos por el emisor, es decir, Rusia. Esta es la forma más segura de mantener (preservar) nuestro dinero de la influencia del enemigo.

Este es el mismo esquema establecido por el Gobierno ruso para pagar los suministros de gas natural (gasoducto) ruso a los países europeos no amigos. Sin embargo, se resisten como pueden, intentando rechazar esos pagos. Sus temores son comprensibles. Por mucho que intenten bajar el rublo, no lo consiguen. Incluso en la fase de razonamiento de los “socios”, cuando no se tomaron decisiones serias sobre el pago, el rublo comenzó a fortalecerse: su tipo de cambio subió al nivel de febrero-marzo de 2020.

En cuanto a la compra de productos importados, esto es muy bueno para el consumidor ruso. Los productos del extranjero serán más baratos en rublos. Hace poco, el presidente estadounidense Biden se regocijaba, ya entonces muy equivocado, de que en Rusia “el dólar está por encima de los 200”. Resulta que mantenerse en la realidad no es su fuerte. Esta realidad es completamente diferente. Actualmente el dólar vale menos de 70 rublos, y en el futuro valdrá aún menos.

Defender al rublo

El fortalecimiento del rublo por sí solo no lo es todo. A esto le puede seguir: que otros países, por ejemplo, abandonen las liquidaciones mutuas en dólares y euros y se pasen a las monedas nacionales u otras; la caída del dólar frente a otras monedas; el declive del euro, que ya es visible a simple vista; el crecimiento de las monedas de las materias primas por analogía con el rublo; el paso de la deuda pública estadounidense (más de 30 billones, aproximadamente una cuarta parte del PIB mundial al año) a la línea crítica en la que el gobierno no puede atenderla; otros problemas como sólo a uno se le ocurren.

Es ahora cuando nuestros dirigentes a distintos niveles tienen que mostrar su mejor fuerza de voluntad y sus cualidades combativas en la cuestión del pago de las exportaciones en rublos. El adversario está seguro de socavar el sistema por todos los medios disponibles. Eso ya lo está haciendo, por ejemplo, al negarse a comprar gasolina por rublos. Aquí no debe haber concesiones. Como se dice, ojo por ojo.

En el futuro, todos los bienes/recursos rusos deberán comprarse y venderse en nuestro territorio. No hay ninguna razón para entregar los poderes a los extranjeros. Sólo causarán problemas más adelante. Dejen de poner una manada de lobos para vigilar a las ovejas. O, del mismo modo, confiar a las cabras las coles.

Al mismo tiempo, es de sentido común excluir el comercio de acciones para asegurar la compra y venta de bienes y servicios importantes. La práctica demuestra que incluso un esquema construido decentemente fracasará tarde o temprano.

Siempre habrá un participante o un grupo de personas que planeen algo malo y luego apliquen su plan. Y la mayoría de los planes no se originan en nuestro lado. La consecuencia es otro “desvío” de fondos al extranjero. Para evitar la confusión, es necesario excluir a los corredores de comercio, especialmente con lugares extraños de registro, como las Islas Caimán, en general, las zonas offshore, que no están disponibles para el control del Estado.

Socialismo con alma

La pregunta es: ¿quién debe cambiar entonces? Que el Estado compre y venda. ¿Una vuelta al socialismo? El socialismo con alma no es un concepto tan malo. Es especialmente eficaz en la conducción de la guerra. No importa que la guerra no se declare de iure (por ley). Se está llevando a cabo de facto.

Ahora tiene sentido reforzar el control del Estado sobre la economía. Si alguien aún lo recuerda, durante la Primera Guerra Mundial los “empresarios” rusos no cumplieron con los pedidos estatales de producción de bienes esenciales para la guerra, incluyendo armas y alimentos. Al parecer, no querían hacerlo. También entonces había expertos en serrar el presupuesto. La primera distribución centralizada (“prodrazverstka”) se inició en 1916, es decir, bajo el zar. Es bueno cuando hay algo que recordar y aportar al caso.

Sí, se podría argumentar: ¿tenemos comercio de Estado? ¿Por qué objetar? Este comercio debe ser organizado.

De nuevo la pregunta es ¿qué hacer con los actuales oligarcas empresariales? Hay que comprarlos y echarlos por una causa justa. Según la edición 2021 de Forbes Rusia, las 16 primeras personas de la lista tienen fortunas personales equivalentes a lo que Occidente ha “arrebatado” al Banco Central de Rusia, es decir, 300 mil millones de dólares estadounidenses. Y las 100 personas más importantes poseen casi 600 mil millones de dólares, lo que equivale a la totalidad de nuestras reservas internacionales que el gobierno ha ido acumulando en todo el país durante décadas.

Ahora bien, cabe preguntarse hasta qué punto sería correcto y democrático. Sí, será correcto y democrático. Basta con mencionar algunos hechos. En primer lugar, el trabajo humano en Rusia sigue costando un céntimo.

Recuperar lo robado por los oligarcas

La segunda: la riqueza actual ha ido a parar a sus propietarios por centavos. De los 16 primeros de Forbes, 14 son propietarios de negocios relacionados con la explotación de los contenidos de nuestro subsuelo. Sólo P. Durov, con su “Telegram”, y T. Bakalchuk, el propietario de “Wildberries” (tiendas por departamentos), son la excepción de la categoría.

¿Es realmente por una miseria? ¿Hay alguna duda? Esto es lo que declaró Anatoly Chubais (oligarca, principal instigador y beneficiario de las privatizaciones de la industria energética estatal durante los años 90) en su momento: “…no estábamos en el negocio de recaudar dinero, estábamos en el negocio de destruir el comunismo. Se trata de tareas diferentes con costes diferentes… Sabíamos que cada planta vendida era un clavo en la tapa del comunismo. Caro, barato, gratis, con recargo es la vigésima cuestión… La privatización en Rusia hasta el 97 no fue un proceso económico en absoluto…”.

El hecho de que los recursos materiales acumulados por generaciones de personas hayan sido “vendidos” a cambio de casi nada no debería ser dudoso. ¿Alguien más necesita explicar y demostrar algo? Luego, lo que se obtenía por centavos era activamente “serrado” por grupos de gánsteres.

He aquí algunas estadísticas secas para romper el aura benigna que se teje con los sueños de los beneficios del capitalismo. Unas 50 personas fueron asesinadas por poseer propiedades cerca del puerto marítimo de Petersburgo. ¿Es bueno el capitalismo?

Otra breve digresión sobre los “encantos” del capitalismo. Funciona de alguna manera en condiciones externas e internas perfectamente favorables. En cuanto ocurre algo que se desvía de lo positivo, empiezan a surgir los problemas. Pueden demostrarse en el nivel más sencillo y cotidiano.

Por ejemplo, las inundaciones en la región de Krasnodar en 2012. Cuando hablaban de los acontecimientos en Krymsk (ciudad del sur de Rusia), decían que una barra de pan se podía vender por 100 rublos. No todos, pero sí algunos. Parece que alguien fue detenido.

A partir de 2020: después de los informes idiotas de que los limones se salvaron del coronavirus, su precio se disparó de 100 a 400 rublos por kilo. No fue mucho tiempo, pero aun así ocurrió.

Durante el programa anual «Línea Directa con Vladimir Putin» del 30 de junio de 2021, una niña, a escondidas del personal de la tienda, difundió un vídeo sobre los precios de las verduras en el estudio. El mensaje era bastante claro: los precios eran increíblemente altos.

Al mismo tiempo, gracias a los esfuerzos del gobierno ruso, se frenaron las subidas de precios del aceite de girasol, el pan, el azúcar y otros productos “esenciales”. Todos ellos eran productos fabricados con materias primas rusas. ¿Qué más le falta a la empresa nacional?

Ahora, por supuesto, la situación es más tensa. El gobierno vuelve a regular el mercado, ahora aparentemente a todas horas. Y sin embargo, una vez más, alguien consigue vender el aceite de girasol a 300 rublos el litro y el azúcar a 100 o más rublos el kilo.

Se trata de acontecimientos a nivel de la vida cotidiana.

Combatir la corrupción privada y pública

Esto es lo que ocurre a nivel del Estado. El 26 de abril de 2022, Igor Krasnov, Fiscal General de la Federación Rusa, informó al Consejo de la Federación sobre el estado de la ley y el orden en el país en 2021. Habló de los problemas derivados de la codicia humana: subidas injustificadas de los precios de los productos farmacéuticos debido a la colusión de los cárteles y las prácticas de compra desleales; fijación arbitraria de precios en el sector de la vivienda y los servicios públicos; violaciones de la ley en la industria de la defensa, incluida la fijación de precios; y delitos de corrupción detectados, entre otros, en el control del gasto de los funcionarios públicos.

Los delitos de corrupción prevenibles se cometen a veces de forma organizada, como las comisiones ilegales, la malversación de fondos presupuestarios y el uso indebido de bienes estatales y municipales. Los delincuentes suponen una amenaza para los proyectos nacionales y de infraestructuras, los contratos estatales y las adquisiciones municipales y estatales.

El Estado pierde “empresas estratégicas y de importancia sistémica y otros activos importantes”. Entre los ejemplos citados se encuentran la devolución al Estado de una participación mayoritaria en la empresa Bashkir Soda, que había sido “privatizada sin el consentimiento de la agencia federal autorizada”, y la devolución de unas 450 hectáreas de bosque y tierras en la zona ecológica del lago Baikal y la franja costera del Mar Negro, necesarias para el desarrollo del territorio federal Sirius.

La aplicación de la prohibición de las exportaciones de madera a países no amigos requiere un mayor control. El impago de los salarios de los trabajadores exige un mayor control. El cumplimiento de las normas de seguridad y salud laboral en las instalaciones de producción requiere un mayor control. El Fiscal General siguió hablando de ello.

Por lo tanto, todo lo que nos rodea necesita más control. Sin control, todo es saqueado y destruido. Otra conclusión es que la reducción del nivel de control por parte del Estado llevará a dicho Estado al borde del fracaso. Por lo tanto, hay que reforzar el control.

En principio, incluso sin evaluaciones y declaraciones oficiales, está claro que estamos perdiendo desesperadamente en algunos frentes:

✔️ Se debilitó la protección de los bosques y se produjeron muchos incendios.

✔️ Hemos renunciado al control de la pesca y hemos conseguido que el precio del pescado esté en consonancia con el de la carne de vacuno, y además unos cuantos multimillonarios del pescado.

✔️ Se dieron la vuelta, abrieron la boca y perdieron la microelectrónica.

✔️ Ahora haremos cola para conseguir fichas de “madera” para la industria del automóvil con la mano tendida en el extranjero.

Pero ahora, debido a las sanciones, nadie nos vende nada. Sobre todo porque hay problemas de producción propios.

Por supuesto, es una descripción pesimista de la realidad. Pero si uno no se esfuerza a tiempo, todo irá cuesta abajo.

Hay que tener en cuenta la siguiente circunstancia. Rusia vive invariablemente bajo condiciones externas negativas, se mire como se mire. ¿Tiene sentido confiar en los “buenos” vecinos, en el “libre” mercado, reduciendo aún más el control estatal sobre los procesos económicos importantes en este estado de cosas? Parece que este enfoque, podríamos decir, liberal, nos llevará al borde del abismo. Por lo tanto, antes de que las ruedas se caigan, hay que apretar las tuercas.

Tal vez, después de haber juzgado, nuestros dirigentes reconsideren por completo sus planteamientos de planificación estratégica de la actividad del país. Tal vez desarrollen e introduzcan el sistema tipo Gosplan, ¿recuerdan los cálculos del equilibrio interprofesional?

Si recordamos la historia de los novgorodianos, el pan y la Liga Hanseática, así es como queremos resumirlo: todos los bienes de los distintos acaparamientos deben ser devueltos a la patria y debemos comerciar con los extranjeros sólo desde nuestra tierra, dictando nuestras propias condiciones si es necesario. Hay razones para creer que sin pan y energía barata no durarán mucho y aceptarán nuestras condiciones.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.