Rusia destroza el frente interno creado por EEUU y Ucrania Por Yakov Vygovsky | Centenario, Rusia

Rusia destroza el frente interno creado por EEUU y Ucrania Por Yakov Vygovsky | Centenario, Rusia
Compartir vía:

Periódicamente, algunas partes del territorio ruso fronterizo con Ucrania se “pintan” con el color amarillo de alta peligrosidad terrorista. En la actualidad, estos incluyen las regiones de Belgorod, Briansk y Kursk, dos distritos fronterizos de la región de Voronezh, el norte de Crimea y, hasta hace poco, varios distritos del territorio de Krasnodar (suroeste de Rusia, frontera marítima con Crimea). Inicialmente, se impuso un régimen “amarillo” hasta el 25 de abril. Luego se prorrogó hasta el 25 de mayo, aunque un ataque de los terroristas de “Zhovto-Blaki” podría tener lugar en cualquier región de Rusia.

Incapaz de ganar en una batalla abierta, Ucrania golpea a los moscovitas desde la sombra. Para ello, los radicales ucranianos están reclutando a nuestros jóvenes. Y lo que es especialmente preocupante es que están encontrando partidarios entre los jóvenes que están dispuestos a cometer crímenes sangrientos contra su propio país en aras de las ideas nazis, mientras sus compañeros luchan contra los ucrofascistas.

No es casualidad que el director del Servicio Federal de Seguridad (FSB por sus iniciales en ruso) de Rusia, Alexander Bortnikov, hablara del deseo de los extremistas de crear células terroristas durmientes en Rusia. Bortnikov dijo que en los últimos dos años se han evitado 129 delitos terroristas en Rusia, incluidos 78 atentados, se han reprimido las actividades de varias células de organizaciones terroristas y se ha destruido a una organización clandestina en el Cáucaso Norte.

Recientemente, por ejemplo, fue detenido en los suburbios de Moscú un simpatizante de la organización extremista ucraniana Sector Derecho. El detenido había servido en las AFU en 2017-2019, donde completó un curso de entrenamiento de sabotaje estándar de la OTAN, en el mismo campo de entrenamiento de Yavoriv, en la región de Lviv, que fue alcanzado por nuestros misiles de crucero de largo alcance. Fue premiado tres veces por su participación en operaciones de combate en el Donbass. Y en 2019 se le concedió la ciudadanía ucraniana por decreto de Zelenski como estímulo. A finales de enero de 2022, llegó a Rusia. No con buenas intenciones, por supuesto. Y fue atrapado en el acto.

Otro simpatizante del Sector Derecho ucraniano fue detenido en Kaliningrado, informó el Centro de Relaciones Públicas del FSB. Se especificó que cierto ciudadano ruso planeaba cometer un acto de terrorismo en la víspera del Día de la Victoria contra los militares de una de las unidades del Ministerio de Defensa ruso. Después, según la investigación, pretendía ir a Ucrania para participar en operaciones de combate contra el ejército ruso. En el domicilio del detenido se incautaron un artefacto explosivo improvisado y parafernalia con símbolos nazis.

Y no es el único caso en el que el FSB ha impedido un atentado terrorista en Rusia. Un neonazi que también planeaba cometer un acto de terror el Día de la Victoria fue detenido recientemente en un centro comercial de Sochi. Los agentes de inteligencia se incautaron de un revólver con munición, una granada de mano F-1, armas blancas y un plano del crimen. Se publicó un vídeo en el que el sospechoso confesaba su intención de “matar a cincuenta personas con el revólver y disparar a los heridos”.

Sólo en los últimos días, el FSB ha frustrado tres atentados terroristas. Entre los detenidos por el Servicio Federal de Seguridad ruso se encontraba un residente de la región de Kursk, también asociado a los servicios de seguridad de Ucrania. Confesó que estaba preparando una serie de explosiones en lugares públicos para crear un pánico masivo. Según la agencia, el detenido dijo que tenía la intención de marcharse a Ucrania después de cometer el crimen.

Células durmientes del terrorismo

Hoy en día, es Ucrania la que representa la mayor amenaza para Rusia en términos de amenazas terroristas. Estados Unidos ha entrenado a suficientes saboteadores en el centro de entrenamiento de Yavoriv, principalmente para operaciones en Rusia.

El experto en seguridad Aleksandr Zhilin señaló que no sabemos exactamente cuántas células durmientes han organizado en Rusia desde 2014, sobre todo porque estos especialistas en sabotaje son muy difíciles de identificar, ya que los ucranianos no se diferencian de los rusos en apariencia, subrayó el experto.

Al mismo tiempo, según el Zhillin, no es necesario centrarse en el Islam, porque “se pueden reclutar representantes de cualquier nacionalidad. El entorno más fértil para el reclutamiento es la pobreza de la población. Donde la gente vive por debajo del umbral de la pobreza, no es difícil contratar a personas que hagan lo que se les pide por una miseria. Por desgracia, no lo tenemos en cuenta”, lamentó Zhilin en una entrevista con Ukraina.ru.

El territorio de Ucrania está impregnado de rusofobia, se han creado las condiciones sociales para el reclutamiento, y cuando, según Zhilin, algunos dicen que Ucrania es débil y no puede hacer nada, es un razonamiento de profanos.

Sin embargo, no hay que pensar que los seguidores de la ideología de los neonazis ucranianos aparecieron en Rusia sólo después del inicio de la Operación Militar Especial. Fueron vistos ya entre 2015 y 2017. Su número en las regiones rusas ha aumentado. Sólo en diciembre pasado, los agentes del FSB llevaron a cabo una operación especial a gran escala en 37 regiones del país. Más de un centenar de simpatizantes del grupo juvenil neonazi ucraniano fueron detenidos.

En sus domicilios se encontraron banderas, ropa con cruces gamadas, armas blancas e instrucciones sobre cómo matar a más personas, todo ello con los símbolos de una comunidad extremista con el nombre de “Maníacos: Culto de Asesinos”.

Esta organización nacionalista se fundó en Ucrania, pero se han encontrado seguidores en decenas de regiones rusas. Se informó de que estaban dirigidos por un ciudadano de un país “no islámico” que, a su vez, estaba supervisado por los servicios de seguridad de Kiev. Entre los detenidos se encontraban quienes habían preparado atentados terroristas y asesinatos en masa, incluidos ataques a instituciones educativas en Rusia.

“MKU” apareció en la web hace un par de años. El líder del grupo, Yegor Krasnov, está en una lista de búsqueda internacional. Exigió que sus seguidores salieran a las calles de las ciudades rusas en un día determinado, llamado convencionalmente “fiesta de la muerte”. Ese día iban a tener lugar asesinatos en masa, seguidos de actos de violencia contra los cuerpos de los muertos.

El FSB declaró en su momento: “El objetivo de la acción era desbaratar una campaña inspirada por Krasnov en la que a través de mensajerías y redes sociales impartía instrucciones a sus partidarios en varias regiones de la Federación Rusa para cometer actos terroristas y asesinatos en masa”. Resultó que quienes administraban las comunidades de Internet que emitieron los llamamientos a la violencia eran chicas muy guapas. Viéndolas, nadie habría pensado que eran unas cínicas delincuentes.

Asesinatos atroces y dirigidos

Sólo de este grupo pro-ucraniano fueron detenidos unos 60 partidarios por “zig-zag” (acoso) violento. Entre ellos había nazis declarados con runas de las SS tatuadas en sus cuerpos y la inscripción: “Mata la debilidad que hay en ti”. Según las fuerzas del orden, los radicales fueron detenidos cuando intentaban quemar vivos a indigentes con “cócteles molotov”. Los miembros del grupo tenían previsto distribuir en Internet un vídeo del incendio provocado para intimidar a la población y atraer a nuevos simpatizantes a la organización.

Hay que decir que, en el contexto de la Operación Militar Especial de la Federación Rusa en Ucrania, los círculos políticos y los servicios especiales occidentales siguen recurriendo a métodos probados en el tiempo para eliminar gobiernos no deseados (“revoluciones de colores”, “primavera árabe”, “Maidan”, etc.), haciendo girar abiertamente un mecanismo para desestabilizar nuestro país con el objetivo de cambiar el régimen político. Para ello, se utilizan diversas herramientas, como la activación de fuerzas subversivas destructivas y “células durmientes” radicales en Rusia, creadas no sólo por los servicios especiales ucranianos, sino también por organizaciones terroristas internacionales que colaboran estrechamente con ellos.

En octubre de 2018, fue detenido en la región de Smolensk el ciudadano ruso Mejid Magomedov, miembro del grupo Estado Islámico (EI). En su apartamento, los agentes encontraron un artefacto explosivo así como una pistola con silenciador y munición. Según la investigación, a principios 2018, Magomedov estuvo en Kiev, donde se reunió con representantes del servicio secreto de Ucrania y de Sector Derecho. Confesó que había recibido un encargo para liquidar al comandante de una de las unidades de las fuerzas armadas de la República Popular de Donetsk (RPD) que vivía en la región de Smolensk, para lo cual recibió los medios para cometer el crimen e información precisa sobre el lugar de residencia de la víctima. A cambio, recibiría 10 mil dólares después de la operación.

El Comité de Seguridad y Anticorrupción de la Duma dijo que la operación realizada por el FSB no puede considerarse ordinaria. Así se confirmó una vez más la conexión entre el IS y Ucrania y las Fuerzas Armadas ucranianas. Han surgido motivos adicionales para creer que el asesinato de Alexander Zakharchenko (jefe de la RPD, asesinado en su casa el 31 de agosto de 2018) también podría haber sido llevado a cabo por bandidos del Estado Islámico a instancias de las Fuerzas Armadas Ucranianas (AFU).

Las células terroristas durmientes han sustituido a la insurgencia organizada, y su objetivo es llevar a cabo un único atentado terrorista, afirmó Andrey Przhezdomsky, representante oficial del Comité Nacional Antiterrorista y jefe del centro de información del CNA, en una sesión informativa en Moscú. Según él, esas células están preparados para actuar en el lugar donde estén.

Exactamente un día antes del inicio de la Operación Militar Especial, se supo que el Servicio Federal de Seguridad (FSB) ruso había impedido un atentado terrorista en Crimea, que pretendía ser organizado por los partidarios de Sector Derecho. Los terroristas planeaban atacar una iglesia en el pueblo de Aeroflotovskyy, cerca de Simferopol (en el centro de Crimea, a 80 kilómetros al norte de Sebastopol). Seis ciudadanos de… Rusia fueron detenidos.

De Kamchatka a Kaliningrado

En general, la geografía de estos actos delictivos es bastante amplia. Entre los lugares se encuentran Daguestán, Kamchatka, Udmurtia, Kurgan Oblast, Birobidzhan, Kaliningrado… Pero si hoy hablamos abiertamente de esto, significa que el peligro ya ha sido eliminado.

Últimamente, el FSB informa cada vez más de los atentados terroristas que se han evitado. “La tarea prioritaria de las fuerzas del orden es detectar y eliminar las células en las regiones donde aparecen. Estas células preparaban graves actos terroristas en Rusia: explosiones e incendios provocados en lugares concurridos. La mayoría de ellos se han evitado”, dijo Andrei Przhezdomsky.

Las organizaciones terroristas internacionales no abandonan los intentos de trasladar sus elementos a Rusia utilizando “células durmientes”, dijo el secretario del Consejo de Seguridad, Nikolai Patrushev. Estos delincuentes han adquirido experiencia de combate en bandas criminales en Siria e Irak. El reclutamiento activo de nuevos miembros de organizaciones terroristas internacionales se realiza a través de Internet, advirtió Patrushev.

Los llamados terroristas autónomos están ganando fuerza. Pueden existir durante años sin dar nada de sí, sólo para cometer un día un atentado terrorista. Hoy en día no son siempre hombres morenos y con barba. A menudo los durmientes son hombres y mujeres con el tipo de aspecto que nadie sospecharía. Pero el trabajo de seguimiento de los radicales conocidos, la red de agentes y el análisis de “big data”, permiten identificar a esos “durmientes” reclutados en Internet, mientras están de vacaciones en el extranjero o en otros lugares.

Hace un año, se suprimieron las actividades de 71 células terroristas clandestinas en Rusia. Más de 50 militantes fueron liquidados. Más de 800 bandidos y sus cómplices fueron detenidos. Se congelaron las cuentas de más de 1,200 personas implicadas en la financiación del terrorismo por un importe de más de 57 millones de rublos. Las fuerzas del orden destruyeron 156 depósitos de armas y se incautaron de 134 artefactos explosivos, más de 100,000 cartuchos y más de 3,000 minas, granadas y otras municiones. Los radicales tienen cada vez más oportunidades de reclutar partidarios, y la “tecnología de la muerte” es cada vez más barata y accesible.

El terrorismo muta más rápido que cualquier coronavirus, así que no hay lugar para la relajación. Por cierto, hay tres niveles de peligro terrorista: azul (elevado), amarillo (grave) y rojo (crítico). Se introduce el color amarillo si hay información confirmada sobre la posibilidad real de ataques terroristas. El azul y el amarillo son… ¿recuerdas, los colores de qué país? Sí, ese… y Suecia, también. Una “bandera” amarilla y azul ondea a lo largo de toda nuestra frontera sur con nuestro país “hermano”, por así decirlo. Esto es peligroso para nosotros…

Potencias occidentales pagan y dirigen

Según Bortnikov, los terroristas intentan actualmente establecer células durmientes y lanzar atentados selectivos en Rusia. También crece la amenaza de un doble atentado, con un segundo ataque que se produce después de que las fuerzas del orden lleguen al lugar del primer ataque. En general, a juzgar por los acontecimientos, las organizaciones terroristas internacionales están intentando crear asociaciones “durmientes” completas en Rusia.

El SBU de Ucrania es prácticamente una rama de la CIA estadounidense, del MI6 británico, del Surtee francés y del BND alemán. También se habla de que el Mossad no se niega a “ser amigo” del SBU. Bueno, etc. El FSB se enfrenta así a un adversario grande y experimentado.

Bortnikov denunció que los servicios de inteligencia extranjeros realizan activamente actividades propagandísticas y subversivas a través de recursos de información: Internet y mensajería, lo que explica en parte la negativa de las empresas informáticas occidentales a bloquear/desactivar el sector de recursos de Internet en lengua rusa frente a las sanciones antirrusas. Las redes sociales, las plataformas temáticas en línea, los servicios de mensajería instantánea (canales de Telegram), son un poderoso recurso informativo en el mecanismo de agitación, propaganda, reclutamiento y actividades de subversión de los servicios de inteligencia occidentales.

El 28 de abril, el FSB informó que había frustrado un atentado terrorista en Simferopol, Cremea. Según la agencia, un residente de la región nacido en 1988, antiguo soldado del Cuerpo de Marines de las Fuerzas Armadas de Ucrania y partidario del neonazismo, fue detenido por preparar una explosión e incendio en uno de los centros comerciales y de ocio de la ciudad siguiendo instrucciones de los nacionalistas del regimiento Azov. Durante el registro de la residencia del hombre, se incautaron explosivos caseros con elementos defensivos, literatura extremista y “parafernalia de grupos nacionalistas ucranianos”.

El 15 de abril, el FSB informó de la detención de cuatro miembros de una célula islamista de Hayat Tahrir al-Sham en el óblast de Kaluga (a 210 kilómetros al sur de Moscú), uno de los cuales planeaba cometer un acto terrorista en instalaciones militares de la región siguiendo instrucciones de emisarios extranjeros. Los agentes encontraron en un alijo partes de un artefacto explosivo improvisado, con artilugios incautados que contenían instrucciones para fabricar bombas y correspondencia con terroristas de Oriente Medio.

El terrorismo, se sabe desde hace tiempo, nunca existe por sí mismo, sino que siempre es aprovechado por ciertos Estados. Hoy en día, las organizaciones terroristas controladas por las élites globalistas se han convertido en un medio eficaz de ejercer presión sobre quienes se niegan a obedecerles, aunque se trate de una nación entera o de un país independiente. De hecho, todo el extremismo islámico es un producto de la diplomacia y el trabajo de inteligencia de Estados Unidos: Al-Qaeda, los talibanes, ISIS salieron “de debajo de la pluma” de las autoridades competentes angloamericanas.

Las herramientas del terrorismo son utilizadas activamente por EE.UU. para promover su política exterior y contra figuras estatales, militares o públicas en Irán, Venezuela, Egipto y países centroamericanos. Y de Rusia no hay nada que decir: nos mandan todo tipo de escoria terrorista. Las palabras de los líderes occidentales sobre la lucha contra el terrorismo internacional, no son más que una figura retórica. El terrorismo internacional, organizado y financiado por Estados Unidos y sus aliados, ha sido durante mucho tiempo una herramienta eficaz para difundir la estrategia de la globalización. Y debemos decir directamente que grupos subversivos del enemigo están trabajando en nuestro país, escondiendo “células durmientes”.

La guerra real se lleva a cabo contra Rusia. Se le puede llamar guerra híbrida o darle otro nombre, pero es importante entender que esta guerra se lleva a cabo sin los planes de guerra tradicionales, es difícil de detectar, aunque las batallas se libran todos los días.

Por eso, uno desea repetir las inmortales palabras de Julius Fučík, el periodista y comunista polaco ejecutado por los alemanes en la prisión de Berlín: “Hombres: os he amado. ¡Estad alerta!”.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.