Rusia pasa a la contraofensiva informativa RIA Novosti & READOVKA

Rusia pasa a la contraofensiva informativa RIA Novosti & READOVKA
Compartir vía:

Facebook ha caído

Por Natalia Osipova | RIA Novosti

Estamos diciendo adiós a una era. Facebook: ¡cuánto significa esta palabra para el corazón ruso!

Pasamos una docena de años en sus páginas. Formaba parte de la vida de la clase educada urbana tanto como la taza de café de la mañana y el periódico. De hecho, Facebook ha sustituido al periódico de la mañana. Sustituyó al periódico de la tarde y también al de la noche. Ciertamente, ha suplantado a la prensa diaria, nos ha enseñado a leer las noticias en las redes sociales y en las cuentas de los amigos, y ha mordido los ingresos de los medios tradicionales. No nos acomodamos en él, se acomodó en nosotros, se acomodó, se acomodó, se acomodó, se acomodó y ahí vamos.

Incluso el diseño de FB, con todos sus símbolos, recuadros, flechas, fuentes, ramas, likes, se ha convertido en parte del diseño social de cada usuario. Literalmente: soy lo que es mi página de FB. Y todos los empleadores, prometidos y clientes lo sabían: para empezar, todos buscaban el perfil de una persona en las redes y concluían si debían o no hacer negocios con ella.

«Cuando cierro los ojos, ¡estás frente a mí!

Abro los ojos y flotas sobre mis pestañas».

Estos versos del poeta georgiano Grigol Orbeliani, traducidos por Nikolai Zabolotsky, se refieren por supuesto a él. Facebook, nuestro eterno amigo de bolsillo diario: cuando te duermes te pasas la nariz por la pantalla, cuando te despiertas te quedas mirando la pantalla. Entre medias, duermes intranquilo porque mientras estabas fuera de Facebook, ¡alguien se equivocó definitivamente! Y se aprovechó del hecho de que todavía estabas fuera de la red, desarmado. Y ha estado escribiendo comentarios descarados. ¡Y lo primero que hay que hacer es ir a cortar al bastardo! Eliminarlo, expulsar a todo el mundo, limpiar el desorden online de esta mañana. Y luego lávate la cara y lávate los dientes.

¡Y dime que no es cierto! Bueno, es que nunca has vivido en Facebook.

Y la vida en las redes sociales estaba en auge: social, profesional y personal.

Todo se hacía en FB

Aquí nacían nuevos proyectos y se reclutaban equipos, por likes, por mensajes cortos en un mensaje privado.

Aquí se recaudaron enormes fondos, tanto por parte de fundaciones como de particulares que supieron reunir las sumas necesarias. FB floreció con comentarios (“plus”). Tecnología rápida y eficaz para hacer el bien juntos y públicamente. Todo el mundo quiere ser bueno y nadie quiere ser malo. Aquí hay dinero para una buena causa, por supuesto.

Aquí es donde se han creado reputaciones reales y a la vez infladas, se han construido marcas personales y se han lanzado campañas publicitarias. Aquí han surgido negocios enteros de venta de cualquier cosa: cosméticos, arte, antigüedades, gatos, joyas, ropa, muebles. Grupos de interés, eventos en directo por acuerdo, actividad invisible para el gran mundo, ingresos microscópicos que no se revelan al fisco, autoempleo no oficial. Facebook ha sido la gran oficina de todos los servicios del mundo, desde la niñera hasta la peluquería. El gran poder de Facebook que lo sabe y conoce todo, desde dónde comprar cortinas baratas hasta dónde encontrar un veterinario genial para resucitar a un gato.

¿Y cocinar? ¿Y la belleza? Aquí compartieron recetas y cocinaron bocadillos y chuletas; aquí se dedicaron a hacer ejercicios y se hicieron una cirugía estética; aquí sacaron sus botines en público, para envidia de sus amigas gordas y en busca de admiradores, y perdieron peso poniendo sus fotos frente al espejo “antes” y “después”. Animados, fueron a Instagram. Pero esa es otra historia.

Aquí se recogía la lista de invitados a las presentaciones, ceremonias y espectáculos, reclamando una página en línea y ofreciendo la confirmación de la participación. Aquí se organizaban fiestas de la amistad, justo en grupos privados especiales. Aquí alquilaban pisos, vendían coches y casas. Se mostraron nuevos vídeos musicales y sesiones fotográficas. Se publicaron poemas y capítulos de nuevos libros. Presumían de coches y viajes. Se mostraban gatos y perros. Pedían ayuda en momentos de enfermedad, depresión y tristeza.

Además, aquí se informaba a la ciudad y al mundo de los nacimientos, las bodas y las muertes. Todos los acontecimientos se reflejaban en Facebook, que era más que la realidad: los eventos y las cosas en la realidad eran a veces menos que en la virtualidad.

FB se autodestruyó en Rusia

Facebook era un pequeño gran mundo de personas privadas. Y podría haber seguido siendo así, pero no en Rusia.

Como siempre, los rusos hicieron algo increíble con Facebook. Una plataforma política. Una plataforma para el activismo social. Un lugar de debate sobre el destino del mundo. Un campo de batalla para los intelectuales progresistas y los patriotas conservadores. En esta batalla perdió Facebook, que decidió que la plataforma podía y quería controlar los procesos políticos en Rusia.

FB finalmente se rompió en 2014. La gente que se toma la política a pecho empezó a discutir con sus amigos sobre de quién es Crimea. En una cocina política tradicional rusa, se puede beber té o algo más fuerte y acurrucarse, diciendo: “Muy bien, después de todo, tú y yo dormimos en el mismo catre en el dormitorio, hagamos otra ronda, amigo”. En cambio, en Facebook no se puede hacer eso: por su diseño, provoca batallas. Las opiniones se expresan públicamente, apoyadas por los gustos de ambos bandos, y no hay vuelta atrás, no hay que ceder bajo la mirada de sus partidarios al otro bando. Incluso si tu hermano o hermana está en el otro lado. Sólo hasta que ganes, o hasta que seas expulsado o prohibido.

Y se supone que tienes que hablar de todos los temas. Esa es la ética de FB. Los virólogos normales se convierten en politólogos normales varias veces al día. Por lo tanto, había muchas razones para meterse en una refriega en línea.

Podría hacer una ciudad con los que prohibí. ¿Y tú? Estoy segura de que tus estadísticas no son peores.

El miedo se puede convertir en un grupo secreto, invisible para todos menos para los participantes. Y mis amigos y yo intentamos una vez dominar el mundo sin llamar la atención de los vigilantes, pero terminó en un fiasco: ahora ni siquiera se puede encontrar, todo el mundo que quiere estar por encima de la contienda hace tiempo que eligió un bando y se destruyó mutuamente con prohibiciones.

Facebook ha aprendido perfectamente a manejar grandes masas de gente, a agitar el barco, a formar burbujas de información de partidarios de un punto de vista y a propagar el correcto. Cómo mentir. FB se convirtió en una plataforma en la que se promovía un solo punto de vista y en la que se bombardeaba activamente el feed (actualizaciones) con contenidos de una sola dirección.

Censura descarada

Los que primero se trajeron los valores del mundo libre al pueblo, y te los sabes de memoria, y los conoces por su nombre: América es el hogar de las libertades, todo lo terrible es de Rusia y Putin, la quimera de la patria, la fe y el género debe ser abandonada. En primer lugar – literalmente a la vista. FB ha aprendido a desprestigiar a los que no le gustan y no comparten los valores de esa lista. Y si hace sólo cinco años era posible al menos discutir, aunque estropeando las relaciones, pero llamando a las cosas por su nombre, la red ha pasado a la censura pura y dura, imponiendo la prohibición de palabras, pensamientos e imágenes.

Se llegó al punto ridículo de que las grandes obras con figuras desnudas, incluso Miguel Ángel, tenían que ser publicadas con una etiqueta en los comentarios o ser prohibidas.

Se introdujo una política de prohibiciones gratuitas, previa denuncia, sin prácticamente ningún derecho de recurso. Los censores anónimos podrían prohibir a cualquiera, incluso a un famoso escritor ruso o a un actor destacado, por una o dos palabras, por sus opiniones y su posición. Y la otra parte podía publicar todos los insultos que quisiera.

La red alentó a los soplones y provocadores. La red se negó a obedecer las normas y la legislación nacionales, poniendo la censura en el segmento de lengua rusa en manos de –esperamos ver documentos– nacionalistas ucranianos, que literalmente acosaron a los usuarios que tenían opiniones diferentes. Ejemplo: mi enlace al material del proyecto “Nuremberg. The Beginning of the World” (El principio del mundo) sobre el Desfile de la Victoria del 24 de junio de 1945, fue borrado por supuestamente contener “mentiras” y contenido “malicioso”. De hecho, a fin de cuentas Facebook estaba apoyando una agenda neonazi.

Una mezcla de santurronería, propaganda, censura y tecnología manipuladora de creación de feeds (actualizaciones): así era Facebook en ruso en los últimos días antes de su final. Una red que se convirtió en un escenario de animosidad y conflicto.

Facebook tuvo una mala influencia en la cultura política de Rusia. Como bien ha dicho alguien, ha acostumbrado a la gente a ser insultada sin recibir un puñetazo en la cara por ello. Y la intelectualidad urbana, que entró en FB centrada en la literatura, refinada y capaz de una discusión inteligente y razonada, ahora la abandona con rabia y tristeza, en un grado extremo de histeria.

Hace tiempo que FB se ha implicado abiertamente en la política, convirtiéndose en una plataforma de reunión y coordinación de activistas de todo tipo. “Reúnanse a las 10:30 pm bajo el Monumento a la Independencia. Abríguese bien, lleve paraguas, té, café, buen humor y amigos”: esta frase, publicada el 21 de noviembre de 2013 por el periodista y activista ucraniano Mustafa Nayem, fue el comienzo de una sangrienta historia cuyo final –se espera– veremos en los próximos días.

La caída de FB no fue bonita

La política que convirtió a la red social en una plataforma y una herramienta para una brutal y sucia guerra de información es lo que finalmente la arruinó. En las últimas horas de existencia de FB en Rusia, las máscaras ya se habían desprendido por completo: todos los primeros anuncios eran falsos, propaganda agresiva y desinformación; todas esas páginas con el tipo de cambio a “300 rublos por dólar”, con información falsa sobre el número de militares muertos, con páginas falsas de medios de comunicación rusos. Un final lógico para la guerra de la información. La caída de FB no fue bonita. Pero, de alguna manera, el arma de la guerra de la información está fuera de combate y ya no dispara.

Por alguna razón –y hay muchas maravillas en este momento– puedo entrar ahí por ahora.

Esto está tranquilo. Todos se han ido. Las paredes del autor están silenciosas y desiertas, como las habitaciones después de que los inquilinos se hayan mudado. Los comentarios sin responder se acumulan, los posts de despedida se cuelgan: los que han tenido tiempo de prepararse tienen sus cuentas en otras redes prendidas con alfileres.

FB era como la zona stalker (acosador, espía, vigilante), donde la superficie virtual humeaba y burbujeaba. La estructura, la forma, el diseño y los algoritmos del FB eran perfectos para el espectáculo cultural que se estaba desarrollando para el deleite de la “intelligentsia progresista” que había estado dando forma a la agenda cultural y mediática durante años. El escenario, el auditorio, la venta de entradas y la cartelera estaban aquí.

Y los guiones también se escribieron aquí. Es donde aplaudieron a Navalny y maldijeron a Putin. Es donde condenaron colectivamente y firmaron cartas. Es donde celebramos las reuniones del partido para los renegados y avergonzamos a los que se han alejado del progreso. FB era una encarnación perfecta de la matriz de la intelectualidad: un pase de lista y apoyo en la línea de “nosotros contra ellos”, estableciendo el consenso y comprobando la pureza de las filas, demarcando la frontera entre el único y especial “nosotros” y el terrible, zombificado y estúpido “ellos”. Nos reunimos aquí para no perdernos en medio de “esta terrible” nación, que celebra el Día de la Victoria en lugar de arrepentirse.

En un momento dado, este teatro social era nauseabundo, pero nunca se apagó. Y el público no podía dejar de mirar. Eso era todo hasta que el espectáculo terminó.

Red Social, ¿has estado o no has estado? ¿Quién responderá, a dónde has ido? Alerta de spoiler –anticipar un final–: Roskomnadzor (Servicio Federal de Supervisión de las Comunicaciones, las Tecnologías de la Información y los Medios de Comunicación). Sólo el viento sopla a través de los callejones del Jardín Neskuchny y barre sus puestos.

Facebook parecía inamovible. Sólido como una roca. Eterno. Una virtualidad mucho más duradera que la realidad. Y ahora, ante nuestros ojos, se está desvaneciendo en el pasado.

¡Adiós a las armas!

Los gusanos del cerebro: no te dejes comer

Por Evgeny Norin | READOVKA, Rusia

Desde el comienzo de la guerra, muchos de nuestros conciudadanos se encuentran en una especie de estado de aturdimiento. Es comprensible que a nadie le guste la guerra, y en este caso se lanzó una operación militar sobre las cabezas de la gente de forma inesperada. Pero la conmoción pasó, y no todas las cabezas se abrieron.

La gente se está disparando en el pie. Algunos se apresuran a ir a Armenia con su último centavo, habiendo gastado todos sus ahorros, y cuando llegan allí no pueden entender por qué demonios lo hicieron. Alguno está cerrando su propio proyecto, y poniendo un cartel de “No a la guerra” en su página web, como si cualquier persona que tome decisiones lo hiciera en función de si su aplicación está viva o muerta, si su enciclopedia online está en marcha o inactiva.

No es porque la gente sea idiota. La gente que tiene esta profesión les ha clavado las orejas a propósito y con habilidad.

“¡Oh, mira, aquí está el vídeo de Maxim Katz (ex diputado, youtuber), está diciendo la verdad!”… Bueno, sí, te puedes retorcer ante el extravío de Maxim Katz. Pero se dirige a nuestros conciudadanos con su lenguaje, no parece un cerrajero envejecido, y puede que no sea más inteligente que un cerrajero envejecido, pero su rostro es seguro, su voz es compuesta, su lenguaje es correcto. Y trabaja como un informático, y no es el único: él y sus amigos tienen estos videos todos los días, para cualquier nivel de inteligencia y educación.

En Internet se rieron en su día de los “trolls de Olginsky” (comentaristas pagados por el gobierno ruso) por 15 rublos por comentario: bueno, los trolls andan por ahí a 15 rublos por comentario; un hombre se pasea por Vkontakte (red social rusa, similar a Facebook) con un cuestionario vacío y deja los mismos comentarios en todas partes, y no se puede hablar con él porque hay un simple guion. Enlaces a vídeos y artículos del tipo adecuado: aunque seas cien veces apolítico, no podrás evitarlos.

Bueno, ahí lo tienes. De hecho, el trabajo de estas personas es dejarte boquiabierto. Se cagan en tu cerebro, esperando que te sientas culpable y salgas por la ventana. Esto se hace con habilidad, por profesionales que trabajan a destajo y cuya profesión, vocación, labor de vida y objeto de gloria, valor y heroísmo es el abuso del cerebro.

Denigrar y descalificar

Su país comete crímenes terribles; ni siquiera se atreve a hacer preguntas; si alguien quiere algún tipo de investigación (como con el cohete en Kramatorsk) entonces es un sinvergüenza, tiene las manos manchadas de sangre y lo grita. “¿Qué investigaciones? Porque el presidente Zelensky ya ha llorado ante las cámaras (¡¿qué canalla ha dicho “cocaína”?!), ¿no crees a Zelensky y a toda la comunidad internacional? No mentirían” (mintieron sobre Yugoslavia, sobre Irak, sobre Siria, sobre Donbass, mintieron como un pedófilo durante una investigación, pero eso no lo sabes).

Especialmente, la idea cumbre es llamar a tu oponente zombi. La gente que más grita sobre los zombies (¡zombies, zombies!) es la que puede ser sustituida por un simple chat-bot, donde en lugar de sugerencias para ver fotos de pechos de chicas pongan el mismo programa sencillo sobre los horrores de la ocupación.

Ustedes son todos traidores, asesinos, llevan la marca de Caín, tu gallina de dos cabezas debe ser estrangulada. Esas son algunas citas, en todo caso. No están ahí para convencerte de nada lógicamente, están ahí para gritar y desgañitarse. Es un conjunto de trucos: los chicos de las fraternidades de los años 90 lo sabían, la idea es que te hagan abominaciones y te llenes de culpa también.

Todos te deseamos lo mejor, baja la pistola y patea despacio en esa dirección, el político miente, somos buena gente y tú has hecho enfadar al jefe, eres muy, muy malo, Fulano, mira que por tu culpa toda la gente honrada se ha ido a Georgia y tú eres malo, deberías pagar y arrepentirte, arrepiéntete y paga, pero se van a apiadar de ti, vas a ser menos malo, sólo abre tu cartera, no toques el arma, sólo deja esta página de mierda, sólo besa la punta de mi bota, es una hermosa bota hecha según los estándares europeos, no como tu burda kirsa (botas rusas de cuero)…

…estoy exagerando, por supuesto, pero esa es la cuestión. Estas canciones pueden sonar muy convincentes, y así debe ser.

Y si se pregunta qué pasa con los crímenes cometidos por los adversarios, es una pregunta mezquina y equivocada, es “¿hay negros linchados?”, es indecoroso hacer esas preguntas. Su culpa es obvia, la culpa de su país es obvia para todas las personas pensantes. Esto, por cierto, es importante. Te harán creer que toda la gente pensante está en el mismo bando y que todo lo bueno está ahí también, pero si no te resulta obvio que debes volar el Kremlin mañana, entonces no eres bueno y no eres pensante, o eres un corrupto (los propios oradores trabajan para la Libertad y el periódico Meduza (medio pagado por EEUU) desnudos y para comer, con donaciones ocasionales para café y anfetaminas) o simplemente eres un imbécil e hijo de imbécil.

Ahora toda la “humanidad progresista” intenta decir sandeces con el espíritu de la inolvidable “Y me llevaron al departamento político a la mañana siguiente, me dijeron, ¿por qué no te quemaste en el tanque, Perencejo?”.

 

Atreverse a pensar

Pero no se supone que se queme en un tanque. Así es. “¿Cómo puedes escribir poesía ahora que nuestro país está en guerra?” Pues bien, ahora es el momento de hacerlo. Ahora mismo, cuando te gritan al oído que no debes atreverte a pensar en otra cosa que no sea la guerra y, en general, ¿para qué vives si no intentas romper el puño de un policía antidisturbios con tu mandíbula cada día? Su tarea personal como ruso es vivir lo más largo, rico y feliz posible. También puede abogar por una paz rápida. Es una cuestión de convicciones personales. Después de escuchar a tales humanistas, no hay que saltar por la ventana. Eso es lo que esperan.

No te atrevas a pensar que realmente eres el mal del mundo. No te atrevas a pensar que mereces que te odien. No te atrevas a culparte. No te atrevas a alegrarte de los fracasos y las tragedias de tu país. Eso es lo que se espera de ti y en eso te están engañando. Te persuadirán muy diligentemente de que ahora debes pagar personalmente cada cucaracha de cada lata de mierda. Supéralo.

El sentido de culpa te lo quitan los mismos que antes estaban dispuestos a buscar algo bueno en los islamistas de Oriente Medio y en los militantes de Ichkeria (terroristas chechenos). Además, los mismos que hicieron “ese” Irak, y los que bombardearon Vietnam hasta la saciedad. Por no hablar de los que arruinaron Luhansk y no reflexionaron sobre el tema. No se trata de “está bien, siempre que lo hayan hecho EEUU y Europa”. Se puede ser pacifista personalmente, sí. Se trata de que todos ellos vivan de alguna manera y no se ahorquen después de sus guerras. Y no tienes que saberlo. Eso es exactamente lo que tratan de embaucar, y lo hacen, por cierto, de forma competente y profesional. No te dejes engañar.

¿Significa eso que no puedes tener compasión por la gente con problemas? Puedes hacerlo. Debemos hacerlo. Tener compasión: se puede y se debe. Exigir que por el bien de la gente de Kharkiv se mate a la gente de Ryazan – no. Sentirse culpable – no. No eres culpable de nada. Métetelo en la cabeza.

Si alguien te dice algo con cara de seguridad, con una voz muy bien posicionada, con una posición de total superioridad moral, sólo recuerda: nadie habla con tanta seguridad y arrogancia como una camilla de mercado. Y nadie se sitúa en una altura moral tan inalcanzable como el mojigato que intenta meterte su alta moral como si fuera una salchicha caducada, monetizarla, montarse en tu joroba y declararte culpable de todo porque no estaba lo suficientemente cómodo en tu joroba. No se trata de una víctima inocente, se trata de un parásito malvado para el que eres alimento. Experimentar dudas es normal. Todo el mundo tiene un momento de debilidad. No dejes que esa babosa del cerebro te coma. Es tu cerebro.

Si te sientes culpable, si crees que tienes derecho a ser odiado, si has decidido que se ha acabado y estás condenado, recuerda: no es porque lo sea en la vida real. Es un parásito muy entrometido que intenta meterse en tu cabeza.

No quiere decirte la verdad. Quiere comerte. Échalo.

Image of businesswoman in anger breaking metal chain
Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.