Sentimos el aliento de los nuevos tiempos (Discurso del Presidente Putin) Web del Kremlin | Presidencia de Rusia

Sentimos el aliento de los nuevos tiempos (Discurso del Presidente Putin) Web del Kremlin | Presidencia de Rusia
Compartir vía:

Sesión plenaria del 25 Foro Económico Internacional de San Petersburgo, 17 de junio de 2022. El foro de este año se celebra bajo el lema “Nuevo mundo, nuevas oportunidades”. Asisten el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el Presidente de Kazajistán, Kassym-Jomart Kemelevich. Envían mensajes por video, el presidente de la República Popular China, Xi Jinping, y el presidente de Egipto, Abdelfattah Sisi.

Querido Kassym-Jomart Kemelevich, Queridos amigos, colegas

Me gustaría dar la bienvenida a los participantes e invitados al 25º Foro Económico Internacional de San Petersburgo.

Tiene lugar en un momento difícil para toda la comunidad mundial, en el que la economía, los mercados y los propios principios del sistema económico mundial han sido atacados. Muchos de los vínculos comerciales, productivos y logísticos interrumpidos anteriormente por la pandemia vuelven a ponerse a prueba. Además, conceptos clave para los negocios como la reputación empresarial, la integridad de la propiedad y la confianza en las monedas globales han sido minados a fondo, minados por desgracia por nuestros socios en Occidente y esto se ha hecho deliberadamente, por ambición, en nombre de mantener ilusiones geopolíticas anticuadas.

Hoy voy a exponer nuestra –cuando digo “nuestra”, me refiero a los dirigentes rusos– visión de la situación en que se encuentra la economía mundial. Explicaré cómo actúa Rusia en este contexto y cómo planifica su desarrollo en un entorno que cambia dinámicamente.

El fin del mundo unipolar

Hace un año y medio, en mi intervención en el Foro de Davos, volví a insistir en que la era del orden mundial unipolar ha terminado –quiero empezar con eso, no hay forma de evitarlo– a pesar de todos los intentos de preservarlo, de conservarlo por cualquier medio. El cambio es el curso natural de la historia, porque la diversidad civilizatoria del planeta, la riqueza de las culturas es difícil de combinar con los patrones políticos, económicos y otros, patrones que no funcionan aquí, patrones que desde un centro se imponen a grandes rasgos, sin alternativa.

El fallo está en la propia idea según la cual hay una potencia, aunque sea fuerte, con un círculo limitado de Estados cercanos a ella o, como ellos dicen, acogidos por ella, y todas las reglas de la facturación y de las relaciones internacionales, cuando se hace necesario, se interpretan exclusivamente en interés de esa potencia. Como ellos dicen, trabajan en una dirección, el juego se dirige hacia una puerta. Un mundo basado en tales dogmas no es definitivamente sostenible.

Estados Unidos, al declarar la victoria en la Guerra Fría, se ha declarado embajador de Dios en la tierra, que no tiene obligaciones sino sólo intereses, y estos intereses se declaran sagrados. Es como si no se dieran cuenta de que en las últimas décadas han surgido en el planeta nuevos y poderosos centros que cada vez hacen más ruido. Cada uno de ellos desarrolla sus propios sistemas políticos e instituciones públicas, implementa sus propios modelos de crecimiento económico y, por supuesto, tiene derecho a protegerlos y a asegurar la soberanía nacional.

Atrapados por el pasado

Estamos hablando de procesos objetivos, verdaderamente revolucionarios, de cambios tectónicos en la geopolítica, en la economía mundial, en la tecnología, en todo el sistema de relaciones internacionales, donde crece significativamente el papel de estados y regiones dinámicas y prometedoras, cuyos intereses ya no pueden ser ignorados.

Permítanme repetirlo: estos cambios son fundamentales, trascendentales e inexorables. Y es un error creer que una época de cambios turbulentos puede, por así decirlo, ser aburrida y esperar a que pase, que supuestamente todo volverá a la normalidad, que todo será como antes. No será así.

Sin embargo, parece que las élites dirigentes de algunos Estados occidentales se hacen este tipo de ilusiones. No quieren ver las cosas obvias, sino que se aferran persistentemente a las sombras del pasado. Por ejemplo, creen que el dominio de Occidente en la política y la economía mundiales es un valor constante y eterno. Nada es eterno.

Y nuestros colegas no sólo niegan la realidad. Intentan contrarrestar el curso de la historia. Piensan en términos del siglo pasado. Son cautivos de sus propios delirios sobre los países que están fuera de los llamados mil millones de oro, consideran todo lo demás periférico, su patio trasero, siguen considerándolos una colonia y a las personas que viven allí ciudadanos de segunda clase porque ellos se consideran excepcionales. Si ellos son excepcionales, todos los demás son de segunda categoría.

De ahí el deseo irrefrenable de castigar, de aplastar económicamente a los que se pasan de la raya, a los que no quieren obedecer ciegamente. Además, imponen con rudeza y sin escrúpulos su ética, sus puntos de vista sobre la cultura y sus ideas sobre la historia, y a veces cuestionan la soberanía y la integridad de los Estados y amenazan su existencia. Basta con recordar el destino de Yugoslavia y Siria, Libia e Irak.

Si no se consigue atrapar y pacificar a un rebelde, se intenta aislarlo o, como se dice ahora, “anularlo”. Se utiliza todo, incluso el deporte, el movimiento olímpico, la prohibición de la cultura, las obras maestras del arte, por la única razón de que sus autores son de origen “equivocado”.

Esa es la naturaleza del actual brote de rusofobia en Occidente y de las demenciales sanciones contra Rusia. Una locura y, yo diría, un sinsentido. Su número, así como la velocidad de su estampación, no tiene precedentes.

La economía rusa está en pie

El cálculo era claro: aplastar la economía rusa de golpe, destruir las cadenas de distribución, retirar por la fuerza las empresas occidentales del mercado ruso, congelar los activos nacionales, golpear la industria, las finanzas y el nivel de vida de la población.

No funcionó. Obviamente, no funcionó, no sucedió. Los empresarios rusos, las autoridades trabajaron juntos de forma profesional, los ciudadanos mostraron cohesión y responsabilidad.

Paso a paso, hemos normalizado la situación económica. En primer lugar, estabilizamos los mercados financieros, el sistema bancario y la red comercial. Entonces empezamos a inundar la economía con liquidez y capital circulante para preservar la estabilidad de los negocios y de las empresas, del empleo y los puestos de trabajo.

Los sombríos pronósticos sobre las perspectivas de la economía rusa que se escucharon a principios de la primavera, no se hicieron realidad. Al mismo tiempo, está claro por qué se exageró esta campaña de propaganda, donde todos estos hechizos sobre el dólar a 200 rublos y sobre el colapso de nuestra economía en su conjunto: todo esto era y sigue siendo una herramienta de lucha de información, un factor de impacto psicológico en la sociedad rusa, en los círculos empresariales nacionales.

Por cierto, algunos de nuestros expertos sucumbieron a esa presión externa y, en sus previsiones, también partían del inminente colapso de la economía rusa y del debilitamiento crítico del rublo, la moneda nacional.

La vida ha desmentido estas predicciones. Sin embargo, me gustaría subrayar y enfatizar: para seguir teniendo éxito, debemos ser muy honestos y realistas en nuestra evaluación de la situación, ser independientes en nuestras conclusiones y, por supuesto, creer en nuestra propia fuerza; esto es muy importante. Somos personas fuertes y podemos afrontar cualquier reto. Al igual que nuestros antepasados, podemos afrontar cualquier reto. Los milenios de la historia de nuestro país lo atestiguan.

Apenas tres meses después del enorme paquete de sanciones, hemos suprimido el aumento de la inflación. Tras el pico del 17.8%, como saben, la inflación es ahora del 16.7% y sigue bajando. Lo comparo con otras regiones. Sí, eso es mucho para nosotros también, por supuesto. El 16.7% es mucha inflación. Tenemos que trabajar con ella y lo haremos, y estoy seguro de que lograremos un resultado positivo.

El impulso económico se está estabilizando, las finanzas públicas son sólidas. En los cinco primeros meses de este año, el presupuesto federal se ejecutó con un superávit de un billón y medio de rublos, mientras que el presupuesto consolidado mostró un superávit de 3,3 billones de rublos. Al mismo tiempo, el superávit del presupuesto federal sólo en mayo fue de casi medio billón de rublos, más de cuatro veces superior a la cifra de mayo pasado.

Defensa de la economía rusa

Nuestra tarea hoy es crear las condiciones para aumentar la producción, para aumentar la oferta en el mercado interno y, en equilibrio con el crecimiento de la oferta, restaurar la demanda final y los préstamos bancarios a la economía.

Ya lo hemos dicho: hemos tomado medidas especiales para reponer el capital circulante de las empresas. En particular, se ha concedido a las empresas de casi todos los sectores el derecho a aplazar el pago del seguro para el segundo trimestre de este año. Al mismo tiempo, las empresas manufactureras tienen oportunidades más amplias: podrán aprovechar el aplazamiento también en el tercer trimestre. En la práctica, se trata de un préstamo sin intereses del Estado.

El crédito fiscal diferido no tiene que pagarse de una vez, por así decirlo. Se puede hacer en tramos iguales durante 12 meses a partir de junio del año siguiente.

El tipo de las hipotecas preferentes se redujo en mayo. Ahora es el 9%. El programa de hipotecas subvencionadas se ha prorrogado hasta finales de año. Como he dicho antes, el propósito de esta medida es ayudar a los ciudadanos a resolver los problemas de vivienda, apoyar a la construcción y a las industrias relacionadas, que emplean a millones de personas.

Tras el repunte de la primavera, los tipos de interés en la economía rusa están disminuyendo gradualmente y el Banco Central está bajando su tipo de interés clave. En este sentido, creo que es posible volver a bajar el tipo de las hipotecas preferentes, ahora al siete por ciento.

Pero, ¿qué es lo que quiero señalar? El programa será válido hasta finales de este año. Esto significa que nuestra gente que quiere mejorar sus condiciones de vida a través de este programa debe utilizarlo hasta el final del año.

Los importes máximos de los préstamos también se mantendrán sin cambios: 12 millones de rublos para Moscú y San Petersburgo y seis millones de rublos para el resto de los sujetos federales.

Yo añadiría que es importante para nosotros en general aumentar la disponibilidad de recursos financieros a largo plazo, el crédito para la economía. En un futuro próximo, el énfasis en el apoyo a la actividad empresarial debería pasar de las medidas de estímulo presupuestario a los mecanismos de préstamo bancario basados en el mercado.

Sin duda, hay que apoyar este proceso. Por ejemplo, destinaremos 120,000 millones de rublos del Fondo de la Riqueza Nacional para aumentar la capacidad del Mecanismo de Financiación de Proyectos de la Corporación Estatal de Desarrollo. Esta medida proporcionará un crédito adicional a las iniciativas y proyectos necesarios por un importe de aproximadamente medio billón de rublos.

Sanciones bumerang

¡Colegas!

Ya he dicho que la guerra relámpago económica contra Rusia no tenía ninguna posibilidad de éxito desde el principio. Al mismo tiempo, el arma de las sanciones es, como saben, y la práctica de los últimos años lo demuestra bien, un arma de doble filo. Inflige un daño comparable, si no mayor, a los propios ideólogos y diseñadores.

Y no se trata sólo de las consecuencias obvias actuales. Sabemos que entre los líderes europeos, a nivel de conversaciones informales, existe una perspectiva muy preocupante de que se puedan imponer sanciones no sólo contra Rusia, sino también contra cualquier Estado no deseado, afectando tarde o temprano a todos, incluidos los propios miembros de la Unión Europea y las empresas europeas.

Hasta ahora no se ha llegado a eso, pero los políticos europeos ya han asestado un duro golpe a su economía: lo han hecho ellos mismos, con sus propias manos. Vemos cómo los problemas sociales y económicos han empeorado en Europa y también en Estados Unidos, cómo ha subido el coste de los bienes, los alimentos, la energía y la gasolina, cómo ha disminuido la calidad de vida de los europeos y se ha deteriorado la competitividad de las empresas.

Los expertos estiman que las pérdidas directas y “calculadas” de la UE sólo por la fiebre de las sanciones, pueden superar los 400,000 millones de dólares durante el próximo año. Este es el coste de las decisiones desconectadas de la realidad y tomadas desafiando el sentido común.

Estos costes los asumen directamente los ciudadanos y las empresas de la Unión Europea. La inflación en algunos países de la eurozona ya ha superado el 20%. Me referí a nuestra inflación, pero los países de la eurozona no están llevando a cabo ninguna Operación Militar Especial y la inflación ha subido allí, en algunos casos hasta el 20%. Estados Unidos también tiene una inflación inaceptable, la más alta de los últimos 40 años.

Sí, por supuesto, la inflación en Rusia también sigue siendo de dos dígitos. Sin embargo, ya hemos indexado los pagos sociales y las pensiones, hemos aumentado el salario mínimo y el coste de la vida, protegiendo así a los ciudadanos más pobres. Y, a su vez, los altos tipos de interés han permitido a la gente mantener sus ahorros en el sistema bancario ruso.

Por supuesto, para los representantes de las empresas es lógico: un tipo de interés clave elevado frena la economía, lo cual es un hecho previsible. Sin embargo, para los ciudadanos, en la mayoría de los casos es una ventaja: han devuelto una cantidad importante de dinero a los bancos a altos tipos de interés.

Esta es la principal diferencia con los países de la UE, donde el aumento de la inflación disminuye directamente los ingresos reales de la población y se come sus ahorros, y los actuales fenómenos de crisis son una carga principalmente para los ciudadanos de bajos ingresos.

También hay graves consecuencias a largo plazo para las empresas europeas y su pérdida del mercado ruso. El resultado es obvio: la pérdida de competitividad global y un descenso sistémico de la tasa de crecimiento de la economía europea, y durante años.

Europa ha perdido su soberanía

Todo ello conduce a la agravación de los problemas subyacentes en las sociedades occidentales. Por supuesto, tenemos suficientes problemas propios, pero tengo que hablar de eso ahora, porque siguen señalándonos con el dedo, mientras que ellos tienen suficientes problemas propios. Yo también hablé de ello en Davos. La consecuencia directa de las acciones de los políticos europeos y de los acontecimientos de este año será una mayor profundización de la desigualdad en estos países, lo que, a su vez, dividirá aún más sus sociedades, y no será sólo una cuestión de prosperidad, sino también de los valores de los diferentes grupos de esta sociedad.

Sí, ahora estas contradicciones se suprimen, se “barren debajo de la alfombra”. Los procedimientos democráticos, las elecciones en Europa, para ser sinceros, a veces miras lo que está sucediendo allí, qué fuerzas están llegando al poder, todo esto parece una pantalla, porque los partidos políticos –similares a gemelos– se cambian entre sí en el poder. Pero la esencia no cambia. Los verdaderos intereses de los ciudadanos y de las empresas nacionales están siendo empujados cada vez más hacia la periferia.

Esta ruptura con la realidad, con las necesidades de la sociedad, conducirá inevitablemente a un aumento del populismo y al crecimiento de las corrientes extremas y radicales, a graves cambios socioeconómicos, a la degradación y, en un futuro próximo, a un cambio de las élites. Los partidos tradicionales, como se puede ver, están perdiendo todo el tiempo. Surgen algunas entidades nuevas, pero si no se diferencian mucho de las tradicionales, tampoco tienen muchas posibilidades de sobrevivir.

Todos los intentos de poner buena cara a un mal partido, toda la palabrería sobre costes supuestamente aceptables en nombre de la pseudounidad, no pueden ocultar lo principal: la Unión Europea ha perdido finalmente su soberanía política, y sus élites burocráticas bailan al son de otros, aceptando todo lo que se les dice desde arriba, causando daño a su propia población y a su propia economía, a su propio negocio.

Donbass y la crisis mundial

¿Qué más es crucial aquí? El deterioro de la situación de la economía mundial no es una cuestión de los últimos meses –ahora me centraré en cosas que me parecen sumamente importantes– lo que está ocurriendo no es el resultado de los últimos meses, por supuesto que no. Especialmente no son el resultado de la Operación Militar Especial que Rusia está llevando a cabo en Donbass. Tales afirmaciones son una distorsión flagrante y deliberada de los hechos.

El fuerte aumento de la inflación en los mercados de materias primas y productos básicos era ya un hecho mucho antes de los acontecimientos de este año. El mundo se ha visto abocado a esta situación por muchos años de políticas macroeconómicas irresponsables de los llamados países del G7, que incluyen la emisión incontrolada de moneda y la acumulación de deuda sin garantía. Y estos procesos no han hecho más que acelerarse, intensificándose con el inicio de la pandemia de coronavirus en 2020, cuando tanto la oferta como la demanda de bienes y servicios se han reducido drásticamente a nivel mundial.

La pregunta es: ¿qué tiene que ver nuestra Operación Militar en el Donbass? No tiene nada que ver en absoluto.

Al no poder o no querer utilizar otras recetas, las autoridades de las principales economías occidentales simplemente pusieron en marcha la imprenta. De esta forma tan poco sofisticada empezaron a cubrir déficits presupuestarios sin precedentes.

Ya he mencionado la cifra: en los dos últimos años, la masa monetaria en Estados Unidos ha aumentado más del 38%. En el pasado se había producido un aumento de este tipo durante décadas, pero aquí el 38% en dos años es de 5,9 billones de dólares. En comparación, sólo unos pocos países del mundo tienen un Producto Interior Bruto mayor.

La masa monetaria de la Unión Europea, por su parte, también ha aumentado considerablemente durante este periodo. Su volumen ha aumentado en torno al 20%, es decir, 2,5 billones de euros.

Últimamente, sigo escuchando cada vez más sobre la llamada (perdón: no me gusta involucrarme aquí ni mencionarme de ninguna manera, pero no puedo evitar decirlo) todos escuchamos sobre la llamada inflación de la era Putin en Occidente. Cuando lo veo sigo pensando: ¿a quién va dirigida esta tontería? A los que no saben leer ni escribir, nada más. Las personas que al menos saben leer entienden lo que realmente sucede.

Rusia y nuestras acciones para liberar Donbass no tienen absolutamente nada que ver con esto. La actual subida de precios, la inflación, los problemas con los alimentos y el combustible, la gasolina y la energía en general son el resultado de los errores sistémicos de la política económica de la actual administración estadounidense y de la burocracia europea. Ahí están las causas, y eso es todo.

También diré esto sobre nuestra operación. Sí, tuvo cierta importancia, pero la raíz es exactamente esa: la defectuosa política económica. Para ellos, el inicio de nuestra Operación en Donbass es un salvavidas que les permite culpar de sus propios errores de cálculo a otros, en este caso a Rusia. Pero cualquiera que tenga al menos una educación escolar básica entiende las verdaderas razones de la situación actual.

Occidente acapara, para los pobres las sobras

Se han imprimido enormes cantidades de dinero, pero ¿después qué? ¿Adónde fue a parar todo ese dinero? Obviamente, para la compra de bienes y servicios fuera de los países occidentales; ahí es donde fluyó ese dinero impreso. Empezaron literalmente a “acaparar”, a apropiarse de los mercados mundiales. Naturalmente, nadie pensó en los intereses de otras naciones, incluidas las más pobres. Sólo les quedaba lo que se conoce como “sobras”, y a precios astronómicos.

A finales de 2019, las importaciones en Estados Unidos se situaban en unos 250,000 millones de dólares al mes, pero a estas alturas ya han subido a 350,000 millones. Sorprendentemente, el aumento ha sido del 40%, en proporción al bombeo sin fondos de la oferta monetaria en dólares de los últimos años. Imprimieron dinero, lo regalaron y con ese dinero se llevaron todas las mercancías de los mercados de terceros países.

Añadiré otra cosa: Estados Unidos ha sido durante mucho tiempo uno de los principales proveedores de alimentos del mercado mundial, merecidamente, de hecho, merecidamente orgulloso de su agricultura, de su tradición agrícola, un ejemplo para muchos, y para nosotros también, por cierto. Pero hoy en día, el papel de Estados Unidos ha cambiado drásticamente. Ha pasado de ser un exportador neto de alimentos a un importador neto. A grandes rasgos, imprime dinero y atrae los flujos de productos básicos, comprando alimentos en todo el mundo.

En la Unión Europea se observa una tasa de aumento de las importaciones de bienes aún mayor. Como es lógico, este aumento de la demanda, que no se corresponde con la oferta de materias primas, ha desencadenado una oleada de déficits e inflación mundial. De ahí viene esta inflación global. En los últimos dos años, casi todo en el mundo ha subido de precio: las materias primas, los bienes de consumo y especialmente los alimentos.

Sí, por supuesto que estos países, incluido Estados Unidos, siguen exportando, pero el balance entre exportaciones e importaciones ya está en la otra dirección: ya hay, creo, 17,000 millones más de importaciones que de exportaciones. De eso se trata.

Según la ONU, en febrero de este año el índice del valor de los alimentos en el mundo era un 50% más alto que en mayo de 2020, y el índice compuesto de productos básicos se ha duplicado en el mismo periodo.

En la tormenta inflacionaria, una pregunta razonable para muchos países en desarrollo es: ¿Por qué cambiar las materias primas por dólares y euros, que pierden peso frente a sus propios ojos? La conclusión es que una economía de entidades imaginarias está siendo sustituida inevitablemente por una economía de valores y activos reales.

Según el FMI, actualmente hay 7,1 billones de dólares y 2,5 billones de euros en las reservas mundiales de divisas, y ese dinero se está devaluando a un ritmo de alrededor del 8% anual. Pero pueden ser confiscados y robados en cualquier momento, si a Estados Unidos no le gusta la política de uno u otro país. Esto se ha convertido en algo muy realista para muchos países que mantienen sus reservas de divisas en esas monedas.

Según los expertos, en los próximos años –este es un análisis objetivo– se iniciará el proceso de conversión de las reservas globales. Simplemente no tienen adónde ir con tales déficits, de monedas que pierden su valor en recursos reales. Otros países, por supuesto, lo harán, como alimentos, energía y otras materias primas. Obviamente, este proceso estimulará aún más la inflación mundial del dólar.

Europa es culpable de sus errores

En cuanto a Europa, el fracaso de la política energética, la dependencia ciega de las fuentes renovables y los suministros puntuales de gas natural contribuyeron negativamente a la disminución de los precios, lo que llevó a la fuerte alza de los costes energéticos que hemos observado desde el tercer trimestre del año pasado, de nuevo, mucho antes de que comenzara nuestra operación en el Donbass. No tenemos absolutamente nada que ver con ello. Ellos mismos lo estropearon, los precios se dispararon y vuelven a buscar a los culpables.

Los errores de cálculo de Occidente no sólo han incrementado el coste de muchos bienes y servicios, sino que también han provocado un descenso en la producción de fertilizantes, especialmente los nitrogenados fabricados con gas natural. En general, los precios mundiales de los fertilizantes aumentaron más del 70% sólo entre mediados del año pasado y febrero de este año.

Desgraciadamente, en la actualidad no existen requisitos para que cambien estas tendencias de precios. Por el contrario, esto está bloqueando las operaciones de las empresas y la logística de los suministros de fertilizantes desde Rusia y Bielorrusia. Esto hace que la situación se paralice aún más.

No es difícil predecir la evolución de la situación. La escasez de fertilizantes se traduce en un menor rendimiento y en un mayor riesgo de escasez de alimentos en el mercado mundial, con lo que los precios se disparan aún más y amenazan con la hambruna, sobre todo en los países más pobres, lo que depende totalmente de la conciencia de la administración estadounidense y de la burocracia europea.

Una vez más, este problema no ha aparecido hoy, ni en los últimos tres o cuatro meses, y desde luego no es culpa de Rusia, como algunos demagogos intentan hacer recaer sobre nuestro país la responsabilidad de todo lo que ocurre en la economía mundial.

Por supuesto, tal vez nos alegraría escuchar que somos tan poderosos y omnipotentes: ¡estamos llevando la inflación a las nubes en Occidente, en Estados Unidos, en Europa y estamos haciendo algo más que está enfermando a todo el mundo! Tal vez sería bueno que nos sintiéramos tan poderosos, pero no es cierto.

El robo colonial renovado

La situación se viene gestando desde hace años, alimentada por la cortedad de miras de quienes están acostumbrados a resolver sus problemas a costa de los demás, que se han apoyado y se apoyan en el mecanismo de la emisión financiera para sobrecomprar, tensar los flujos comerciales y así agravar los déficits y provocar catástrofes humanitarias en ciertas partes del mundo.

Me gustaría añadir: se trata esencialmente de la misma política de robo-colonial, pero por supuesto en una nueva forma, en una nueva edición, mucho más sutil y sofisticada. No es inmediatamente obvio lo que está pasando.

Ahora la tarea más importante para la comunidad mundial es aumentar el suministro de alimentos al mercado mundial, incluyendo la satisfacción de las necesidades de los países que sufren una especial inseguridad alimentaria.

Rusia, garantizando su seguridad alimentaria interna, su mercado interno, puede aumentar significativamente las exportaciones de alimentos y fertilizantes. Por ejemplo, nuestros suministros de grano pueden aumentar hasta 50 millones de toneladas en la próxima temporada.

De forma prioritaria, dirigiremos nuestras entregas a los países donde la necesidad de alimentos es mayor y donde existe el riesgo de que aumente el hambre. En primer lugar, estamos hablando de países africanos y de Oriente Medio.

Sin embargo, hay dificultades en este sentido, que también surgen sin que tengamos culpa alguna. Sí, formalmente el grano, los alimentos y los fertilizantes rusos… Por cierto, los estadounidenses impusieron sanciones a nuestros fertilizantes, seguidos por los europeos. Entonces los americanos levantaron esas sanciones porque se dieron cuenta de dónde se habían metido. Pero los europeos no. Su burocracia funciona como ruedas de molino en el siglo XVIII. Por eso todo el mundo entiende que ha hecho una estupidez, pero es difícil dar marcha atrás por consideraciones burocráticas.

Así que, permítanme repetirlo: Rusia está dispuesta a contribuir a equilibrar los mercados agrícolas mundiales, y ciertamente acogemos con satisfacción la apertura al diálogo sobre esta cuestión por parte de nuestros colegas de la ONU, que comprenden la urgencia del problema alimentario mundial. El tema de esta conversación podría ser la creación de condiciones normales –logísticas, financieras, de transporte– para aumentar las exportaciones rusas de alimentos y fertilizantes.

Las minas en el Mar Negro

En cuanto a las exportaciones de alimentos ucranianos a los mercados mundiales –y no puedo dejar de mencionar que, por desgracia, también se especula mucho al respecto– no interferimos. ¡Por el amor de Dios! No somos nosotros los que hemos minado los puertos ucranianos del Mar Negro. Que ellos desminen los puertos y saquen sus granos. Proporcionaremos la seguridad del pilotaje de estas embarcaciones civiles. No hay ninguna duda.

¿Pero de qué estamos hablando? El Departamento de Agricultura de EEUU estima que hay seis millones de toneladas de trigo; nosotros calculamos que hay alrededor de cinco. Y otros siete millones de toneladas de maíz. Eso es todo. Y si se tiene en cuenta que el mundo produce 800 millones de toneladas de trigo, cinco millones de toneladas para el mercado mundial, como se entiende, no suponen ninguna diferencia.

Sin embargo, Ucrania tiene oportunidades de exportación, y no sólo a través de los puertos del Mar Negro. Por favor, exporte a través de Bielorrusia (la forma más barata, por cierto); a través de Polonia, Rumanía… todo lo que quieras. Hay cinco o seis opciones de exportación.

No se trata de nosotros, sino de la idoneidad de las personas que están en el poder en Kiev. Que decidan ellos lo que tienen que hacer, y en este caso al menos no están guiados por sus amos del extranjero, de ultramar, del océano.

Pero también existe otro peligro de que este grano se destine a pagar las armas suministradas. Será bastante triste entonces.

La operación en Donbass

¡Queridos amigos!

Como ya he dicho, el mundo moderno está pasando por una época de cambios cardinales. Las instituciones internacionales se desmoronan, fracasan. Las garantías de seguridad se están devaluando. En principio, Occidente se ha negado a cumplir sus obligaciones anteriores. Ha resultado imposible alcanzar nuevos acuerdos con Occidente.

En la situación actual, con el telón de fondo de los crecientes riesgos y amenazas para nosotros, la decisión de Rusia de llevar a cabo una Operación Militar Especial era obligada. Difícil, sin duda, pero obligada y necesaria.

Es la decisión de un país soberano, que tiene un derecho incuestionable a defender su seguridad, basado –por cierto– en la Carta de la ONU. Una decisión destinada a proteger a nuestros ciudadanos, los habitantes de las Repúblicas Populares de Donbass, que durante ocho años han sido sometidos a un genocidio por el régimen de Kiev y los neonazis que han recibido la plena protección de Occidente.

Occidente no sólo trató de poner en práctica el escenario “antirruso”, sino que también se comprometió activamente en el desarrollo militar del territorio ucraniano, bombeando literalmente a Ucrania con armas y asesores militares. Lo sigue haciendo incluso ahora. Honestamente, nadie presta atención al desarrollo de la economía, al bienestar de las personas que viven allí en general, simplemente no se preocupan por esto, de ninguna manera, pero no escatimaron ni escatiman dinero en la creación de una cabeza de puente de la OTAN en el Este, dirigida contra Rusia, para cultivar la agresión, el odio y la rusofobia.

Hoy, nuestros soldados y oficiales, la milicia de Donbass, luchan para proteger a su pueblo. Defienden el derecho de Rusia a desarrollarse libremente y con seguridad como un gran país multinacional, que toma sus propias decisiones, decide su propio futuro, se apoya en su propia historia, cultura y tradiciones y rechaza todos los intentos de imponer los pseudovalores de deshumanización y degradación moral desde el exterior.

Todas las tareas de la Operación Militar Especial se cumplirán sin duda. La clave es el valor y el heroísmo de nuestros soldados, la consolidación de la sociedad rusa, cuyo apoyo da fuerza y confianza al ejército y a la marina de Rusia, y la profunda comprensión de la rectitud y la justicia histórica de nuestra causa: construir y fortalecer un Estado soberano fuerte, Rusia.

La soberanía es integral

¿Qué quiero destacar? La soberanía en el siglo XXI no puede ser parcial, fragmentaria. Todos sus elementos son igual de importantes, se refuerzan y complementan entre sí.

Por lo tanto, es importante para nosotros no sólo defender nuestra soberanía política e identidad nacional, sino también reforzar todo lo que determina la independencia económica del país, su independencia financiera, de personal y tecnológica.

El propio diseño de las sanciones occidentales se construyó sobre la falsa tesis de que Rusia no es económicamente soberana, que es críticamente vulnerable. Estaban tan enfrascados en la propagación de mitos sobre el atraso de Rusia, su débil posición en la economía y el comercio mundiales, que parecían creérselo ellos mismos.

Al planear su bombardeo económico, no se dieron cuenta, simplemente ignoraron los hechos reales, la forma en que nuestro país ha cambiado en los últimos años.

Y estos cambios son el resultado de nuestro trabajo planificado para crear una estructura macroeconómica sostenible, para garantizar la seguridad alimentaria, para aplicar programas de sustitución de importaciones, para construir nuestro propio sistema de pagos, etc.

Por supuesto, las sanciones han planteado al país muchos retos difíciles. Algunas empresas siguen teniendo problemas con los componentes. Toda una serie de soluciones tecnológicas han quedado fuera del alcance de nuestras empresas. La logística se ha visto alterada.

Pero, por otro lado, todo esto nos abre nuevas oportunidades; a menudo hablamos de esto, pero es realmente cierto. Todo esto es un incentivo para construir una economía con pleno, y no parcial, potencial tecnológico, productivo, humano, científico y de soberanía.

Por supuesto, una tarea tan compleja no puede resolverse, como se dice, en un momento. Es necesario continuar el trabajo sistemático con vistas al futuro. Así es exactamente como trabaja Rusia, aplicando planes a largo plazo para el desarrollo de las industrias y el fortalecimiento de la esfera social. Y los retos actuales sólo introducen ajustes y refinamientos en estos planes, pero no cambian su dirección estratégica.

Los principios clave del desarrollo

Ahora me gustaría centrarme en los principios clave que guiarán el desarrollo de nuestro país y nuestra economía.

La primera es la apertura. Las naciones verdaderamente soberanas siempre están dispuestas a trabajar en asociación, en pie de igualdad, para hacer sus propias contribuciones al desarrollo global. Por el contrario, los débiles y dependientes suelen buscarse enemigos, inculcar la xenofobia o acabar perdiendo su identidad, su independencia, siguiendo ciegamente a su majestad.

Rusia –a pesar de que nuestros amigos occidentales, por así decirlo, sueñan literalmente con ello– nunca tomará el camino del autoaislamiento y la autarquía. Además, estamos ampliando y seguiremos ampliando la cooperación con todos aquellos que estén interesados en esto, que quieran trabajar con nosotros. Hay muchas personas de este tipo, no voy a enumerarlas todas. Son la gran mayoría de los habitantes de la Tierra. No voy a enumerar todos estos países, todo el mundo lo sabe.

No digo nada nuevo si les recuerdo que cualquiera que quiera seguir trabajando y colaborando con Rusia está sometido a presiones indisimuladas de Estados Unidos y Europa, a veces incluso amenazas directas. Sin embargo, este chantaje significa poco cuando se trata de países dirigidos por verdaderos líderes que entienden claramente dónde están los intereses ajenos y dónde están los nacionales, los propios y los de su pueblo.

Rusia reforzará la cooperación económica con estos Estados y promoverá proyectos conjuntos. Al mismo tiempo, por supuesto, también nos relacionaremos con las empresas occidentales que, a pesar de los “escarceos” sin precedentes, siguen trabajando con éxito en el mercado ruso.

Consideramos que el desarrollo de una infraestructura de pagos cómoda e independiente en las monedas nacionales es una base sólida y previsible para profundizar en la cooperación internacional.

Y para ayudar a las empresas de nuestros países a establecer vínculos logísticos y de cooperación, estamos desarrollando corredores de transporte, aumentando la capacidad de los ferrocarriles y la capacidad de transbordo de los puertos en el Ártico, el Este, el Sur y otras direcciones. En particular, en las cuencas de Azov-Mar Negro y del Caspio, se convertirán en la parte más importante del corredor Norte-Sur, que proporcionará canales de comunicación sostenibles con Oriente Medio y el sur de Asia. Esperamos que el tráfico de mercancías a lo largo de esta ruta comience a crecer de forma constante en un futuro próximo.

Pero el comercio internacional no es lo único que importa. Rusia tiene la intención de aumentar la cooperación científica, tecnológica, cultural, humanitaria y deportiva sobre la base de la igualdad y el respeto de los socios. Al mismo tiempo, nuestro país se esforzará por ser un líder responsable en todos estos ámbitos.

Fortalecer la empresa privada

El segundo principio de nuestro desarrollo a largo plazo es el apoyo a las libertades empresariales. Toda iniciativa privada destinada a beneficiar a Rusia debe recibir el máximo apoyo y espacio para su aplicación.

La pandemia y los acontecimientos actuales han confirmado la importancia de la flexibilidad y la libertad en la economía. Es la empresa privada –en un entorno difícil, en medio de intentos de ahogar nuestro desarrollo por cualquier medio– la que ha demostrado ser capaz de competir en los mercados mundiales. La adaptación al entorno exterior, que cambia rápidamente, también se produce a expensas de la empresa privada. Tenemos que garantizar un desarrollo económico dinámico, apoyándonos, por supuesto, en la empresa privada.

Seguiremos reduciendo la carga administrativa. Por ejemplo, de 2016 a 2018, tuvimos una moratoria en las inspecciones programadas de las pequeñas empresas. Posteriormente se prorrogó, hasta finales de 2022. En 2020, esta moratoria también abarcó a las medianas empresas. Además, el número de inspecciones no programadas casi se cuadruplicó.

Pero fuimos más allá y en marzo de este año renunciamos a las inspecciones previstas para todos los empresarios, independientemente del tamaño de su negocio, con una condición: si sus actividades no están asociadas a un alto riesgo de causar daños a los ciudadanos y al medio ambiente. Como resultado, el número de inspecciones previstas se ha reducido seis veces en comparación con el año pasado.

¿Por qué hablo ahora de esto con tanto detalle? La cuestión es que tras la introducción de la moratoria de las inspecciones, el número de infracciones de los empresarios –este es el resultado– no ha aumentado, sino que ha disminuido, el número de infracciones ha bajado. Esto demuestra la madurez y la responsabilidad de las empresas rusas. Hay que motivarles, no obligarles a cumplir normas y requisitos.

Esto significa que hay muchas razones para dar otro paso cardinal: abandonar de forma permanente y definitiva la mayoría de las inspecciones de todas las empresas rusas cuyas actividades no están asociadas a altos riesgos de daño. Hace tiempo que todo el mundo lo tiene claro: no es necesario ir inspeccionando a todo el mundo. Un enfoque orientado al riesgo debería funcionar. Pido al Gobierno que defina parámetros concretos para dicha reforma en los próximos meses.

Y aquí hay otra cuestión muy sensible para las empresas, y hoy también es una cuestión de nuestra seguridad nacional y de la sostenibilidad económica. Con el fin de reducir y minimizar todo tipo de abusos y lagunas para presionar a los empresarios, estamos eliminando sistemáticamente las vagas disposiciones de derecho penal sobre el llamado cuerpo económico delictivo.

Estimular a los empresarios

En marzo, firmamos una ley que permite iniciar cargos penales contra empresarios por infracciones fiscales sólo a petición de las autoridades fiscales. En un futuro próximo debería aprobarse un proyecto de ley para reducir el plazo de prescripción de los delitos fiscales, así como para rechazar la iniciación de procedimientos penales tras el pago íntegro de los impuestos atrasados.

En general, es necesario un enfoque cuidadoso pero exhaustivo para despenalizar una serie de los llamados delitos económicos. Por ejemplo, las relacionadas con el trabajo sin licencia o acreditación. Esta cuestión es ahora muy delicada debido al comportamiento ilegítimo de nuestros socios occidentales, por ejemplo, que se niegan a conceder dichas licencias.

En casos como este, nuestras autoridades estatales no deberían, como se dice, poner a las empresas rusas bajo un artículo con sus propias manos, aunque nuestros empresarios no tienen realmente la culpa aquí. Ya sabes lo que quiero decir. Los que trabajan en la pequeña empresa lo entienden muy bien. La licencia ha caducado, nuestros socios occidentales no la prorrogan, ¿qué pueden hacer? ¿Deben cerrar el negocio? No importa cómo sea, el camino está funcionando. Es necesario, por supuesto, mantener todo bajo el control del Estado, pero no impedir que trabajen.

También deberíamos pensar en elevar el umbral de responsabilidad por el impago de los derechos de aduana y otros pagos obligatorios. Además, hace tiempo que no cambiamos los parámetros de la definición de daños mayores y, sobre todo, de daños importantes, a pesar de la inflación acumulada. Esta incoherencia de la ley con las realidades de la vida ciertamente necesita ser corregida. Desde 2016 hasta hoy, la inflación se ha acumulado en torno al 50%, y estos parámetros no se han modificado –hay que cambiarlos, claro.

Por último, hay que revisar los motivos de la prisión preventiva de los empresarios y de la ampliación de las investigaciones previas al juicio. No es ningún secreto que muy a menudo estas disposiciones se aplican cuando no existe una necesidad objetiva.

En consecuencia, las empresas se ven obligadas a suspender sus actividades o a cerrar por completo mientras se les investiga. En este caso, además de las pérdidas directas y la pérdida de posiciones en el mercado y de puestos de trabajo, está en riesgo la reputación de las empresas y de sus directivos.

Llamo la atención de las fuerzas del orden: es necesario poner fin a esta práctica. Pido al Gobierno que, junto con el Tribunal Supremo, prepare las modificaciones oportunas de la ley. Pido que este trabajo se realice antes del 1 de octubre de este año.

Además, el Consejo de Seguridad ha emitido una tarea especial para analizar las situaciones en las que se incoan causas penales pero no se llevan a los tribunales. El número de estos casos ha aumentado considerablemente en los últimos años. Todo el mundo tiene claro lo que hay detrás. A menudo, los casos se inician sin fundamento suficiente o se utilizan para presionar a empresas o particulares. En otoño debatiremos este tema por separado y tomaremos decisiones adicionales en cuanto a la legislación y la organización del trabajo de las fuerzas del orden.

Por supuesto, los equipos de gestión regionales desempeñan un papel importante en la creación de un entorno empresarial moderno. Tradicionalmente, en el Foro de San Petersburgo, tomo nota de las regiones que han hecho progresos significativos en la Calificación del Clima de Inversión Nacional que lleva a cabo la Agencia de Iniciativas Estratégicas.

Aquí tenemos cambios en los tres primeros puestos. A Moscú y Tatarstán, que siguen a la cabeza, se ha unido este año la región de Moscú. A lo largo del año, pasó del octavo al tercer puesto. Las regiones de Tula, Nizhni Nóvgorod, Tiumén, Nóvgorod, Sajalín, San Petersburgo y Bashkortostán también ocupan los primeros puestos de la clasificación.

Me gustaría mencionar por separado las regiones que más han progresado: la región de Kurgan, con un aumento de 36 puestos, Perm y Altai Krai, con un aumento de 26 puestos, Ingushetia, con un aumento de 24 puestos, y la región de Ivanovo, que subió 17 puestos.

Quiero agradecer y felicitar a nuestros colegas de las regiones por este trabajo.

Las pequeñas empresas

Y, por supuesto, el gobierno federal y los equipos regionales y municipales deben prestar especial atención al apoyo de las iniciativas empresariales de los ciudadanos de las pequeñas ciudades y comunidades remotas. También tenemos ejemplos de éxito. Hablo de crear el software que la gente demanda, de vender productos ecológicos y bienes de nuestra propia cosecha en todo el país a través de las plataformas de Internet de la nación.

Es importante crear nuevas oportunidades en este sentido, introducir formatos comerciales modernos, incluidos los mercados electrónicos, como ya he dicho, para reducir los costes de logística, transporte y otros, incluso mediante el uso de oficinas de correos rusas modernizadas.

También tenemos que ayudar a los empleados de las pequeñas empresas, a los ciudadanos autónomos y a los nuevos empresarios a adquirir habilidades y competencias adicionales. Pido que estas medidas, dirigidas específicamente a las pequeñas ciudades, las zonas rurales y las regiones remotas, se incluyan como un punto especial en el proyecto nacional de desarrollo de las pequeñas y medianas empresas.

También me gustaría dirigirme a nuestros ejecutivos y propietarios de grandes empresas, a nuestros grandes empresarios y directivos.

Un buen nombre es para siempre

¡Queridos colegas, amigos!

El éxito verdadero y duradero, el sentido de la dignidad y el respeto por uno mismo sólo se consiguen cuando asocias tu futuro y el de tus hijos con tu tierra natal. Hemos mantenido relaciones con muchas personas durante mucho tiempo, y conozco el sentir de muchos de los directivos y propietarios de nuestra sociedad.

He oído muchas veces que los negocios son mucho más que obtener beneficios, y eso es cierto, pero cambiar la vida a tu alrededor, contribuir al desarrollo de tu ciudad, de tu región y de tu país en general es algo importantísimo para la realización personal. Servir a la gente y a la sociedad no puede ser sustituido por nada. Ese es el sentido de la vida, el sentido del trabajo.

Los últimos acontecimientos no han hecho más que confirmar lo que siempre he dicho: más seguro en casa. Aquellos que no quisieron escuchar este mensaje tan obvio han perdido cientos de millones, si no miles de millones de dólares en Occidente: así ha actuado el supuesto refugio del capital.

Una vez más, me gustaría decir a mis colegas, incluidos los que están en el público y los que no están hoy aquí: por favor, no pisen los rastrillos viejos. Nuestro país tiene un enorme potencial y no faltan tareas por hacer. Invierta aquí, invierta en la creación de nuevas empresas y puestos de trabajo, desarrolle las infraestructuras turísticas, apoye las escuelas, las universidades, la sanidad y el ámbito social, la cultura y el deporte. Sé que muchos lo están haciendo, lo sé; sólo quiero recalcarlo una vez más.

Los Bakhrushin y los Morozov, los Shchukin y los Ryabushin, los Akchurin y los Galeev, los Apanaev y los Matsiev, los Mamontov, los Tretyakov, los Arsanov, los Dadashev y los Hajiev entendieron así su misión. Muchas familias de comerciantes y empresarios rusos, tártaros, buriatos, chechenos, daguestaníes, yakutos, osetios, judíos, armenios y otros no han dejado herederos y han inscrito su nombre en la historia de nuestro país para siempre.

Por cierto, me gustaría destacar algo más. Para los herederos, los posibles herederos del capital, nadie sabe qué es más importante: el dinero y los bienes que han heredado, o el buen nombre de sus antepasados y el servicio a su país. Nadie despilfarrará esto, disculpen mi acento francés, nadie se lo beberá.

Y lo que les quedará a las futuras generaciones de herederos, su buen nombre permanecerá con ellos para siempre. Y lo heredarán seguro, de generación en generación, les ayudará, les apoyará en la vida, les hará más fuertes que incluso el dinero o los bienes que puedan heredar.

Macroeconomía y justicia social

Estimados colegas:

El tercer principio de nuestro desarrollo a largo plazo es una política macroeconómica responsable y equilibrada. En gran medida, esta es la política que nos ha permitido soportar la presión sin precedentes de las sanciones. Pero, repito, para nosotros esta política es importante no sólo para responder a los retos actuales, sino también a largo plazo. No repetiremos la desafortunada experiencia de nuestros colegas occidentales, que han desatado una espiral inflacionista y han desequilibrado sus finanzas.

Nuestro objetivo es desarrollar la economía de forma constante durante los próximos años, reducir la carga inflacionaria a los ciudadanos y a las empresas, y alcanzar nuestro objetivo de inflación del 4% a medio y largo plazo. Estuve a punto de empezar con la inflación, y quería decirlo ahora: el 4% es el objetivo que nos queda.

Ya he dado instrucciones al Gobierno para que prepare propuestas sobre nuevas normas presupuestarias. Deben garantizar la previsibilidad de la política fiscal y crear las condiciones para aprovechar al máximo la situación económica exterior. Todo ello es necesario para reforzar los cimientos del crecimiento económico, resolver los problemas de infraestructuras y tecnológicos, que es la base para mejorar el bienestar de los ciudadanos.

Sí, algunas de las monedas de reserva del mundo son suicidas ahora, eso está claro; de todos modos sus tendencias suicidas están en evidencia. Por supuesto, no tiene sentido “esterilizar” nuestra oferta monetaria con ellos hoy en día. Pero el principio fundamental –gastar en función de lo que hemos ganado– se mantiene, y nadie lo ha abolido. Lo sabemos.

El cuarto principio de nuestro desarrollo es la justicia social. El crecimiento de la economía, las iniciativas empresariales, las oportunidades industriales y el potencial científico y tecnológico del país deben tener una fuerte implicación social. Esta evolución debe conducir a una reducción de las desigualdades, y no a su agravamiento, como ocurre en algunos otros países. Y francamente, tampoco somos los campeones de estos retos, nos quedan muchas dificultades y problemas por resolver.

La reducción de la pobreza y la desigualdad implica la demanda de productos nacionales, y en todo el país, lo que significa reducir la brecha del potencial de las regiones, creando nuevos puestos de trabajo precisamente donde más se necesitan y, en general, determinar las condiciones para un mayor desarrollo económico.

Me gustaría subrayar que la tendencia positiva de los ingresos reales y la reducción de la pobreza es el principal indicador de la eficacia de las autoridades y del Estado en su conjunto. A pesar de todas las dificultades objetivas, debemos lograr resultados tangibles este año, y el Gobierno se ha fijado esa meta.

Repito, apoyamos específicamente a los grupos de ciudadanos más vulnerables: pensionistas, familias con hijos, así como a quienes se encuentran en situaciones difíciles.

Cada año, las pensiones se incrementan a un ritmo superior a la inflación. Este año se han incrementado dos veces, incluso un diez por ciento más a partir del 1 de junio.

Junto con las pensiones, el salario mínimo también se ha incrementado en un diez por ciento, así como el nivel de subsistencia en el que se basan muchas otras prestaciones y subsidios sociales, por lo que también deben aumentarse, lo que afecta directamente a los ingresos de unos 15 millones de personas.

En los últimos años, hemos desarrollado un amplio sistema de apoyo a las familias con niños necesitados. Una mujer puede recibir ayuda del Estado desde las primeras etapas del embarazo hasta que su hijo cumpla 17 años.

Población e infraestructuras

El bienestar y la prosperidad de las personas son los factores más importantes del desarrollo demográfico, y la situación es extremadamente difícil en este caso, dadas las olas demográficas negativas. En abril, nacieron menos de cien mil niños en Rusia, lo que supone casi un 13% menos que en abril de 2020.

Pido al Gobierno que supervise continuamente el desarrollo de medidas de apoyo adicionales para las familias con hijos. Deben tener un carácter cardinal, acorde con la magnitud del desafío demográfico extremo al que nos enfrentamos.

El futuro de Rusia es una familia con dos, tres o más hijos. Por eso no debemos hablar sólo de ayudas económicas directas, sino que tenemos que orientar y ajustar el sistema sanitario y educativo y todas las esferas que determinan la calidad de vida de las familias con hijos.

La iniciativa social nacional, que los equipos regionales y la Agencia de Iniciativas Estratégicas para el Fomento de Nuevos Proyectos (AIE) llevan a cabo conjuntamente, tiene por objeto resolver este problema. En otoño, evaluaremos los resultados de este trabajo y resumiremos la calificación de la calidad de vida en las regiones para poner a disposición de todo el país las mejores prácticas y experiencias.

El quinto principio sobre el que Rusia está construyendo su política económica es el rápido desarrollo de las infraestructuras.

Ya hemos aumentado el gasto presupuestario directo para reforzar las arterias de transporte. El próximo año se pondrá en marcha un plan a gran escala para construir y reparar la red de apoyo de las carreteras federales y regionales. En cinco años, al menos el 85% de su longitud debe ser puesta al día.

Estamos utilizando activamente una nueva herramienta como son los préstamos presupuestarios para infraestructuras. Estos préstamos están disponibles durante 15 años a un tipo de interés del tres por ciento. Ya he dicho que la demanda ha resultado ser mucho mayor de lo que habíamos previsto en un principio. Las regiones tienen muchos proyectos prometedores y bien establecidos; no podemos retrasar su lanzamiento. Seguiremos pensando qué hacer con esta medida de apoyo. Anoche seguíamos discutiendo esto. En cualquier caso, todo lo que puedo decir ahora es que esta herramienta funciona de forma fiable.

Otra cuestión es la modernización del sector de la vivienda y los servicios públicos. Aquí se han acumulado muchos problemas. La industria sufre una falta de inversión crónica, estimada en 4,5 billones de rublos. Más del 40% de las redes deben ser sustituidas. Esto da como resultado una baja eficiencia y altas pérdidas. Al mismo tiempo, cada año alrededor del tres por ciento de las redes se deterioran y caen en desuso, mientras que no más del dos por ciento se sustituyen por otras nuevas, lo que significa que el problema se agrava de año en año.

Propongo consolidar los recursos y poner en marcha un programa integral de modernización del sector de la vivienda y los servicios públicos y sincronizarlo con otros planes de desarrollo de infraestructuras y reparación de capital del parque inmobiliario. El objetivo es cambiar radicalmente la situación y reducir sistemáticamente la proporción de redes obsoletas, tal y como estamos haciendo con el reasentamiento de viviendas deterioradas y la reparación de carreteras. En la reunión del Presidium del Consejo de Estado de la próxima semana discutiremos en detalle con los gobernadores los temas del sector de la vivienda y la construcción.

Zonas rurales y ecología

Además, propongo específicamente que se aumenten los recursos para los proyectos de creación de un entorno urbano confortable en las pequeñas ciudades y los asentamientos históricos. Este programa nos está funcionando bien. Propongo asignar diez mil millones de rublos anuales adicionales para estos fines en 2023-2024.

Se asignarán fondos adicionales para la renovación urbana en el Extremo Oriente. Pido al Gobierno que reserve límites especiales para ello como parte de los préstamos presupuestarios para infraestructuras y la modernización del sector de la vivienda y los servicios públicos, así como otros programas de desarrollo.

Una prioridad incondicional para nosotros es el desarrollo integral de las zonas rurales. La gente que trabaja en el campo, que alimenta al país y, como es evidente ahora, a gran parte del mundo, debe vivir en condiciones cómodas y dignas. A este respecto, pido al Gobierno que asigne fondos adicionales al programa básico. Los derechos de exportación por la venta de productos agrícolas pueden convertirse en una fuente de financiación. Se trata de una fuente permanente. Por supuesto, puede fluctuar, pero será permanente.

Al mismo tiempo, sugiero que se amplíen los programas de renovación y modernización de las casas de cultura rurales, así como de los teatros y museos regionales y municipales, destinando 6,000 millones de rublos a cada uno de ellos en 2023 y 2024.

Lo que acabo de decir en el ámbito de la cultura es extremadamente exigente e importante para la gente. Permítanme poner un ejemplo muy reciente: durante la ceremonia de entrega de las medallas de Héroe del Trabajo, uno de los galardonados, Vladimir Afrikanovich Mikhailov, de Yakutia, pidió directamente ayuda para construir un centro cultural en su pueblo natal. Por supuesto, lo haremos. Pero el hecho de que se hable de ello a todos los niveles demuestra que tiene una gran demanda.

También voy a hacer una pequeña digresión, que viene al caso ahora, con el comienzo del verano, la temporada tradicional de vacaciones en Rusia.

Cada año son más los turistas que buscan visitar los lugares naturales más bellos de nuestro país: parques nacionales, santuarios de fauna y flora, reservas naturales. Se calcula que este año dicho flujo turístico superará los 12 millones de personas. Es importante que las autoridades estatales, las empresas y los turistas sepan qué está permitido y qué no en estos territorios, dónde se pueden construir instalaciones turísticas y dónde está estrictamente prohibido, dónde se crean riesgos para los singulares y delicados ecosistemas.

La Duma Estatal ya está estudiando un proyecto de ley para regular el turismo en zonas especialmente protegidas y crear un marco civilizado para estas actividades.

A este respecto, me gustaría llamar la atención sobre lo siguiente: todas las decisiones que se tomen aquí deben ser calculadas y sopesadas, debemos tomarlas en serio.

Me gustaría mencionar en particular la tarea de salvar y preservar el lago Baikal. En particular, se trata de un proyecto único de desarrollo del complejo de la ciudad de Baikalsk, que debe convertirse en el modelo de una gestión reflexiva y orientada a la ecología.

La tarea no es sólo eliminar el daño acumulado a la naturaleza por las actividades de la fábrica de pulpa y papel de Baikalsk, sino también llevar a la ciudad a un nivel de vida fundamentalmente diferente y convertirla en un distintivo del ecoturismo ruso. El proyecto debe llevarse a cabo utilizando las tecnologías más avanzadas y fuentes de energía respetuosas con el medio ambiente.

En general, desarrollaremos tecnologías limpias para alcanzar nuestros objetivos de modernización ecológica de nuestras empresas y reducir las emisiones nocivas a la atmósfera, especialmente en los grandes centros industriales. También seguiremos trabajando en proyectos de economía de ciclo cerrado, proyectos verdes y conservación del clima, como ya detallé aquí en el foro del año pasado.

Soberanía tecnológica: el ejemplo soviético

En este sentido, el sexto principio de desarrollo –a mi juicio transversal– que une nuestro trabajo es lograr una verdadera soberanía tecnológica, creando un sistema integrado de desarrollo económico que sea independiente de las instituciones extranjeras para los componentes críticos. Tenemos que construir todas las esferas de la vida a un nivel tecnológico cualitativamente nuevo y, al mismo tiempo, no limitarnos a ser usuarios de soluciones ajenas, sino tener las claves tecnológicas para crear bienes y servicios de nueva generación.

En los últimos años hemos prestado mucha atención a la sustitución de las importaciones, hemos logrado éxitos en varios ámbitos: en el sector agrícola, en la producción de medicamentos, equipos médicos, en la industria de la defensa y en una serie de otros ámbitos.

Pero, y me gustaría subrayar esto, tenemos muchas discusiones en la sociedad sobre esto: la sustitución de importaciones no es una panacea, no es una solución radical. Si sólo repetimos a los demás, si intentamos sustituir los productos de otros, aunque sean copias de la máxima calidad, corremos el riesgo de quedar atrapados, mientras que tenemos que ir un paso por delante, para crear nuestras propias tecnologías, productos y servicios competitivos que puedan convertirse en nuevos estándares mundiales.

Permítanme recordarles que Sergei Pavlovich Korolev (diseñador y científico que trabajó en el campo de la tecnología de cohetes y cohetes espaciales, creador de las armas estratégicas nacionales de misiles de alcance medio e intercontinental y el fundador de la cosmonáutica práctica) no siguió el camino de copiar y mejorar parcialmente el hardware de los cohetes capturados, sino que miró hacia el futuro y propuso un esquema de paquete único para construir el misil R-7, abrió a la humanidad el camino al espacio, de hecho estableció un estándar para todo el mundo, y para las décadas venideras.

Los fundadores de muchos programas científicos soviéticos trabajaban de forma proactiva en ese mismo sentido, y hoy, apoyándose en ese trabajo de base, nuestros diseñadores avanzan con dignidad. Gracias a ellos, Rusia dispone de armas hipersónicas que no tienen análogos en el mundo. “Rosatom” (Corporación Estatal de Energía Atómica) ocupa una posición de liderazgo en tecnología nuclear y está desarrollando una flota de rompehielos nucleares. Muchas soluciones rusas en materia de inteligencia artificial y procesamiento de big data son las mejores del mundo.

De nuevo, el desarrollo tecnológico es una tendencia transversal que definirá no sólo la década actual, sino todo el siglo XXI. En el próximo Consejo de Desarrollo Estratégico debatiremos en detalle el tema de la construcción de una nueva economía tecnológica, la tecno-economía.

Hay muchos temas para debatir y, sobre todo, para tomar decisiones de gestión. Tengo en mente el desarrollo de la enseñanza de la ingeniería y la transferencia de los avances científicos a la economía real, proporcionando recursos financieros a las empresas de alta tecnología de rápido crecimiento. También debatiremos el desarrollo de las tecnologías de extremo a extremo y el progreso de los proyectos de transformación digital en determinadas industrias.

Incrementar la producción nacional

Permítanme subrayar que, por supuesto, es imposible producir todo y de todo, y no es necesario. Sin embargo, necesitamos disponer de todas las tecnologías críticas para poder establecer nuestra propia producción de cualquier producto, si es necesario, en un corto periodo de tiempo. Esto es lo que hicimos cuando nos aseguramos rápidamente la producción de vacunas contra el coronavirus y ahora hemos lanzado muchos otros productos y servicios.

Por ejemplo, tras la retirada del mercado ruso de los socios sin escrúpulos de KAMAZ, su nicho lo ocupan ahora las empresas nacionales. La empresa suministra ahora componentes no sólo para los modelos tradicionales de la fábrica, sino también para la prometedora serie de vehículos de largo recorrido, de transporte de pasajeros y de carga.

También me gustaría mencionar el sistema de pago con tarjeta Mir, que ha sustituido con éxito a Visa y MasterCard en el mercado nacional y ahora está ampliando su alcance geográfico, ganando reconocimiento internacional paso a paso.

Otro ejemplo es la fábrica de tractores de San Petersburgo. Su antiguo socio extranjero se negó a vender motores y a prestar servicio de garantía. ¿Ayudado por quién? Los constructores de motores de Yaroslavl y Tutayev comenzaron a suministrar sus motores. Como resultado, la producción de maquinaria agrícola en la fábrica de tractores de San Petersburgo en marzo-abril de este año fue un récord para la empresa, no un descenso, sino un aumento récord.

Estoy seguro de que cada vez habrá más de estas prácticas positivas e historias de éxito.

Repito: Rusia dispone de las reservas humanas, científicas y tecnológicas para dominar los productos que ahora tienen una gran demanda, incluidos los equipos domésticos y de construcción, y los equipos industriales y de servicios.

La tarea de hoy es aumentar la capacidad y establecer las líneas necesarias en un corto periodo de tiempo. Y una de las cuestiones clave es un entorno cómodo para las empresas, así como la disponibilidad de centros de producción preparados. Pido al Gobierno que presente los parámetros clave para el nuevo modo de funcionamiento de las agrupaciones industriales antes del otoño.

¿Qué es lo importante aquí? Lo primero es la financiación. Los proyectos que se pongan en marcha en estas agrupaciones deberán recibir créditos a largo plazo y asequibles durante un máximo de diez años y a un tipo de interés anual no superior al 7% en rublos. Hemos discutido todas estas cuestiones, incluso con nuestro bloque económico. Todo el mundo está de acuerdo y lo haremos.

Lo segundo es la fiscalidad. En los conglomerados, tenemos que garantizar un nivel bajo de impuestos presuntivos, incluidas las primas de seguros.

Lo tercero es apoyar la producción en la fase inicial y temprana, formando un paquete de pedidos, incluso proporcionando subvenciones para la compra de productos acabados de dichas empresas. La cuestión no es sencilla, pero creo que se necesitarán subvenciones. Son necesarias para asegurar el mercado. Deberíamos trabajar en ello con calma.

En cuarto lugar, necesitamos una administración simplificada, que incluya inspecciones mínimas o nulas, y un control fiscal y aduanero cómodo para las empresas.

Ver el horizonte, ver las perspectivas

En quinto lugar, y quizá lo más importante, debemos crear mecanismos que garanticen la demanda a largo plazo de los nuevos productos innovadores que acaban de entrar en el mercado. Me gustaría llamar la atención del Gobierno sobre el hecho de que dicho tratamiento preferencial y los clústeres industriales pertinentes deben ponerse en marcha ya el 1 de enero de 2023.

Lo que me gustaría decir a este respecto: tanto los nuevos puntos de crecimiento industrial como los ya existentes deben atraer a las pequeñas empresas, atraerlas a su órbita. Al mismo tiempo, es importante para el empresario, para las pequeñas organizaciones, ver el horizonte, comprender las perspectivas.

En este sentido, por supuesto, pediría al gobierno que, junto con la corporación de las PYMES [Corporación Federal para el Desarrollo de las Pequeñas y Medianas Empresas] y nuestras principales empresas, ponga en marcha una herramienta para los acuerdos a largo plazo entre las empresas con participación estatal y las pequeñas y medianas empresas. De este modo, la demanda de los productos de estas empresas estará garantizada durante años, y los proveedores podrán comprometerse con confianza a crear una nueva producción o a ampliar la existente para satisfacer este pedido.

Me gustaría añadir que ya hemos reducido significativamente el tiempo necesario para construir instalaciones industriales y hemos eliminado trámites innecesarios, pero aún queda mucho por hacer y hay margen de mejora. Por ejemplo, todavía se tarda entre un año y medio y tres años en construir instalaciones de producción desde cero, y los elevados tipos de interés de los préstamos siguen frenando la compra de espacios ya preparados.

A este respecto, sugiero que se lance un instrumento fundamentalmente nuevo –las hipotecas industriales– para que las empresas nacionales puedan desplegar rápidamente los productos necesarios. Se trata de préstamos preferenciales a largo plazo con un tipo de interés anual del cinco por ciento. Las empresas que tengan previsto comprar zonas preparadas para la producción podrán optar a estos préstamos. Pido al Gobierno que resuelva sin demora todos los detalles con el sector bancario de Rusia para que el plan de hipotecas industriales comience a funcionar con plena vigencia en un futuro próximo.

¡Queridos amigos!

La velocidad y la escala de los cambios en la economía mundial, las finanzas y las relaciones internacionales son cada vez mayores.

El rechazo a la globalización en favor de un modelo de crecimiento multipolar es cada vez más pronunciado.

Sin duda, la formación, el nacimiento del nuevo orden mundial es un proceso difícil.

Seguiremos enfrentándonos a muchos retos y riesgos y a factores que hoy son difíciles incluso de predecir y prever.

Pero es obvio que las reglas de contenido del nuevo orden mundial las establecerán los Estados fuertes y soberanos, aquellos que no se muevan por la trayectoria ya marcada por otro. Sólo los Estados fuertes y soberanos tienen voz en este orden mundial que vuelve a surgir, o están condenados a convertirse en una colonia impotente o a seguir siéndolo.

Es necesario esforzarse por avanzar, por cambiar, por sentir el aliento de los tiempos, y mostrar la voluntad y la determinación nacional de hacerlo.

Rusia está entrando en la próxima era como un poderoso país soberano.

Estamos seguros de que aprovecharemos al máximo las nuevas y colosales oportunidades que el tiempo nos ha abierto, y nos haremos aún más fuertes.

Gracias por su atención.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.