Ucrania se asoma al desastre militar total Por Rostislav Ishchenko | ukraina.ru

Ucrania se asoma al desastre militar total Por Rostislav Ishchenko | ukraina.ru
Compartir vía:

Volodymyr Zelenski ha presentado a la Rada Suprema (parlamento) un proyecto de ley sobre los derechos especiales de los polacos en Ucrania. Ahora sólo un golpe militar con una rendición instantánea en el frente oriental puede salvar al país del desastre. Pero eso es poco probable: los militares ucranianos están integrados en el mismo marco de referencia occidental que los políticos ucranianos.

En consecuencia, se puede dar por sentado que la Rada Suprema ha aprobado una ley que sanciona derechos especiales para los polacos en Ucrania, convirtiendo de hecho el país en un protectorado polaco. A cambio, Kiev (también Washington y Londres) espera ver veinte mil soldados polacos en el oeste de Ucrania.

Zelensky lo necesita para transferir treinta mil tropas regulares ucranianas disponibles en las regiones occidentales y 20-30 mil tropas de defensa territorial al frente oriental para organizar la tan prometida contraofensiva. Por la misma causa, Ucrania también está tratando de acumular algunas armas occidentales (artillería de cañón, lanzacohetes múltiples, vehículos blindados), así como tanques y aviones de fabricación soviética, que antes eran suministrados por los países de Europa del Este, y ahora Biden planea abrir los arsenales de los estados de Oriente Medio a Kiev.

Contraofensiva de Ucrania en ciernes

No es ningún secreto que los bombardeos de Ucrania sobre los territorios liberados y los de la propia Rusia han aumentado en las últimas semanas, y los ucranianos se han vuelto mucho más precisos. Esto no significa que el bombardeo terrorista de las ciudades haya cesado, sólo que los disparos se han vuelto menos caóticos, con objetivos específicos como estaciones de tren, depósitos de ayuda humanitaria, concentraciones de civiles, edificios administrativos, etc. Así, Ucrania comienza a preparar su declarada contraofensiva.

Ya podemos suponer que durante el próximo mes Kiev tratará de infligir ataques de artillería a la mayor escala posible en la retaguardia inmediata de las fuerzas rusas, incluidos los centros regionales de los territorios liberados y las regiones rusas adyacentes.

El objetivo es doble: causar daños a los suministros y a los cuarteles generales y también desmoralizar a la población de las zonas de retaguardia, animándola a huir hacia el interior del territorio ruso en la víspera y durante los primeros días de la contraofensiva. Esto es necesario para que los ucranianos bloqueen las carreteras y paralicen la retaguardia del ejército de Rusia, privando al mando de la capacidad de maniobrar las reservas a lo largo del frente, así como de mover unidades y suministros desde el interior. Además, la necesidad de ocuparse del asentamiento de cientos de miles o incluso millones de refugiados en las zonas del frente debería desviar temporalmente la atención y los recursos de los dirigentes rusos de la situación en el frente.

No es casualidad que se esté preparando una contraofensiva en el sur. En este lugar las tropas rusas tienen la menor densidad de formaciones de combate. Al separar el frente de la retaguardia, los ucranianos esperan lograr el éxito operativo creando una enorme superioridad numérica (la movilización en todo el país y el redespliegue de las fuerzas de Ucrania occidental deberían llevar la proporción de tropas ucranianas y rusas en la región de Kherson hasta 5 sobre un ruso o 7 sobre uno).

Con estas fuerzas, Kiev pretende resolver la tarea de eliminar la cabeza de puente de Kherson y empujar a las tropas rusas más allá del río Dniéper. Si la propia Kherson no puede ser recapturada, la propaganda ucraniana utilizará el hecho de las batallas callejeras con la inevitable destrucción para acusar a las tropas rusas de utilizar un “escudo humano” (incluso si se evacúa a toda la población, lo que es difícilmente alcanzable en base a las capacidades organizativas disponibles).

Hay que decir que la maniobra de fuerzas y medios para Rusia será realmente difícil. Incluso, sin esfuerzos ucranianos adicionales, la propia configuración del frente y la capacidad de la red de carreteras no permiten el reagrupamiento de las principales fuerzas desde Donbass hacia el Sur en menos de tres a cinco semanas.

Lo que Rusia puede hacer

Permítanme recordarles que Kiev espera aumentar significativamente este periodo a costa de crear atascos de refugiados en las carreteras. En consecuencia, en caso de que Kiev consiga montar una fuerza de ataque en el Sur, las primeras semanas de apoyo a las unidades de primera línea consistirán en un aumento de la artillería, la aviación y un fuerte incremento de los ataques con misiles.

La forma más fácil de debilitar el poder de ataque de la agrupación es cortarla por la parte trasera. Esto sólo puede hacerse mediante ataques masivos en los principales centros de transporte y lugares de concentración de reservas, que, casualmente, serán las grandes ciudades, incluidos los centros regionales.

La presión en el Frente Sur sólo puede aliviarse significativamente infligiendo graves daños a la infraestructura de Vinnitsa, Zaporizhzhya, Dnipropetrovsk, Cherkasy, Kirovograd, Krivyi Rog, Uman, Odessa y Mykolaiv. También es necesario destruir infraestructuras similares en Zhytomyr, Kiev, Kharkiv, Sumy y Poltava, dado que los ucranianos también podrían intentar utilizar las agrupaciones de Ucrania Occidental y Kiev para reforzar la agrupación de Kharkiv y trasladar los principales esfuerzos de contraofensiva al flanco Norte.

Por último, hay que tener en cuenta que si Polonia despliega incluso 10,000 o 20,000 soldados en Ucrania occidental, acabará aumentando el contingente y ampliando la esfera de ocupación hasta donde pueda. En consecuencia, para reducir la posibilidad de despliegue polaco, es necesario destruir la infraestructura de Ucrania Occidental.

Cuando Putin dijo que en Ucrania “ni siquiera hemos empezado todavía”, por supuesto restó importancia al alcance de nuestros esfuerzos, pero está claro que tiene razón en que Rusia tiene enormes oportunidades sin explotar para aumentar su poder, especialmente en los ataques aéreos y con misiles.

El alcance de los misiles Kalibers mejorados permite bombardear todo el territorio de Ucrania incluso desde las aguas de los mares Blanco, de Barents y de Pechora. Casi no se han utilizado los “Daggers” de los portaaviones MIG-31 contra Ucrania. Hay entre 70 y 80 MIG-31 (no se sabe cuántos de ellos están equipados como corresponde) estacionados en bases al alcance de la mano para golpear el territorio ucraniano con la “Daga”. Rusia no utilizó casi ningún avión estratégico o de largo alcance en este conflicto (posee hasta 140 portaaviones en total).

Los portaaviones enumerados anteriormente son sólo aquellos capaces de atacar sin entrar en la cobertura de la defensa aérea ucraniana. Si a este número se añaden los Su-34 (130 en servicio) y los Su-35 (un centenar en servicio), así como los bombarderos de primera línea Su-24 (más de 170 en servicio), la aviación por sí sola puede aumentar el poder de los ataques contra la retaguardia ucraniana en un orden de magnitud. Esto sin contar las capacidades de los sistemas de misiles terrestres.

Polonia, la serpiente venenosa

No puede ser casual la coincidencia en el tiempo de la preparación de las Fuerzas Armadas de Ucrania (AFU) para una contraofensiva y la entrega de la soberanía ucraniana a Polonia por parte de Zelensky. Obviamente, se trata de una acción coordinada. Por lo tanto, Rusia tendrá que responder al cambio de formato de las hostilidades emprendidas contra ella por Occidente. Tendremos que empezar algo que aún no se ha empezado.

No creo que ocurra de la noche a la mañana. Rusia suele tardar bastante en ponerse al día, pero siempre lo consigue a tiempo. Eso es una ventaja desde mi punto de vista. A mí mismo no me gusta precipitarme y actuar según el principio: si puedes hacer algo, no lo hagas (especialmente en caso de confrontación). Lo principal es no perder el momento en que no hacer algo es imposible.

A juzgar por el aumento gradual de la escala y la severidad de los ataques rusos contra el frente interno ucraniano, Moscú ya ha salido del modo de golpear y huir y está aumentando rápidamente no sólo la fuerza de sus ataques, sino también ampliando la nomenclatura de sus objetivos.

Mientras tanto, a Zelensky y a sus colegas polacos se les sigue dando la oportunidad de entrar en razón. Pero no por mucho tiempo. La última oportunidad de Zelenski y Andrzej Duda no es la caridad de Rusia, sino la necesidad de trasladar armas adicionales al frente ucraniano para su respectiva masificación.

A juzgar por el decreto de entrega de pasaportes rusos a todos los ciudadanos ucranianos, así como por la velada advertencia de Putin sobre una dura respuesta a la injerencia occidental en la crisis ucraniana, el Kremlin ha decidido no seguir siendo tímido con sus “amigos y socios” ni con los restos del Estado ucraniano, porque ya está muerto.

Entre otras cosas, esto significa la muy probable “mariupolización” (cerco y toma por parte de Rusia, como hizo en Mariúpol) de todas las grandes ciudades ucranianas. Dudo que la banda de Andrzej Duda y Zelensky entregue Kharkiv, Kiev, Odessa y Mykolayiv sin luchar. Bajo ciertas condiciones (que tampoco están garantizadas), Zaporizhzhya y, con menor probabilidad, Dnipropetrovsk podrían tener suerte.

Asimismo, dudo que las Fuerzas Armadas de Rusia y de las repúblicas populares de Donetsk y Luhansk, obligadas a arrasar Mariúpol, Severodonetsk y otras ciudades de Donbass, donde las AFU utilizaron a la población como “escudo humano”, se muestren especialmente ceremoniosas con los lugares de residencia de quienes desencadenaron esta masacre, de quienes llevaron la muerte a Donbass, de quienes afirman que “no hay rusos buenos, hay que matar a todos, incluidos ancianos, mujeres y niños”.

Más aún porque la propia situación militar creada por los mismos Andrzej Duda y Zelensky requiere no la reflexión, sino la destrucción de la mano de obra, el equipo y la infraestructura del enemigo en todo el territorio ucraniano (todavía no polaco, pero eso fue lo malo al principio).

Al fin y al cabo, en mayo de 1945 las tropas soviéticas instalaron cocinas de campaña en las calles de Berlín y alimentaron a la población, pero sólo después de haber hecho volar la ciudad con la artillería y la aviación y de haber convencido a la guarnición nazi de que capitulara. Si los alemanes se hubieran rendido a tiempo, no habrían tenido que hacer cola para ir a las cocinas de campaña: habrían cocinado la comida en sus propias cocinas intactas y habrían bebido Zhigulyovskoye (una variedad soviética de cerveza ligera).

Zelensky ha traicionado a Ucrania, como Simon Petliura la traicionó en su momento (cuando se alió a Polonia y quiso ocupar la Ucrania Soviética). El resultado de esta traición sería una muerte y una destrucción mucho mayor de lo que Petliura podría haber imaginado: nuevos tiempos, nuevas oportunidades.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.