Red mundial del fascismo: OTAN, CÍA, heroína, Ucrania y Miami (CUARTA PARTE) Por Cynthia Chung

Red mundial del fascismo: OTAN, CÍA, heroína, Ucrania y Miami (CUARTA PARTE) Por Cynthia Chung
Compartir vía:

Entre el 22 de marzo pasado y mayo de 2022, Cynthia Chung ha publicado una extensa investigación de cinco partes, en las cuales aborda a profundidad no solo el fenómeno nazi en Ucrania, sino como la OTAN y la CÍA han conspirado contra gobierno democráticos de Europa para someterlos a sus dictados, y cómo además ambos instrumentos han creado un poderoso sistema internacional del fascismo internacional. Asimismo Chung expone que también han tejido una extensa red mundial de tráfico de drogas, especialmente de heroína, para financiar sus actividades y cuya sede está en Miami, Florida.

Enlaces a las artículos anteriores

Primera Parte

Segunda Parte

Tercera Parte

Esta es la cuarta parte de una serie de cinco partes, publicada originalmente el 10 de mayo de 2022. La Parte 3 es una lectura esencial antes de este artículo, que analiza los elementos clave de la Operación Gladio de la OTAN.

Operación Underworld y la Oficina de Inteligencia Naval (ONI)

Charles “Lucky” Luciano (1897-1962) fue el gángster más poderoso y exitoso de la historia de Estados Unidos. Se le considera el padre del crimen organizado moderno en Estados Unidos por haber creado La Comisión en 1931. En 1936, Luciano fue condenado por prostitución obligatoria y por dirigir una red de prostitución. Fue condenado a entre 30 y 50 años de prisión, pero durante la Segunda Guerra Mundial, la Oficina de Inteligencia Naval (ONI) de la Marina estadounidense le hizo una oferta.

A Luciano se le prometió una eventual libertad a cambio de que entregara a la mafia del sur de Italia como quinta columna que respaldara la causa aliada contra Mussolini. Esta sería la semilla que generaría las poderosas familias mafiosas del sur de Italia, asignadas por Estados Unidos para actuar como guardias pretorianas dentro de los ejércitos que se quedaban atrás.

Meyer Lansky, jefe de la mafia judía, se convirtió en el enlace entre Luciano y la ONI y nació la Operación Underworld. Luciano ordenó a sus hombres que obedecieran a Lansky, que se convirtió esencialmente en el jefe de una gran parte de la mafia italoamericana.

Thomas Dewey (entonces gobernador de Nueva York), aunque fue el responsable de encarcelar a Luciano, lo indultó en 1946 por su servicio a la causa aliada y Luciano fue deportado a Italia junto con algunos de sus lugartenientes, no sin antes reunirse con agentes de la OSS (Oficina de Servicios Estratégicos).

Lucy Luciano y Meyer Lansky

En junio de 1973, Le Monde explicó el lado estadounidense de la conexión entre la inteligencia y la mafia:

“Instruido por su propia experiencia [de Luciano] de colaboración con los servicios de inteligencia estadounidenses, Lucky Luciano solía recomendar a sus honorables corresponsales dispersos de Beirut a Tánger, pasando por Ankara y Marsella, que operaran como él lo había hecho. Fue así como traficantes y correos sirvieron de informantes al MI5 [británico], a la CIA [estadounidense], al SDECE [francés], a la organización [alemana occidental] Gehlen, incluso a la SIFFAR italiana”.

Esta relación especial entre la Mafia y estas agencias de inteligencia se mantendría durante varias décadas y ha perdurado hasta nuestros días.

El imperio cubano de Meyer Lansky

Meyer Lansky (1902-1983), junto con Lucky Luciano, creó el Sindicato Nacional del Crimen, conocido simplemente como “el Sindicato” para abreviar. Lansky fue el mago de las finanzas del Sindicato y su presidente desde aproximadamente 1947.

A principios de los años cincuenta, comenzó a construir su imperio cubano, con sede en La Habana. Lansky gobernó literalmente Cuba por encima del dictador Fulgencio Batista. Cuando las elecciones libres echaron a su amigo íntimo y dictador cubano Fulgencio Batista de su cargo en 1944, Lansky también abandonó Cuba, confiando su imperio a la familia Trafficante, encabezada por Santo Sr. (Santo Trafficante se convirtió en el heredero de la red Luciano en Cuba).

Lansky y Batista se instalaron en Hollywood, Florida, al norte de Miami. En poco tiempo, Lansky dirigía un imperio de casinos ilegales en la costa este y ampliaba el comercio de narcóticos fundado por Lucky Luciano. Los mayores de la Mafia consideraban que el comercio de narcóticos era tabú, así que el ala de Lansky del Sindicato acaparó el mercado con el hijo mayor de Trafficante, Santo Jr., supervisando el tráfico de heroína. Cuando Santo padre murió en 1954, Santo Jr. Trafficante se convirtió en la mano derecha de Lansky y administrador de sus intereses cubanos.

Cuando los casinos ilegales de Lansky en Florida fueron cerrados en 1950, Lansky promovió el regreso de Batista al poder en Cuba. Y así, probablemente no por casualidad, Fulgencio Batista, que fue presidente electo de Cuba entre 1940 y 1944, regresó a Cuba como dictador militar respaldado por Estados Unidos entre 1952 y 1959, hasta que fue derrocado por la Revolución Cubana dirigida por Fidel Castro.

Con Castro al mando de Cuba, Lansky y Trafficante estaban en problemas, pues Castro les había dado un claro mensaje de que ya no eran bienvenidos en el reino cubano. Junto con Lansky y Trafficante, medio millón de cubanos abandonaron la isla en los años siguientes, y un cuarto de millón se instaló en Florida, donde se encontraba la nueva sede de Trafficante.

Tras ser expulsado de Cuba y cerrar sus casinos en Florida, Lansky creó un paraíso del juego similar en Nassau, Bahamas.

Además de la recaudación del juego, la mayor parte de la increíble bonanza de los tratos con los narcos de Estados Unidos, incluida la parte de los corsos, se blanqueó a través del Miami National Bank de Lansky, a Nassau y a cuentas numeradas en Suiza y Líbano.

Lansky acabaría convirtiéndose en el rey no coronado del narcotráfico mundial. Sus decisiones afectaban a todo el mundo, incluidos los peces gordos de Francia e Italia. Las conexiones de Lansky pasaban por Las Vegas, Roma, Marsella, Beirut y Ginebra.

El dictador Fulgencio Batista y Meyer Lansky, jefe de la mafia judía y dueño de Cuba hasta 1959

Miami como nuevo centro de la Internacional Fascista

A principios de 1980, Alan Pringle, jefe de la oficina de la DEA en Miami, dijo a un reportero de Associate Press que los bancos de Miami constituyen “el Wall Street” de los traficantes de drogas.

Fue Henrik Kruger quien expuso esto por primera vez en 1980 con su libro magníficamente investigado “The Great Heroin Coup: Drugs, Intelligence & International Fascism”, donde se revelaba que Miami era el nuevo centro de este fascismo internacional como consecuencia del “gran golpe de la heroína”.

Está más allá del alcance de este ensayo repasar esto en detalle, sin embargo, los puntos importantes demostrados por Kruger son que la mafia corsa (con Turquía y Líbano como productores en bruto) fueron reemplazados como los principales productores y distribuidores de heroína de alto grado por la mafia siciliana – junto con el sudeste asiático y Sudamérica. Esta transición fue apoyada y aplicada por la CIA, que controlaba la DEA. La “Guerra contra las Drogas” de Nixon cerró ciertos productores y canales de heroína, pero en última instancia fue diseñada para abrir nuevos productores y canales que estarían bajo un control estadounidense más estricto. Al igual que en Vietnam, los franceses serían expulsados de cualquier autoridad por los estadounidenses y en adelante estarían supeditados a este nuevo rey de la selva.

El Sindicato de Lansky fue fundamental para guiar esta transición de forma segura a las manos de la CIA y sus agencias de inteligencia aliadas, en gran parte afiliadas a la Operación Gladio de la OTAN. Miami se convirtió en un centro de operaciones no sólo para Meyer Lansky sino también para la CIA en todo lo relacionado con la heroína y en su momento con Cuba.

Henrik Kruger escribe: “Internacional Fascista es el resultado de muchos años de planificación en Madrid por parte del difunto nazi Otto Skorzeny, que en los años cincuenta había trabajado para la CIA. En sus filas se encuentran antiguos agentes de las SS, terroristas de la OAS, asesinos de la temida policía secreta portuguesa (PIDE), terroristas de la Fuerza Nueva española, fascistas argentinos e italianos, exiliados cubanos, gángsters franceses del SAC y antiguos agentes de la CIA endurecidos por las campañas de terror en [la CIA] la Operación 40, Guatemala, Brasil y Argentina.

Además del CORU (Coordinación de Organizaciones Revolucionarias Unidas, una organización paraguas del exilio cubano; su sede era en Miami), los militantes de Internacional Fascista han contado en diversos momentos con el Ejército de Liberación de Portugal (ELP) y su contingente de Aginter Press al mando de Yves Guerin-Serac, la Ordine Nuovo italiana dirigida por Salvatore Francia, y Pierluigi Concutelli; Las Guerrillas de Cristo Rey de España, la Asociación Anticomunista Ibérica y la Alianza Anticomunista Apostólica (AAA), que no debe confundirse con la AAA argentina que también está representada en Internacional Fascista y el grupo Paladín”.

La importancia de Miami en el mundo del fascismo internacional sigue siendo uno de los secretos mejor guardados de Estados Unidos. Sus zarcillos se extendían a través del Atlántico hasta la operación Aginter, originalmente en Lisboa, y Skorzeny tranquilamente sentado en Madrid en el centro de su red de contrabando de armas. Para Kruger, el eje Miami-Lisboa-Madrid-Roma era la continuación lógica del historial de la CIA de forjar alianzas con altos cargos nazis.

Tanto el grupo neofascista Paladin como la agencia española de inteligencia, la Dirección General de Seguridad (DGS), estaban dirigidos por el criminal de guerra nazi coronel Otto Skorzeny.

Miami era un cruce internacional y un centro de intercambio de información para los enormemente lucrativos chanchullos de la CIA con el narcotráfico y muchas otras cosas, incluido el terrorismo internacional o, como dijo Kruger, “la fusión del fascismo europeo y estadounidense se brindó en Miami”.

La estación de la CIA en Miami, JM/WAVE, fue una de las principales estaciones de operaciones encubiertas y de recopilación de información de Estados Unidos que funcionó desde 1961 hasta 1968. Patrocinó una serie de ataques contra objetivos estratégicos cubanos y supuso más personal y gastos que la propia Bahía de Cochinos. Unos 300 agentes y 4600 operarios cubanos exiliados participaron en las acciones de JM/Wave.

Kruger escribe: “Como se reveló más tarde, una de sus últimas operaciones fue cerrada porque uno de sus aviones fue sorprendido introduciendo narcóticos en Estados Unidos… En el período de JM/Wave se produjo una gran expansión de las conexiones Lobby [Kuomintang]-China-Traficante-Exilio cubano-CIA”.

Agrega Kruger: “Con el inicio de su guerra secreta, la nueva estación se convirtió en la mayor de la agencia y en el puesto de mando de sus operaciones anticastristas en todo el mundo. Su presupuesto anual de entre 50 y 100 millones de dólares financiaba las actividades de 300 empleados permanentes, la mayoría de ellos oficiales de casos que controlaban a varios miles de operativos cubanos en el exilio. Cada una de las principales estaciones de la CIA tenía al menos un oficial de casos asignado a las operaciones cubanas que, en última instancia, informaba a Miami. En Europa, todos los asuntos cubanos se canalizaban a través de la estación de Frankfurt [en Alemania], que a su vez informaba a JM/Wave.

…En 1963 la agencia organizó una revolución en Honduras, otra en la República Dominicana y una tercera en Guatemala. En 1964 asistió al golpe militar del general Branco en Brasil. En 1965, las Fuerzas Especiales se unieron a los marines estadounidenses en la supresión de la guerra civil en la República Dominicana, y en 1966 la CIA ayudó e instigó el golpe militar del coronel Ongania en Argentina.

… En ese mismo período, las organizaciones de activistas cubanos en el exilio brotaron por toda la Pequeña Habana de Miami. A su vez, engendraron subgrupos terroristas como Alfa 66 y Omega 7, cuyos líderes más notorios… habían sido entrenados por la CIA…

…Cuando JM/Wave fue desmantelada, Shackley y su personal se fueron de Miami a Laos, dejando atrás un ejército altamente entrenado de 6000 cubanos fanáticamente anticomunistas aliados con el crimen organizado y con poderosos elementos de la extrema derecha estadounidense”.

JM/Wave cubría todo y cualquier cosa cubana, en cualquier parte del mundo. La CIA mantenía su mayor estación JM/WAVE y operaba una bulliciosa red de bases de entrenamiento paramilitar, así como casas de seguridad.

Howard Hunt y Bill Harvey trabajaron para JM/Wave a quienes conoceremos en breve.

Cubanos de Miami se unieron a los terroristas de Aginter Press en Guatemala. Cien cubanos radicados en Florida se unieron al ejército fascista de Aginter Press-ELP en España, donde se involucraron en actos de terrorismo. (Nota: Aginter Press es la base de entrenamiento y distribución de los paramilitares fascistas franceses de la OAS que trabajaron en gran medida para el Gladio de la OTAN, ver Parte 3).

Llegados a este punto, deberíamos estar viendo un cuadro que ha pintado a la OTAN/la CIA/la Mafia italoamericana/los exiliados cubanos/y los fascistas, incluidos los nazis, trabajando todos para el mismo aparato y esencialmente con el mismo objetivo: derrocar a los líderes elegidos democráticamente y sustituirlos por dictadores y gobiernos fascistas de derechas. Los beneficios del narcotráfico se utilizan a su vez para financiar la actividad terrorista de la derecha en todo el mundo, utilizando el modelo del Gladio. El “gran golpe de la heroína” que expuso Henrik Kruger consistía en tener el control total de los beneficios de la heroína con este mismo fin.

Los fontaneros y la “guerra contra las drogas”

La historia de la participación de Nixon en el Watergate está entrelazada con la de su participación personal en la lucha contra las drogas. La declaración pública de Nixon, en junio de 1971, de su guerra contra la heroína condujo rápidamente a la reunión de los Fontaneros de la Casa Blanca, los exiliados cubanos e incluso los “escuadrones de asalto” con el propósito declarado de combatir el tráfico internacional de narcóticos.

Kruger escribe: “El 17 de julio de 1972, James McCord, Frank Sturgis, Bernard Barker, Eugenio Rolando Martínez y Virgilio González, dirigidos por [E. Howard] Hunt y [G. Gordon] Liddy, irrumpieron en las oficinas del Watergate de los demócratas en Washington. De estos siete hombres, cuatro eran de Miami, cuatro eran agentes activos o antiguos de la CIA, cuatro habían participado en la invasión de Bahía de Cochinos y tres estaban estrechamente vinculados a la mafia cubana de los narcóticos”. [Nota: Frank Sturgis (cuyo nombre original es Frank Fiorini) era uno de los contactos de Trafficante con la CIA. A finales de la década de 1960, Sturgis dirigía la Brigada Anticomunista Internacional (IACB), con sede en Miami, de la que se dice que estaba financiada por el Sindicato de Meyer Lansky].

Howard Hunt; Rolando Martinez, Bernard Barker, Frank Sturgis, Virgilio Gonzalez

Las credenciales de E. Howard Hunt se remontan a la Segunda Guerra Mundial, destinado en Kunming, al sur de China, en la provincia de Yunnan, mientras trabajaba para la OSS. La OSS apoyaba a Chiang Kai-shek y a su ejército del Kuomintang (KMT), que supuestamente luchaba contra los japoneses fascistas al tiempo que libraba una guerra civil con los comunistas chinos bajo el mando de Mao Zedong.

Yunnan, bajo el mando de Chiang Kai-shek (junto con una facción de la supervisión de la OSS), se convirtió en el centro del cultivo de opio chino y Kunming en el semillero de operaciones militares, incluyendo la 14ª Fuerza Aérea de Claire Chennault y el Destacamento 202 de la OSS (el predecesor de la CIA). [Más sobre la alianza del KMT con la CIA y otros en el tráfico mundial de heroína en un próximo artículo].

Aquí es donde Hunt conoció a Lucien Conein, capitán de la Legión Extranjera francesa convertido en agente de la OSS.

Kruger escribe: “E. Howard Hunt era claramente el hombre del lobby de China/Cuba/América Latina. El hecho de que William F. Buckley, amigo íntimo de Hunt durante veinte años y padrino de sus hijos, era uno de los principales partidarios de la WACL en Estados Unidos, sugiere que también está vinculado a la WACL. También están relacionados con los mismos grupos de presión Lucien Conein y el antiguo jefe de inteligencia del Departamento de Estado, Ray S. Cline, que sigue siendo un invitado frecuente en el bastión de la WACL en Taiwán. Hunt y Conein fueron las fuerzas vitales detrás del gran golpe de heroína de la Casa Blanca. Hunt aseguró a los exiliados cubanos su necesaria base”.

Para ser claros aquí, lo que Kruger está refiriendo como el Lobby de China/Cuba/América Latina no es en referencia a sus líderes comunistas sino a sus líderes fascistas; Chiang Kai-shek, Batista, y los dictadores fascistas latinoamericanos.

Indochina siguió siendo la base de operaciones de Conein después de la Segunda Guerra Mundial, cuando, al igual que Hunt, pasó de la OSS a su sucesora la CIA. Luego operó en Vietnam del Sur y del Norte, Camboya y Birmania y se convirtió en el principal experto estadounidense en la zona, así como en la mafia corsa del contrabando de opio.

Peter Dale Scott escribió en su prólogo a “El gran golpe de la heroína” de Kruger: “Pero algunas de las viejas manos chinas con conexiones en la red empezaron a pasarse a la nueva DEA. Como hemos visto, Hunt aseguró un puesto para su viejo amigo de la OSS-Kunming, Lucien Conein, en lo que finalmente se convirtió en la DEA, y Conein a su vez reclutó a su propia banda de cubanos de la CIA en Deacon I, al menos uno de los cuales, según informes de la CIA, ya ha participado en una operación de escuadrón de la muerte.

…una serie de revelaciones recientes… vinculan a los de la conexión Aginter-CORU con el asesinato del presidente John F. Kennedy. Por lo menos tres cubanos prominentes en el caso Letelier también han sido revelados, por las recientes publicaciones del Comité Selecto de Asesinatos de la Cámara de Representantes, de haber estado aliados en una junta de exiliados cubanos de 1963 que, según el Comité, justificaba una “investigación exhaustiva” en el caso del asesinato de Kennedy. Las actividades de Lee Harvey Oswald en Nueva Orleans lo pusieron en contacto con un grupo anticastrista respaldado financieramente por esta junta, y con estadounidenses vinculados a la futura comunidad Aginter y posiblemente a la OEA. Y el 23 de noviembre de 1963, Jean Rene Souetre, un terrorista de la OAS y futuro operativo de Aginter, fue, según informes de la CIA recientemente desclasificados, supuestamente “expulsado de los Estados Unidos en Fort Worth o Dallas 18 horas después del asesinato [de Kennedy]”.

Kruger escribe: “Cuando Lucien Conein se convirtió en el jefe de la Rama de Operaciones Especiales de la DEA, supuestamente llevó a cabo un programa de asesinatos después de crear el Grupo de Operaciones Especiales de la DEA (DEASOG), bajo la cobertura de la compañía BR Fox y la casa en la Avenida Connecticut en Washington. Los doce miembros del DEASOG -la Docena Sucia- eran agentes latinos de la CIA, duros y experimentados, transferidos a la agencia antidroga para la ocasión. Antes de DEASOG, Conein había creado otra operación de “inteligencia” de la DEA, Deacon I, que empleaba a veteranos cubanos exiliados de los campos de entrenamiento de la CIA, que eran supervisados por otros treinta cubanos, todos ellos ex miembros de los Servicios Clandestinos de la CIA… La aparición de la DEA fue la penúltima fase del golpe de la heroína. Los agentes de la CIA de Hunt y Conein se trasladaron a la inteligencia y las operaciones de la DEA”.

En 1952, el presidente Arbenz de Guatemala impulsó una amplia ley de reforma agraria que pretendía redistribuir el 70% de la superficie agrícola del país al pueblo y fuera de las manos del 2% de los propietarios. Entre ese 2% se encontraba la United Fruit Company, que tenía múltiples vínculos con Washington DC y la CIA, incluyendo a Walter Bedell Smith (antiguo director de la CIA), que formaba parte de su consejo de administración tras el golpe, la fortuna familiar de Henry Cabot-Lodge por parte de Cabot y el bufete de abogados Sullivan & Cromwell de Allen y Foster Dulles.

En nombre de la United Fruit, la CIA orquestó un golpe de Estado y E. Howard Hunt fue el jefe de acción política de la agencia para derrocar al presidente Arbenz de Guatemala en 1954.

Kruger escribe: “Algunas personas se superpusieron efectivamente a todo el espectro de la alianza. Entre ellos están Howard Hunt y Tommy Corcoran, el hombre detrás del trabajo sucio de la United Fruit. La United Fruit era cliente de la empresa Double-Chek Corp. con sede en Miami, una fachada de la CIA que suministró aviones para la invasión de Bahía de Cochinos. Corcoran era el acompañante en Washington de la viuda del general Chennault, Anna Chen Chennault, antigua jefa del Lobby de China [Kuomintang], la clave del opio del sudeste asiático”.

Junto con la nueva política oficial de drogas de la CIA llegó la no oficial. Este último trabajo sucio fue llevado a cabo por una gran facción dentro de la DEA que toleraba, cuando no fomentaba abiertamente, un ejército grande y aparentemente independiente de terroristas cubanos en el exilio (entrenados por la CIA) y disponibles para actuar en América Latina a petición de sus dictadores presidentes.

Sin embargo, todo esto debería haber ocurrido casi una década antes.

Según un artículo del New York Times del 2 de junio de 1964: “El ex vicepresidente Richard M. Nixon quería que la invasión de Bahía de Cochinos en Cuba tuviera lugar antes de las elecciones nacionales del 8 de noviembre de 1960… Nixon esperaba la invasión antes del 8 de noviembre porque ‘habría sido pan comido ganar’ las elecciones si la Administración Eisenhower destruía a Fidel Castro en los últimos días de la campaña presidencial”.

Nixon fue vicepresidente de Eisenhower durante 8 años, desde enero de 1953 hasta 1961. Se suponía que Nixon tendría la próxima Presidencia, todo el mundo lo sabía, pero Kennedy (que estaba al tanto de este plan secreto de invasión) fue capaz de tomar la elección de debajo de las narices de Nixon debido a su calculada postura dura contra Castro y el apoyo a una rebelión en Cuba durante el debate público, mientras que, Nixon pensó que era mejor fingir que se oponía a tal cosa porque pensó que comprometería el plan real para hacer esa misma cosa.

Y así, décadas de planificación se fueron por la ventana, Nixon estaba fuera y Kennedy estaba dentro.

Operación “Eliminación por Iluminación”

Kennedy no fue el único que se coló en la fiesta. El derrocamiento de Batista y la expulsión del imperio cubano de Lansky, incluido su comercio de heroína, por parte de Fidel Castro en 1959 fue, como mínimo, problemático para esos planes a largo plazo.

Fidel Castro, al igual que de Gaulle, era un maestro en frustrar intentos de asesinato y golpes de estado. Castro gobernaría Cuba desde 1959 hasta 2011.

La Cuba de Castro se consideraba inaceptable por la sencilla razón de que alteraba el statu quo de cómo debían hacerse los “negocios”. Hubo mucho dinero que se perdió para las grandes empresas con la toma de posesión de Castro, no sólo para el Sindicato de Lansky, sino para nombres de la lista Fortune 500 como United Fruit Company, U.S. Steel, DuPont y Standard Oil (entre muchos otros), lo que le dice algo sobre el tipo real de negocio en el que estas empresas están involucradas.

Por lo tanto, Castro tenía que irse. Y llegaron la CIA y el Pentágono al rescate, o al menos así se suponía que era el guión…

Kennedy fue investido el 20 de enero de 1961. Además de heredar la responsabilidad del bienestar del país y de su pueblo, también iba a heredar una guerra secreta con la Cuba comunista dirigida por la CIA.

El fiasco de Bahía de Cochinos, o más apropiadamente llamado traición, fue del 17 al 20 de abril de 1961, lo que llevó al despido del Director de la CIA Allen Dulles, el Subdirector de Planes de la CIA Richard M. Bissell Jr. y el Subdirector de la CIA Charles Cabell (para más detalles sobre esto refiérase aquí).

Kruger escribe: “Nunca antes había existido un grupo de conspiradores más notable y fanático que el que se reunió para crear, financiar y entrenar la fuerza de invasión de Bahía de Cochinos. Las principales figuras de la CIA eran el protegido de Lansdale, Napoleón Valeriano, el misterioso Frank Bender y E. Howard Hunt, que estuvo involucrado en al menos uno de los atentados contra la vida de Fidel Castro. Fueron apoyados por un pequeño ejército de agentes de la CIA de cuatro de sus empresas tapadera de Miami”.

Peter Dale Scott escribe en su prólogo a “El gran golpe de la heroína” de Kruger: “…la CIA volvió a reunir para Bahía de Cochinos al antiguo equipo de Guatemala (incluyendo a Hunt… que supervisó el reclutamiento de cubanos). Con el fracaso de Bahía de Cochinos, Cuba se convirtió para Estados Unidos en lo que Argelia había sido para Francia. La explosiva controversia política significó que miles de exiliados cubanos, muchos de ellos con antecedentes en el entorno de La Habana, fueron entrenados por EE.UU. como guerrilleros y/o terroristas, y luego dejados en el limbo político… Al menos un proyecto de la CIA que surgió de la Operación 40 (el elemento de control de la fuerza de invasión de Bahía de Cochinos), tuvo que ser terminado, cuando las actividades de drogas de sus miembros se volvieron demasiado embarazosas. En 1973, el Newsday informó de que “al menos el ocho por ciento de la fuerza de invasión de 1500 hombres [de Bahía de Cochinos] ha sido posteriormente investigado o arrestado por tráfico de drogas”.

Además, la operación de Bahía de Cochinos estaba destinada a fracasar. Estaba destinada a provocar un clamor público para una invasión militar directa de Cuba. En el registro público hay una reunión (o más bien descrita como una intervención) con el Director Adjunto de Planes de la CIA, Richard Bissell, el Presidente del Estado Mayor Conjunto, Lyman Lemnitzer, y el Jefe de la Armada, el Almirante Burke, básicamente tratando de obligar al Presidente Kennedy a aprobar un ataque militar directo contra Cuba. El almirante Burke ya se había tomado la libertad de colocar dos batallones de marines en destructores de la Armada frente a la costa de Cuba “anticipando que las fuerzas estadounidenses podrían recibir órdenes de entrar en Cuba para salvar una invasión fallida”.

Habría muchos más intentos de asesinar a Castro e intentos de golpes de estado. Uno de los planes más descabellados provendría, como es lógico, del experto en operaciones encubiertas Edward Lansdale, que era jefe de la Misión Militar de Saigón y protegido del general Lemnitzer; que quería enviar un submarino a la costa de las afueras de La Habana, donde crearía un infierno de luz. Al mismo tiempo, según el plan de Lansdale, agentes con base en Cuba advertirían a los nativos religiosos de la segunda venida de Cristo y de la aversión del Salvador por Fidel Castro. El plan se denominó “Eliminación por iluminación”, pero finalmente fue archivado.

Sería divertido que tales planes se quedaran en el papel, pero estos hombres fueron responsables de la tortura y la muerte de innumerables individuos por los planes que se hicieron realidad.

Tan pronto como el General Lemnitzer se convirtió en Jefe de Estado Mayor del Ejército en 1959, instaló a Lansdale en un escritorio del despacho del Subsecretario de Defensa Gilpatric en el Pentágono. Lansdale fue puesto a cargo de la Operación Mangosta bajo el patrocinio directo de Lemnitzer con el objetivo principal de eliminar a Castro, desafiando directamente la ley federal que prohíbe los asesinatos políticos. La Operación Mangosta fue una extensa campaña de ataques terroristas contra civiles y operaciones encubiertas llevadas a cabo por la CIA y fue dirigida desde JM/Wave en Miami. Lansdale participaría en muchas operaciones encubiertas, incluyendo incursiones y bombardeos en Cuba y otros objetivos en toda América Latina.

En marzo de 1962, el general Lyman L. Lemnitzer, sin entender lo que había sucedido con Dulles, Bissell y Cabell, decidió que sería una buena idea proponer la Operación Northwoods al presidente Kennedy para su aprobación.

La Operación Northwoods era una propuesta de operación de falsa bandera contra ciudadanos estadounidenses, que preveía que los agentes de la CIA escenificaran y cometieran realmente actos de terrorismo contra objetivos militares y civiles estadounidenses y posteriormente culparan al gobierno cubano para justificar una guerra contra Cuba. El plan fue redactado específicamente por el General Lemnitzer y tiene una sorprendente similitud con la Operación Gladio de la OTAN (ver Parte 3).

La lógica de Northwoods era la de Gladio. El Estado Mayor se inclinaba por la violencia prefabricada porque creía que los beneficios obtenidos por el Estado cuentan más que las injusticias contra los individuos. El único criterio importante es alcanzar el objetivo y el objetivo era el gobierno de la derecha.

Memorando de la Operación Northwoods del 13 de marzo de 1962.

No había ni un solo punto en el manual de Northwoods que no constituyera un flagrante acto de traición, y sin embargo el estamento militar estadounidense envió “Top Secret – Justificación para la intervención militar de Estados Unidos en Cuba” directamente al escritorio del Secretario de Defensa Robert McNamara, para que lo transmitiera al Presidente Kennedy.

Ni que decir tiene que el presidente Kennedy rechazó la propuesta y unos meses más tarde no se renovó el mandato del general Lemnitzer como jefe del Estado Mayor Conjunto, que había ejercido desde el 1 de octubre de 1960 hasta el 30 de septiembre de 1962.

Sin embargo, la OTAN no perdió el tiempo, y en noviembre de 1962 Lemnitzer fue nombrado comandante del Mando Europeo de Estados Unidos y Comandante Supremo Aliado en Europa de la OTAN, cargo este último que desempeñó desde el 1 de enero de 1963 hasta el 1 de julio de 1969.

Lemnitzer encajaba a la perfección para supervisar las operaciones intercontinentales del Gladio en Europa. Lemnitzer fue uno de los principales impulsores de la creación del Grupo de Fuerzas Especiales en 1952 en Fort Bragg, donde se entrenó a los comandos en las artes de la insurgencia de guerrilla en caso de una invasión soviética de Europa. En poco tiempo, los hombres que llevaban con orgullo las distintivas boinas verdes estaban cooperando discretamente con las fuerzas armadas de una serie de países europeos y participando en operaciones militares directas, algunas de ellas extremadamente delicadas y de muy dudosa legalidad.

Una de estas operaciones de dudosa legalidad era la coalición OTAN/CIA que había patrocinado al menos dos intentos de asesinar al Presidente de Gaulle. En respuesta a esto, De Gaulle había echado el cuartel general de la OTAN de Francia, había sacado a Francia de la OTAN y había dado a Lemnitzer una orden sumaria de abandonar la OTAN (Ver Parte 3). Permindex y el World Trade Center (WTC) también se vieron implicados en estos atentados contra la vida de De Gaulle y se vieron obligados a cerrar su sede en Suiza, según las órdenes de De Gaulle, más sobre esto en breve. Si las órdenes del presidente de Gaulle hubieran sido denegadas, éste habría estado dispuesto a ir a la guerra por estos asuntos, por lo que hubo un poco de remodelación, pero esencialmente el juego continuó intacto.

Para la CIA y el Pentágono, Kennedy era un toro en una tienda de China. La insistencia de Kennedy en supervisar la guerra no ortodoxa en la casa, su retroceso en la crisis de los misiles entre EEUU y la Unión Soviética, el retiro de los misiles de primera línea de Turquía, el socavamiento y la maquinación para terminar la guerra de Vietnam, el trastorno de las operaciones del exilio cubano y el retroceso de EEUU en tiempos de paz cuando era perfectamente obvio que el Pentágono pensaba que la amenaza de los soviéticos y los chinos nunca había sido mayor. Y el insulto definitivo, el despido del padrino de la CIA, Allen Dulles, y del primer jefe de Estado Mayor, el general Lemnitzer, que se marchó al exilio.

La CIA, el Pentágono y la OTAN estaban de acuerdo. Kennedy tenía que irse.

World Trade Centre y la OEA

Ferenc Nagy fue brevemente primer ministro de Hungría hasta que los comunistas tomaron el poder y lo obligaron a dejar el cargo en mayo de 1947. Los Estados Unidos le concedieron asilo y emigró a Washington DC en 1948, donde empezó a trabajar para el FBI. Luego se convirtió en un íntimo de Frank Wisner, el subdirector de Planes Especiales de la CIA (y mano derecha de Allen Dulles y su operación canalla de la CIA OPC).

La fachada de la CIA Permindex (Exposiciones Industriales Permanentes) se constituyó en Basilea con Nagy como presidente en 1956, en vísperas del levantamiento húngaro. Nagy también fue director del World Trading Centre (alias CMC o Centro Mondiale Commerciale) en Roma, y presidente de su junta directiva estadounidense.

Richard Cottrell escribe en su libro “Gladio: La daga de la OTAN en el corazón de Europa”: “Ambas organizaciones eran conductos para las actividades comerciales encubiertas de la CIA en todo el mundo, incluyendo el tráfico de armas y drogas, el lavado de dinero, la lubricación de las organizaciones extremistas cercanas a Gladio y la realización de tratos con gánsteres europeos. Permindex tenía una sucursal en Italia, donde el titiritero de P2, Licio Gelli, formaba parte del consejo de administración. El empresario de Nueva Orleans Clay Shaw, detenido e interrogado en relación con el asesinato de JFK, formó parte durante un tiempo del consejo de administración de Permindex en Estados Unidos… Como observó el periódico de campaña italiano Paese Sera, que en los años 60 montó investigaciones detalladas de las actividades de WTC en Roma”.

Paese Sera también alegó que Ferenc Nagy había financiado a la OAS a través del World Trade Centre (WTC) y de Permindex, que a su vez estaba financiada por la CIA. Al parecer, ninguna de estas empresas realizó nunca actividades comerciales visibles.

Jim Garrison fue fiscal del distrito de Nueva Orleans de 1962 a 1973 y fue el único fiscal que llevó a cabo un juicio sobre el asesinato del presidente Kennedy. Durante su investigación, Garrison se encontró con numerosas conexiones, aunque en ese momento no sabía lo suficiente como para conectar todos los puntos.

Un punto importante fue Guy Banister, antiguo jefe de la oficina del FBI en Chicago y superintendente adjunto de la policía en Nueva Orleans, que comenzó su carrera en la Segunda Guerra Mundial con la Oficina de Inteligencia Naval (ONI). Banister, en sus “años de jubilación”, había creado su propia pequeña agencia de detectives que estaba convenientemente situada justo enfrente de las oficinas de la ONI y del Servicio Secreto. Además, al otro lado del parque Lafayette y a un corto paseo por la avenida St. Charles se encontraba la sede de la CIA.

Garrison escribe en “Tras la pista de los asesinos”: “La operación de Banister también incluía el procesamiento y manejo de los aprendices anticastristas que pasaban por la ciudad. Muchos de los exiliados eran reclutas del Oeste que llegaban para ser entrenados como guerrilleros en el campamento al norte del lago Pontchartrain. Otros eran enviados a Florida para un entrenamiento similar que realizaba la CIA allí. Ocasionalmente, un puñado de graduados del programa de entrenamiento de Florida se detenía en Banister’s, una parada en la carretera, así como un cuartel general para el alojamiento y la comida que debían hacer en su camino de regreso a sus hogares en los alrededores de Dallas”.

Garrison descubrió el aparato de Banister, que formaba parte de una línea de suministros que recorría el corredor Dallas-Nueva Orleans-Miami. Estos suministros consistían en armas y explosivos para usarlos contra la Cuba de Castro.

David Ferrie, ex OSS, trabajó para Guy Banister y Clay Shaw (también ex OSS). Ferrie era uno de los líderes del Frente Revolucionario Cubano local.

Garrison descubre durante su investigación que Banister se dedicaba al entrenamiento y equipamiento de unidades de comandos para la acción paramilitar dentro de Cuba.

Jack Ruby

Jack Ruby tenía una relación especial con la oficina del FBI en Dallas. En 1959 Ruby se reunió al menos nueve veces con uno de los agentes de la oficina de Dallas. En esa época también compró un reloj de pulsera equipado con un micrófono, un pasador de corbata con micrófonos, un micrófono telefónico y un maletín con micrófonos. Estos hechos sugieren que Jack Ruby era probablemente un informante habitual de la oficina local del Bureau.

Garrison continúa: “…revisando el testimonio del teniente coronel Allison G. Folsom, Jr., que leía en voz alta el expediente de entrenamiento de Oswald. Describió una nota que Oswald había recibido en un examen de ruso en la Base de Marines de El Toro, en California, poco antes de su muy publicitada deserción a la Unión Soviética… en 1966… Yo todavía estaba en el servicio militar -ya era mayor- y no podía recordar que a un solo soldado se le hubiera exigido demostrar cuánto ruso había aprendido… Lee Oswald -en 1959, por lo menos- había recibido entrenamiento en inteligencia. Sabía, como cualquier persona con formación militar, que la actividad de inteligencia de los marines estaba dirigida por la Oficina de Inteligencia Naval (ONI).

…en el verano de 1963. Oswald había sido visto participando en varios incidentes de panfleteo… La Comisión Warren había concluido, a partir de esta y otras pruebas, que Oswald era un dedicado… comunista que se había unido al Comité de Juego Limpio para Cuba para apoyar a Fidel Castro.

Debido a varias inconsistencias, esta explicación fácil nunca me había gustado… Oswald había estampado la dirección del campamento 544… en sus folletos públicos… Quería ver el lugar de primera mano”.

Garrison descubre que tanto la entrada al 544 de Camp como al 531 de Lafayette (la dirección de la agencia de detectives de Banister) conducían al mismo lugar. De este modo, se vincula a Oswald, a quien la Comisión Warren había etiquetado fácilmente como comunista procastrista, directamente con Banister y sus operaciones en el exilio cubano.

Garrison también descubre que George de Mohrenschildt era el “baby sitter” (niñero) de Oswald (un “baby sitter” es un término utilizado por las agencias de inteligencia estadounidenses para describir a un agente asignado para proteger o velar por el bienestar general de un individuo en particular). En la Segunda Guerra Mundial, de Mohrenschildt había trabajado para la inteligencia francesa y entre sus amigos cercanos estaba Jean de Menil, el presidente de la corporación Schlumberger, que tenía estrechos vínculos con la CIA.

Garrison escribe: “La Schlumberger Corporation era una enorme empresa de propiedad francesa que prestaba servicios a los productores de petróleo de todo el mundo mediante el uso de explosivos y dispositivos de medición geológica… Había sido partidaria de la Organización del Ejército Secreto (OAS) contrarrevolucionaria francesa, que intentó asesinar al presidente Charles de Gaulle varias veces a finales de los años 50 y principios de los 60 por su papel en la liberación de Argelia en el norte de África. La CIA, que también apoyaba a los generales franceses de la OAS, había suministrado a Schlumberger munición antipersonal”.

Garrison continúa: “En cuanto a Permindex, de la que Clay Shaw también fue director, la prensa italiana reveló que, entre otras cosas, había financiado secretamente la oposición de la Organización del Ejército Secreto Francés (O.A.S.) al apoyo del presidente De Gaulle a la independencia de Argelia, incluyendo sus supuestos intentos de asesinato contra De Gaulle. Esta observación, si la hubiéramos conocido en 1967, nos habría llevado de vuelta a la base de dirigibles de Houma (Luisiana), donde David Ferrie y otros miembros de la operación de Guy Banister recuperaron las municiones del búnker de Schlumberger que la CIA había entregado anteriormente a la O.A.S., que se dedicaba a los atentados. A.S. Sin duda habría ayudado a nuestro caso contra Shaw el haber podido vincularlo definitivamente con la C.I.A. Sin embargo, lamentablemente, con nuestro limitado personal y finanzas, y con muchas pistas que seguir, nuestra investigación no pudo descubrir ninguno de estos antecedentes cruciales cuando más los necesitábamos”.

Entre el consejo de administración del World Trade Centre, según el artículo publicado por Paesa Sera en 1967, se encontraba Gutiérrez di Spadaforo príncipe italiano y miembro de la Casa de Saboya, que fue subsecretario de agricultura de Il Duce, Benito Mussolini. A través de su nuera, Spadaforo estaba emparentado con el ministro de finanzas nazi, Hjalmar Schacht. Otro miembro de la junta directiva era Guiseppi Zigiotti, que también era presidente de la Asociación Nacional Fascista de Armas de Milicia. Y antes mencionado, Ferenc Nagy era el presidente de la junta americana.

Le Devoir escribió a principios de 1967 que “Nagy… mantiene estrechos lazos con la CIA que lo vinculan con la colonia cubana de Miami”. Nagy emigró más tarde a Estados Unidos y se instaló en Dallas, Texas.

Paesa Sera informó: “Entre sus posibles implicaciones (apoyadas por la presencia en puestos directivos de hombres profundamente comprometidos con organizaciones de extrema derecha)… está la de que el Centro [World Trade Centre] era la criatura de la CIA… creado como tapadera para la transferencia de fondos de la CIA… en Italia para actividades ilegales de espionaje político. Queda por aclarar la presencia en el Consejo de Administración del Centro de Clay Shaw y del ex-mayor (de la OSS) Bloomfield”.

George de Mohrenschildt, según Garrison, probablemente no recibió ninguna indicación de lo que le esperaba, pero ahora hay pocas dudas de que había estado operando de forma encubierta como agente de la CIA.

De Mohrenschildt convenció a Oswald para que se trasladara a Dallas, y luego Oswald es enviado a Nueva Orleans para que se le haga un lavado de cara (para que parezca un comunista procastrista) por cortesía de Guy Banister. Oswald es entonces presentado a Ruth Paine a través de de Mohrenschildt. Paine es la persona que ayudó a Oswald a conseguir un trabajo en el Texas School Book Depositor.

George de Mohrenschildt se había “suicidado” supuestamente el 29 de marzo de 1977, sólo horas después de haber quedado con un investigador del Comité Selecto de Asesinatos de la Cámara de Representantes.

* * *

E. Howard Hunt, que se hizo tristemente célebre por ser uno de los fontaneros de la Casa Blanca de Nixon que se vio envuelto en el escándalo Watergate y que posteriormente cumplió 33 meses de prisión, no era el tonto torpe que se le pintó, aunque ciertamente arruinó su propia vida y la de su familia; sus hijas le culparon (con razón) de la muerte de su madre y sus dos hijos se convirtieron en adictos a la metanfetamina y traficantes de drogas.

De hecho, Hunt confesó a su primer hijo separado, al que llamó Saint John, que conocía los secretos del asesinato de Kennedy cuando creía que estaba en su lecho de muerte. De hecho, viviría cuatro años más y volvería a dar la espalda a su hijo, criticándole por una vida que no significaba nada y exigiendo que le devolvieran todos los memos de JFK que le había dado a Saint. Saint, que temía que estos secretos quedaran enterrados junto a su padre, intentó sacarle todo lo posible antes de morir, parte de esta información fue publicada en una entrevista con la revista Rolling Stone.

Entre los nombres mencionados por E. Howard Hunt implicados en el asesinato de Kennedy estaba Bill Harvey.

Harvey se unió a la CIA en 1947 (en sus inicios) y dirigió la estación de la CIA en Berlín durante la década de 1950. Mientras estuvo en Alemania, Harvey trabajó estrechamente con la notoria organización de Reinhard Gehlen y éste llegó a considerarlo un “amigo muy estimado [y] realmente confiable”.

En noviembre de 1961, Harvey fue puesto a cargo de la operación ultrasecreta de la CIA para asesinar a Castro, denominada en código ZR/RIFLE. Comenzó a trabajar directamente con el embajador de la Mafia en general, Johnny Rosselli (con quien también trabajaba E. Howard Hunt).

David Talbot escribe en “The Devil’s Chessboard”: “En 1962, Helms -que junto con Angleton, había reemplazado al “retirado” Dulles como principales patrones de Harvey en la agencia [CIA]- promovió al duro de la agencia [Bill Harvey], nombrándolo jefe de toda la operación de la CIA en Cuba, la Task Force W. Helms y Harvey mantuvieron gran parte de la operación, incluyendo los esfuerzos de asesinato contra Castro, en secreto para el presidente Kennedy”.

Bill Harvey fue colocado como jefe de la estación de Roma, después de Cuba, para supervisar las operaciones de Gladio en Italia. Harvey estaba supuestamente con Mark Wyatt (otro agente de la CIA destinado en Italia) asistiendo a una reunión en la base de Gladio en Cerdeña cuando escucharon la noticia de que el presidente Kennedy había sido disparado.

Sin embargo, Bill Harvey estaba en Dallas en noviembre de 1963, según Wyatt, quien le contó al periodista de investigación francés Fabrizio Calvi en una entrevista sobre la Operación Gladio.

El investigador del Comité de Asesinatos de la Cámara de Representantes, Dan Hardway, que fue asignado por el panel para investigar las posibles conexiones de la CIA con el asesinato de JFK, observó años después: “Consideramos a Harvey como uno de nuestros principales sospechosos desde el principio. Tenía todas las conexiones clave: con el crimen organizado, con la estación de la CIA en Miami, donde se llevaban a cabo las conspiraciones contra Castro… Intentamos obtener de la CIA los comprobantes de viaje y el archivo de seguridad de Harvey, pero siempre nos bloquearon. Pero nos encontramos con un montón de memorandos que sugerían que estaba viajando mucho en los meses previos al asesinato”.

Talbot escribe: “Mientras Hunt relataba su historia a su hijo, seguía siendo confuso sobre su propia participación en el complot. Al final, dijo [Hunt], sólo jugó un papel periférico en el asesinato de Kennedy. Fue Bill Harvey quien fue el mariscal de campo, según Hunt… Mientras reunía a su equipo de asesinos de Castro, Harvey se había puesto en contacto con una variedad de profesionales del hampa, incluyendo (con el permiso de Helms) al infame asesino europeo de nombre clave QJ-WIN, a quien la CIA había reclutado para matar a Patrice Lumumba. Y Harvey estaba bien posicionado como jefe de la estación de Roma para volver a sondear el submundo europeo en busca de un equipo de asesinos de Dallas”.

Por lo tanto, no debe sorprender que entre los extraños y asesinos personajes que convergieron en Dallas en noviembre de 1963 estuviera un notorio comando francés de la OAS llamado Jean Souetre, que estaba relacionado con los planes de asesinato contra el presidente de Gaulle. Souetre fue detenido en Dallas tras el asesinato de Kennedy y expulsado a México. Recordemos que, en la tercera parte de esta serie, la OAS es una importante unidad terrorista fascista formada por antiguos oficiales militares y de inteligencia franceses que desempeñó un papel estelar en las operaciones Gladio en toda Europa, Sudamérica y más allá.

Kruger concluye: “…Además de la nueva política oficial de la CIA, o más bien detrás de ella, existe también una política no oficial. Se manifiesta en cuestiones como la manipulación de la DEA para realizar lo que antes había sido el trabajo sucio de la CIA, y en la tolerancia, si no el fomento, de un gran ejército aparentemente independiente de terroristas cubanos en el exilio, disponibles para actuar en América Latina a petición de los dictadores que la presiden. … No podemos, por supuesto, descartar la posibilidad de que la política no oficial sea ejecutada de hecho por antiguos agentes que habían sido purgados de la agencia, o que la abandonaron en protesta por su línea más moderada. Sin embargo, eso implica que una facción renegada de la CIA dirige ahora un servicio secreto independiente”.

La parte 5 concluirá la serie y situará el contexto de Ucrania en la actualidad.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.