Sobre las sanciones y la amistad Por Valentín Katasonov | Katehon, Rusia

Sobre las sanciones y la amistad Por Valentín Katasonov | Katehon, Rusia
Compartir vía:

En la época de la guerra de sanciones de Occidente contra Rusia, se invita a nuestros conciudadanos a dividir el mundo en dos partes: 1) “Estados no amigos”; 2) todos los demás.

Los países inamistosos son aquellos que, según el Decreto del Presidente de la Federación Rusa del 5 de marzo, “cometen actos inamistosos contra la Federación Rusa, las personas jurídicas y los individuos rusos”. El gobierno ha confeccionado una lista de estados hostiles. Incluye 48 estados y territorios. Por supuesto, Estados Unidos, Ucrania, así como el Reino Unido, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Japón y Corea del Sur. Más de la mitad de los países de la lista son países de la Unión Europea (27 estados). Hay varios estados y territorios relativamente pequeños: Suiza, Noruega, Liechtenstein, Taiwán, etc. Para muchos de los países de la lista, el principal (o incluso el único) tipo de “acción inamistosa” es la imposición de sanciones contra la Federación Rusa, entidades jurídicas y personas físicas rusas.

Hay casi doscientos países en el mundo. ¿Significa esto que los ciento cincuenta estados que no están en la lista de estados “hostiles” son amigos de Rusia? ¿O incluso aliados? Por supuesto que no. La mayoría de ellos son neutrales a la guerra que el Occidente colectivo libra contra Rusia. Sin embargo, entre estos ciento cincuenta estados todavía se puede encontrar a quienes se autodenominan “amigos”, “aliados” o “partidarios” de Rusia.

Aliados y socios

Por supuesto, China podría y debería incluirse aquí. A principios de febrero, durante los Juegos Olímpicos de Invierno celebrados en China, los dirigentes de este país y de Rusia anunciaron que nuestros Estados eran en adelante estrechos aliados. Antes utilizaban la palabra “socios”, pero en febrero la cambiaron por “aliados”. Antes, las relaciones estrechas se daban en la esfera del comercio y la economía; ahora se han extendido a la política (y probablemente también a la esfera militar).

Los países del BRICS –además de China y Rusia, India, Brasil y Sudáfrica– probablemente merecen el estatus de “socios” de Rusia. También los países de la OCS (Organización de Cooperación de Shanghai): 9 miembros (entre ellos, de nuevo, China e India; también Irán, Pakistán y 5 repúblicas de Asia Central) y 3 observadores. Probablemente, no sólo los socios de Rusia, sino también sus aliados, deberían considerarse miembros de la Unión Económica Euroasiática (UEEA): Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán y Armenia. No pueden dejar de ser aliados, siendo miembros de la OTSC.

Probablemente la lista de socios y aliados cercanos de Rusia no termina ahí. Se pueden añadir Cuba, Venezuela y Nicaragua. Por cierto, Rusia y Nicaragua han firmado recientemente un acuerdo. No se trata de una simple asociación, sino de una alianza.

Resulta que de 150 países sólo unos diez pueden considerarse socios y aliados cercanos. No mucho. Pero no demasiado pocos, teniendo en cuenta que entre ellos podemos ver a China e India, cuya población es 2/5 de todos los habitantes del planeta, y cuyo PIB agregado es aproximadamente ¼ del PIB mundial.

Sin embargo, para evitar ilusiones y decepciones (especialmente errores políticos y económicos), es necesario profundizar en quién es realmente un socio y aliado cercano. Me viene a la mente la letra de una canción de Vladimir Vysotsky:

Si un amigo resulta de repente no ser ni amigo ni enemigo,
si no puedes decir de inmediato si es bueno o malo,
lleva a la montaña al tipo, arriésgate, no lo dejes solo,
deja que esté en un aprieto contigo. Ahí verás quién es.

Ahora Washington está ayudando a entender quién es “amigo” y quién no es “ni amigo ni enemigo, sino simplemente”. Los estadounidenses están poniendo a prueba a los socios rusos con las llamadas sanciones secundarias; advirtiendo a los llamados no alineados: si violan nuestras sanciones contra Rusia, nosotros mismos los sancionaremos.

Aliados entre dos fuegos

Ya he escrito antes sobre China. Pekín, que juró amistad con Moscú en febrero, lleva casi cuatro meses aplicando todas las sanciones del colectivo occidental contra Rusia. Jake Sullivan, ayudante del presidente de Estados Unidos para la seguridad nacional, habló el 16 de junio en una conferencia del Centro para una Nueva Seguridad Americana, con sede en Washington: “No hemos visto a China avanzar en ninguna forma de asistencia militar directa (…) o [hacer] un esfuerzo sistemático para ayudar a Rusia a evitar las sanciones y los controles de exportación”.

La conclusión es sencilla: no debemos hacernos demasiadas ilusiones de que nuestro vecino del Este nos ayude en la guerra de las sanciones. Pekín está entre dos fuegos. Tenemos que confiar en nuestra propia fuerza.

Confiamos en que los países del exterior cercano, miembros de la UEEA, se mantendrán firme e irrevocablemente al lado de Rusia y le darán un hombro en el que apoyarse. Después de todo, no sólo son socios económicos, sino también, a través de la OTSC, nuestros aliados militares y políticos. Por desgracia, Washington resulta ser una autoridad mayor que Moscú también para nuestros vecinos. Los socios de Rusia en la UEEA están cumpliendo las sanciones antirrusas, por temor a sanciones secundarias de Occidente.

El 1 de abril, Timur Suleimenov, primer subdirector de la administración presidencial de Kazajstán, declaró a Euractiv que su gobierno no sería un instrumento para eludir las sanciones de Estados Unidos y la UE contra Rusia. “Cumpliremos las sanciones. Aunque formamos parte de una unión económica con Rusia, Bielorrusia y otros países, también formamos parte de la comunidad internacional. Lo último que queremos es que Estados Unidos y la UE apliquen sanciones secundarias a Kazajstán”, dijo Suleimenov.

En vísperas del Foro Económico de San Petersburgo, el presidente kazajo, Kassym-Zhomart Tokayev, habló abiertamente de ello: “Las sanciones son sanciones, y no queremos violarlas, sobre todo porque estamos sobre aviso de que, en caso de incumplimiento de las sanciones, vendrán las llamadas sanciones secundarias de Occidente sobre nuestra economía. Hay un trabajo muy difícil y delicado, lo que podría llamar el paso entre Escila y Caribdis… La situación es única. Nadie podía esperar que viviéramos en esta realidad”.

En una entrevista con RBC en abril, el ministro de Economía armenio, Vahan Kerobyan, admitió que los bancos y las empresas armenias temían verse afectados por sanciones secundarias: “De hecho, nos cuidamos mucho de que no nos afecten las sanciones, porque no nos interesa en absoluto. Queremos trabajar para evitarlo… Los colegas europeos y estadounidenses han dejado claro que no querrían utilizar instrumentos negativos contra Armenia”.

Estas son las noticias de otro país miembro de la UEE, Kirguistán. En mayo entraron en vigor las sanciones contra Rusia sincronizadas con la Unión Europea. Kirguistán dejará de comprar una serie de bienes y, a su vez, limitará el suministro de productos agrícolas, alimentarios y de alta tecnología a Rusia. El acuerdo se alcanzó en marzo en la Cumbre Europea del Futuro, celebrada en Bishkek, con la participación de representantes de Bruselas.

Contradicciones difíciles de entender

El Primer Ministro de Kirguistán, Mukhammetkalyi Abulgaziev, comentó la imposición de sanciones antirrusas: “Esta decisión no fue tan fácil para nosotros como parece desde fuera, pero estamos seguros de que estamos haciendo lo correcto. Nuestro camino es Europa, nuestro futuro hogar es la Unión Europea, y tenemos que ser lo más leales posible, aunque teóricamente pueda perjudicar las relaciones con nuestros antiguos socios. Por otro lado, en Moscú también se entiende que estamos defendiendo nuestros intereses y nuestro futuro. Estoy seguro de que el Presidente Putin entenderá y aprobará nuestra decisión”.

La situación en la Unión Económica Euroasiática es, cuando menos, extraña. Sus tres miembros se alinean con Washington y Bruselas en las sanciones contra Rusia, que es el principal participante, el núcleo de esta agrupación de integración.

La dinámica de las inversiones mutuas aún no es indicativa del éxito de la integración económica: el volumen total acumulado de inversiones mutuas entre 2015 y 2021 cayó un 1.4%, de 17,100 millones de dólares a 16,800 millones. El descenso fue especialmente acusado el año pasado, con un 8.8% menos que en 2020. La gran mayoría de las inversiones mutuas son realizadas por Rusia en las economías de otros países miembros.

En las asociaciones de integración más o menos maduras, se considera que el comercio mutuo representa al menos el 40% del total del comercio internacional de los países miembros; en la UEEA esta cifra se estima en un 10%. Los principales intereses comerciales de los Estados miembros de la UEEA (a excepción de Bielorrusia) no están en Rusia, sino fuera de esta agrupación de integración. Esto explica por qué Kazajistán, Armenia y Kirguistán son tan obedientes a las sanciones colectivas de Occidente contra Rusia.

La excepción en la UEEA es Bielorrusia. Incluso antes de la guerra de sanciones, Rusia era un importante socio comercial y económico para este Estado. En 2021, Rusia representó el 49.0% del valor del comercio exterior de mercancías; el 41.1% de las exportaciones y el 56.6% de las importaciones. Además, Bielorrusia se encuentra casi bajo las mismas sanciones que Rusia. Bielorrusia puede ser llamada aliada de Rusia sin ninguna reserva.

Por cierto, si miramos desde este ángulo a otros estados, la probabilidad de encontrar un verdadero aliado es mayor entre aquellos países que ya están bajo sanciones del colectivo occidental. Se trata de Irán, Siria, Cuba, Venezuela, Nicaragua, Corea Democrática y otros.

Por otra parte, la situación en torno a Taiwán se ha vuelto muy tensa hoy. Los acontecimientos en torno a la isla pueden desarrollarse de tal manera que Estados Unidos y sus aliados realicen una potente salva de sanciones contra China. Si esto ocurre, es muy probable que China pase de ser un aliado nominal de Rusia a uno real.

Y, en general, debemos recordar con firmeza las palabras del emperador Alejandro III, que solía decir: “Rusia sólo tiene dos aliados: su ejército y su marina.

Posdata: Unas palabras sobre el concepto de “Estados no amigos” que hemos llegado a utilizar. El término no es muy claro y correcto. Aquí hay que respetar el principio de reciprocidad. Algunos en la lista de países “no amigos” nos llaman “enemigo”, “hostil”, “oponente”. Términos en inglés: enemy, hostile, opponent, foe, adversary. Estados Unidos y la OTAN se refieren oficialmente a Rusia como el enemigo.

Me parece que tendría sentido distinguir en la lista de países no amigos un grupo de países llamados “enemigos”. Y en el grupo de países-adversarios, a su vez, señalar a los que merecen el título de “adversario mayor” (MAE). En la época soviética, Estados Unidos y la OTAN se consideraban un Gran Peligro (GP). Parece que se han mantenido así desde entonces.

2213165 02.07.2013 2 июля 2013. Президент России Владимир Путин (слева) и президент Боливарианской Республики Венесуэла Николас Мадуро Морос приветствуют друг друга во время встречи в Большом Кремлевском дворце. Алексей Никольский/РИА Новости
Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.